02/03/2020, 12.54
PAKISTÁN
Enviar a un amigo

Punjab, familia cristiana: justicia para el hijo asesinado porque era 'impuro'

de Shafique Khokhar

El joven trabajador masacrado por fanáticos musulmanes por "ensuciar" las aguas de un tanque de riego. Los sospechosos están ya sueltos y amenazan con el mismo trato a los otros cristianos del pueblo. Torturado con cables eléctricos y un bate incandescente. La familia y los amigos acusan a la policía de encubrir a los verdugos.

 

Kasur (AsiaNews) - "Estamos sorprendidos, pero queremos justicia para Saleem". Es el grito de dolor de Ghafoor Masih, padre del cristiano de 22 años asesinado brutalmente por un grupo de fanáticos islámicos en Bhagyana, una aldea del distrito paquistaní de Kasur (Punjab), por ser "intocable".

Saleem murió el 28 de febrero en el hospital de Lahore después de tres días de agonía. El joven fue atacado mientras se bañaba en un tanque para el riego agrícola. Para los verdugos, su culpa es la de haber "ensuciado" las aguas del embalse, que pertenece a un notable musulmán local.

Hablando con AsiaNews, Ghafoor dice que toda la comunidad local, incluidos los vecinos musulmanes, ha condenado el bárbaro asesinato de su hijo. Muchos piden ahora que los asesinos sean tratados de la misma manera que Saleem.

Unos 150-200 cristianos viven en Bhagyana. Waris Masih, un fiel amigo de la víctima, lo describe como un buen chico que, a través de su trabajo, apoyó a la gran familia: "Saleem nunca ha hecho nada para molestar a los demás. Todos nosotros permaneceremos cerca de sus seres queridos y lucharemos para que los culpables paguen por lo que han hecho".

Sin embargo, las dos personas arrestadas al principio fueron liberadas inmediatamente bajo fianza. Uno de ellos declaró entonces que cualquier cristiano que se atreviera a volver a su tierra terminaría como Saleem. Los familiares acusan a la policía de no hacer nada para resolver el caso y de ponerse del lado del propietario y sus cómplices.

Ghaffor cuenta que su hijo acababa de terminar su trabajo en el campo cuando lo sacaron del tanque y lo arrastraron a una granja cercana. Allí, una vez encadenado, fue golpeado varias veces. Sus torturadores lo torturaron con cables eléctricos y un bate de hierro incandescente, sin respetar siquiera sus genitales, y luego lo arrojaron agonizando en un campo.

Encontrado por transeúntes y llevado al hospital por su familia, Saleem murió de múltiples fracturas en su cuerpo y daños en su hígado y riñones. En su funeral del 29 de febrero, el ministro provincial de Derechos Humanos y Minorías, Ijaz Aalam, aseguró que se haría justicia.

Nadeem Anthony, abogado de derechos humanos en contacto con la familia de la víctima, dijo que el brutal asesinato es el último de muchos casos de violencia contra los cristianos en el país. Según él, la intolerancia religiosa y el odio alimentan el fanatismo, pero las autoridades hacen poco o nada para contrarrestar la situación, llegando incluso a negar la existencia de la discriminación. Dada la gravedad de los hechos, el activista pide la intervención de las más altas autoridades judiciales pakistaníes.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Lee Ming-cheh, el activista taiwanés arrestado en China, es llevado a juicio
07/09/2017 15:00
El padre del estudiante cristiano asesinado: El uniforme de la escuela se convirtió en su sudario
13/09/2017 13:30
Obispos de Pakistán: el país debe redescubrir sus raíces de tolerancia y respeto a las minorías
12/08/2016 12:09
Lahore, minorías étnicas y religiosas: ponerle fin a la discriminación
12/08/2017 14:02