13/11/2017, 12.26
RUSIA
Enviar a un amigo

Revolución de Octubre: la memoria de los mártires y el destino del mausoleo de Lenin

de Vladimir Rozanskij

Metropolita Hilarión: La Iglesia ortodoxa rusa canonizó a más de 2.000 mártires del comunismo. “Eran simples fieles, monjes y monjas, sacerdotes y obispos, casi todos fusilados por la policía soviética”. Se espera la beatificación de los mártires católicos, siendo el primero entre todos,  Konstantin Budkiewicz, fusilado en la noche de Pascua de 1923. La sepultura de Lenin divide los ánimos.

Moscú (AsiaNews)- En estos días en los que se evocan nuevamente los eventos revolucionarios de 1917, una dimensión fundamental de la memoria se refiere no sólo a los eventos y estructuras del poder, sino también a las personas, aquellas que han provocado y que han padecido las grandes transformaciones de la sociedad y de las relaciones y, sobre todo, aquellas que han testimoniado la fuerza de la fe con su sacrificio. Son los nuevos mártires: algunos venerados, muchísimos desconocidos, que hoy iluminan el presente de la Iglesia y del pueblo ruso.

Días atrás, al participar en el programa: “La Iglesia y el mundo” de la emisora Rusia 24, el metropolita Hilarion (Alfeev) recordó que la Iglesia ortodoxa rusa canonizó a más de 2.000 personas que dieron la vida por su fe después de la revolución de 1917. “La Iglesia ha dado su juicio sobre la revolución, canonizando a los mártires y a los confesores en el sínodo del año 2000. Entonces fueron proclamados santos unos 1000, que ahora ya son más de 2000. “Eran simples fieles, monjesy monjas, sacerdotes y obispos, casi todos fusilados por la policía soviética”, recordó al metropolita.     

También la Iglesia católica reconoce sus propios mártires del comunismo soviético y está trabajando en ello una Comisión para sus causas de beatificación; a pesar de la dificultad que reviste reunir juntar y publicar la documentación necesaria para ello,  que también se debe a la clausura de los archivos efectuada en los últimos años, hay mucho material que ofrece ejemplos luminosos de fidelidad y abnegación de sacerdotes, obispos y laicos, empezando por el prelado Konstantin Budkiewicz, primer mártir católico de la revolución. Él fue fusilado en la noche de Pascua de 1923 en los subterráneos de la Lubianka, en el edificio de la Čeka, por afirmar la victoria del hombre sobre Dios. Junto a un grupo de otros 15 siervos de Dios Mártires de Rusia, él espera la proclamación oficial de su martirio.

Según Hilarión, los rusos no deben olvidarse de las víctimas de aquellos años y la lección que ellos dieron a las generaciones sucesivas: “Se trata de los acontecimientos más trágicos de nuestra historia, que hoy son evaluados según diversos puntos de vista, ya sea por los mismos eventos revolucionarios o en virtud de las cuestiones que siguieron a ellos.. La Iglesia señaló claramente quiénes fueron las víctimas y quiénes los ejecutores. Si el poder de los hombres se dirige conscientemente y demostrativamente contra Dios, significa que este poder no viene de Dios y los hombres que lo sirven no cumplen la voluntad de Dios, sino la voluntad de otro”, agregó el jefe del Departamento para las relaciones Exteriores del Patriarcado.

Los problemas del desarrollo económico y social, por lo tanto, se deben resolver con cambios progresivos y no con revoluciones: “Pienso que todos los problemas se puedan enfrentar con recorridos evolutivos. Hoy muchos discuten sobre las ventajas y  desventajas de la revolución, pero también debemos tratar de pensar en nuestro presente: si comenzamos a hacer pender de un hilo a las autoridades responsables, dejando que entren personas que, con dinero llegado del extranjero, harán que éstas se derrumben, que tratarán de apropiarse del poder prometiendo hacer felices a todos y luego reprimiendo a todos, como hicieron los bolcheviques, ¿es precisamente esto lo que necesitamos?”.

El prelado recordó que antes de la revolución, Rusia ya estaba encaminada rumbo a las reformas y tenía un gran potencial de desarrollo, a tal punto que muchas de las medidas tan celebradas, tomadas luego por el gobierno de Lenin, como la electrificación del país, fueron proyectadas antes de los cambios. “Las reformas se realizan con los tiempos necesarios, incluso superando la diversidad de puntos de vista y las posiciones contrarias entre sí”, concluyó Hilarión.

 

Sepultar a Lenin

Además de los mártires ortodoxos y de tantos que fueron perseguidos por su fe, por la justicia y la libertad de expresión, hay un difunto cuya memoria continúa pesando sobre la conciencia de los rusos y es justamente el líder y profeta de la revolución, Vladimir Lenin. Los aniversarios de estos días han puesto en discusión, por  enésima vez, el debate sobre la conservación de su mausoleo en la Plaza Roja o su sepultura definitiva, algo que cada vez divide más a la opinión pública y las posiciones de los mismos políticos. La Iglesia rusa expresó varias veces su opinión acerca de la necesidad de sepultar su cuerpo cristianamente, en lugar de exponerlo de manera pagana, pero en estos días propuso postergar la cuestión con una moratoria de 5-10 años para evitar sobrexcitar el ánimo de las personas y provocar nuevas divisiones.

En este sentido se expresó uno de los voceros del patriarcado y consejero del presidente de la Duma, Aleksandr Shipkov, durante una intervención  en la Biblioteca de literatura extranjera en Moscú. Según él “el hecho de que el cuerpo no sea sepultado y yazca en el centro mismo del Estado ruso, es una situación inaceptable desde todo punto de vista, tanto humano, como cristiano e incluso político… quien logre finalmente sepultar a Lenin, entrará en la historia”. Sin embargo, en una fase en la que se están destruyendo los monumentos por parte de facciones contrapuestas, tanto en Rusia como en Ucrania, para expresar los propios sentimientos sobre el período soviético, según Shipkov, es más oportuno detenerse hasta que se aplaquen los ánimos. “¿Qué es para nosotros lo más importante?, concluyó el representante del Patriarcado, “¿buscar el consentimiento entre los pueblos y las naciones, salvándonos a nosotros y a nuestros hijos de ulteriores derramamientos de sangre, o establecer la fecha de la sepultura de Lenin?

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
A 100 años de la Revolución de Octubre, el martirio de la Iglesia católica en la URSS
24/10/2017 14:01
Patriarca di Moscú: La Revolución rusa, la acusación a la inteligencia
03/04/2017 13:32
Corte suprema de Moscú: Los Testigos de Jehová están fuera de la ley
21/04/2017 12:09
La Iglesia ortodoxa, promotora de la cultura rusa
28/03/2018 15:30
Los monjes de las islas Solovki cancelan la memoria del lager
08/02/2018 10:21


Viajes