30/05/2017, 15.03
GOLFO - IRAN
Enviar a un amigo

Roces de Qatar y Arabia Saudita en torno a Irán. Ministro EAU: peligra la alianza del Golfo

El ministro de Relaciones Exteriores de los Emiratos habla de la grave crisis y ve la necesidad de reconstruir la confianza entre los gobiernos. Detrás de las tensiones, las relaciones con Teherán y los equilibrios por la supremacía en la región. Los descendientes sauditas de al-Wahahbad piden a la dirigencia de Qatar cambiar el nombre de la mezquita de Doha.

Bubai (AsiaNews/Agencias)- La alianza entre las naciones del Golfo árabe vive un momento de grave crisis y es necesario reconstruir el clima de confianza entre los gobiernos, en particular entre la dirigencia de Arabia Saudita y Qatar, en lo que se refiere a las relaciones con Irán. Es cuánto afirma Anwar Gargash, ministro de Relaciones Exteriores de los Emiratos Árabes Unidos (EAU), el cual confirma las tensiones existentes entre Doha y Riad, que podrían terminar involucrando a las otras monarquías de la región.

Los enfrentamientos se habrían iniciado en virtud de algunas declaraciones publicadas por los medios oficiales de Qatar y atribuidas al emir, Tamim bin Hamad al-Thani, el cual habría usado expresiones críticas en relación a la retórica hostil del Golfo hacia Teherán. La prensa local difunde a su vez las “tensiones” entre el emir y el presidente estadounidense, Donald Trump durante la cumbre de la semana pasada en Riad.

Una controversia que ha de ser vista en el marco de tensiones que rigen desde hace tiempo entre Irán y las naciones del Golfo, que acusan a Teherán de querer expandir su área de influencia sobre las naciones árabes del área, en particular, sobre Siria y Yemen. La dirigencia de Qatar ha desmentido los comentarios críticos, denunciando un ataque informático promovido por los mismos medios de información.

Sin embargo, ante las desmentidas emitidas por Doha, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, han ordenadi a los órganos de prensa oficiales dar amplia y destacada coberura a la cuestión. Un comportamiento que hizo enfurecer a la dirigencia de Qatar, alimentado la tensión.

“Los países del Consejo de cooperación del Golfo (que también comprende a Barhéin, Oman y Kuwait) -subrayó el ministro Gargash- están atravesando una grave crisis, que conlleva un gran peligro. Para disminuir el peligro de que se produzcan divisiones, es necesario modificar el comportamiento, reconstruir la confianza recíproca y volver a ganar la credibilidad perdida” continuó, aunque sin mencionar de un modo explícito a Qatar.

Hasta ahora no hay ulteriores comentarios por parte de las monarquías regionales sobre la cuestión, surgida después del encuentro entre Trump y los jefes de Estado musulmanes en su primer viaje oficial al extranjero luego de asumir su mandato en el pasado mes de enero. El enfrentamiento tendría su origen en los sinsabores que se han estado sucediendo desde el 2014 entre las potencias del área; en particular, a raíz de las acusaciones lanzadas por Arabia Saudita y los Emiratos contra Qatar, a quien hallarían culpable de “apoyar” a grupos extremistas islámicos prohibidos en los otros dos países (Los Hermanos Musulmanes, hostiles a las dinastías de Riad y Abu Dhabi). Para el ministro de Relaciones Exteriores de los EAU, el camino para resolver la crisis pasa a través de una "sinceramiento de las intenciones” y de la voluntad común de inaugurar “una nueva página” en las relaciones entre los países. Para alcanzar el objetivo de la “unidad” es esencial garantizar la “estabilidad” en el área.

El enfrentamiento entre Arabia Saudita y Qatar también tiene una característica de tipo religioso. En estos días los descendientes sauditas de Ibn Abd al-Wahhab, jefe de la facción wahabí, tomaron distancia de la familia real de Qatar, pidiendo que se cambie el nombre de la  mezquita más importante del país. Quienes lanzaron la iniciativa son 200 descendientes del líder religioso musulmán del siglo.XVIII, los cuales niegan que exista un parentesco directo entre al-Wahhab y la actual familia reinante en Qatar, los al-Thani.

El lugar de culto que ha quedado envuelto en la polemica se levanta en Doha, y abrió sus puertas en el año 2011. La mezquita puede albergar hasta 11.000 fieles. El imán es Yusuf Al Qaradawi, uno de los líderes de los Hermanos Musulmanes, que a menudo han hecho surgir controversias a raíz de sus fetuas (edictos religiosos).

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
La ausencia de Europa y los intereses de los EEUU en la crisis entre Riad y Doha
14/06/2017 13:50
FMI: Doha es más fuerte que el bloque saudita, pero sigue habiendo elementos de riesgo
08/03/2018 10:29
Los Emiratos detrás de los falsos informes que desencadenaron la crisis del Golfo
17/07/2017 14:06
Crisis del Golfo: el frente anti-Qatar se reúne en El Cairo. Para Doha, los puntos que se demandan son “impracticables”
05/07/2017 10:13
Vicario de Arabia: la crisis entre Riad y Doha hace que los católicos huyan de Qatar
03/07/2017 15:57