02/05/2018, 10.52
RUSIA - ALBANIA
Enviar a un amigo

Patriarca Kirill: La verdadera fe derrota al terrorismo. Hilarión: es imposible la unidad con los católicos

de Vladimir Rozanskij

En su visita a Albania, el patriarca ortodoxo de Moscú se refirió a la unidad de las Iglesias cristianas para desarmar el radicalismo de sello religioso. El mismo día, su colaborador más estrecho, Hilarión, enfrió los impulsos ecuménicos. Entre católicos y ortodoxos hay una fe en común, pero son demasiadas las “contradicciones e incomprensiones”, y citó el caso de la obra del Card. Stepincac y los greco-católico (uniatos).

Moscú (AsiaNews) – El responsable máximo de la Iglesia Ortodoxa Rusa, el patriarca Kirill  (Gundiáyev), visitó Albania del 28 al 30 de abril, donde fue recibido por el arzobispo de Tirana, Anastasio (Janullatos), guía de los ortodoxos en el país de las águilas. Kirill y Anastasio, quien en el pasado se desempeñó como misionero ortodoxo en el África, también mantienen un lazo de amistad desde hace más de 50 años, y la visita se desarrolló en un clima particularmente distendido. El patriarca ruso dijo estar “impresionado” por el crecimiento de la Iglesia en Albania, cuyos fieles representan aproximadamente el 7% de la población.

Según Kirill, lo más importante no es solamente dedicarse a la construcción de nuevas iglesias y monasterios, a las actividades sociales y educativas, sino el hecho de que “la Iglesia albanesa hoy es capaz de hablar con su pueblo en una lengua que le resulta comprensible, en la cual puede entender qué es el cristianismo en la historia”. En la entrevista, que fue difundida por la TV albanesa el 29 de abril pasado, el patriarca ruso respondió a algunas preguntas, entre ellas, a una referida a la importancia de la religión en la lucha contra el terrorismo y el radicalismo. Él afirmó que “no existe otra discusión salvo la religiosa, que sea capaz de desarmar el fundamento ideológico del radicalismo y del terrorismo. Si lo radicales invocan verdades religiosas y usan ideales religiosos para justificar sus acciones extremistas, entonces sólo la verdad religiosa podrá refutarlos, a través de la intervención de sus propias organizaciones religiosas”.

Ante la pregunta de si la religión debe interesarse por la política, Kirill recordó que “la religión y la política no pueden ser dos caras de la misma moneda”. Son fenómenos de un orden distinto: la política es el medio para el gobierno de las masas y de los pueblos, de los Estados y entre los Estados. En cambio, afirma el patriarca, la religión se ocupa del alma de las personas, de su conciencia y de su moralidad. A pesar de ello, “la Iglesia tiene derecho a brindar una valoración moral de la política, para proteger a los fieles y a todos los hombres, de acciones de políticos que pueden conducir a daños morales y materiales”. El patriarca moscovita ha resaltado la gran unidad entre las Iglesias de Rusia y Albania, haciendo llegar sus mejores deseos al pueblo albanés, en un período de la historia “en el cual la civilización se desarrolla de un modo tumultoso, a través de numerosas crisis”, y es por eso que resulta fundamental que las personas conserven su “integridad”.

El mismo 29 de abril, en una entrevista concedida a la televisión Rusia 24, su principal colaborador, el metropolita Hilarión (Alféyev), afirmó que, por el contrario, la unidad con la Iglesia Católica es prácticamente imposible. “Si bien los fundamentos de nuestra fe son los mismos, y el símbolo de la fe es casi idéntico, los católicos tienen otra concepción de la procesión del Espíritu Santo”, afirmó el prelado. También insistió sobre las divisiones del último milenio, “en el cual se han acumulado muchas contradicciones e incomprensiones”. Hilarión declaró que es escéptico en lo que respecta a las recientes declaraciones del patriarca Bartolomé de Constantinopla, quien afirma que la unión entre las dos ramas del cristianismo es inevitable.

Como ejemplo tendiente a dar cuenta de la dificultad de este proceso, el metropolita recordó canonizaciones de santos que resultan imposibles de aceptar por parte de los ortodoxos,  como es el caso de la eventual canonización del cardenal croata Stepinac de Zagreb. Para los católicos, él goza de fama de santidad, en tanto para la Iglesia ortodoxa serbia él se manchó con graves culpas durante la Segunda Guerra mundial, participando en el genocidio del pueblo serbio. Hilarión también mencionó varios intentos de unión forzada de los ortodoxos a la Iglesia Católica, y en particular, la constante actividad anti-ortodoxa llevada adelante por los uniatos en Ucrania.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Centenares de parientes de las víctimas del 11/9 inician acciones legales contra Riad
22/03/2017 13:04
Corte suprema de Moscú: Los Testigos de Jehová están fuera de la ley
21/04/2017 12:09
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
Bartolomé: un rol fundamental de las religiones per crear comunión entre los pueblos
05/12/2016 17:00