19/09/2018, 21.21
VATICANO-MYANMAR
Enviar a un amigo

Rohingya, conflictos étnicos y nacionalismo: los desafíos que le esperan a Myanmar

“Si bien la Constitución reconozca la libertad de religión, muchos birmanos consideran a Myanmar como un país budista y tienden a preocuparse por la influencia de las otras religiones, en particular del islam. “Rota la promesa de autonomía, muchos grupos étnicos de minoría se alzaron en armas para rebelarse contra el gobierno”.

 

Roma (AsiaNews)- En los últimos meses, la crisis humanitaria que afectó a la minoría islámica de los Rohingya está en el centro de la atención internacional. Sin embargo, los problemas de Myanmar no se limitan al Estado de Rakhine. Aislado del resto del mundo por más de 50 años, el país y su joven democracia están amenazados por la influencia de algunos grupos nacionalistas budistas. A esto, se agregan las consecuencias de los largos conflictos que ven contrapuestos a los ejércitos étnicos de las minorías como aquella de los cristianos Kachin, con las fuerzas del gobierno. Publicamos el análisis de un colaborador, que junto al director de AsiaNews tomó parte en la Conferencia internacional sobre el tema: “Xenofobia, racismo y nacionalismo populista en el contexto del Desarrollo humano integral y del Consejo ecuménico de la Iglesia (WCC), en colaboración con el Pontificio Consejo para la promoción de la Unidad de los cristianos.

Myanmar atraviesa un período de transición democrática y lamentablemente, por el momento debe enfrentar desafíos difíciles.

En el país, la situación en curso en el Estado de Rakhine está considerada como un conflicto entre comunidades, la Rakhine y la Rohingya. Nadie jamás la considera ni la toma como un enfrentamiento religioso. Juzgada como una de las peores crisis humanitarias, la cuestión Rohingya es ahora objeto de la atención de los medios y de la comunidad internacional.

Por el momento, la crisis está gestionada y enfrentada a través de la acción coordinada de los gobiernos de Myanmar y Bangladés junto a las agencias de las Naciones Unidas (ONU) como el Programa para el desarrollo (UNDP) y el Consejo para los derechos humanos (UNHRC). Myanmar utilizó directivas de la Comisión consultora sobre Rakhine conducida por Kofi Annan y pedida por Aung San Suu Kyi. En los últimos meses, el gobierno birmano construyó y preparó los campos de acogida para la repatriación de los refugiados Rohingya. El pasado agosto, una delegación de Bangladés fue de visita a Naipyidó, donde se encontró con los ministros de Myanmar para realizar acuerdos para la repatriación de los Rohingya. Los representantes del gobierno de Daca también han visitado las estructuras de recepción y tránsito construidas en Rakhine, a lo largo de la frontera de los dos países.

Sin embargo, poquísimos prófugos hindúes, (también ellos escapados por la violencia) vuelven a Myanmar, la mayor parte de los Rohingya no vuelve porque no confía en las aseguraciones del gobierno birmano sobre la seguridad. Al mismo tiempo, circulan noticias sobre militantes Rohingya que matan a los refugiados hindúes que quieren volver a Myanmar.

En Rakhine, los conflictos entre comunidades iniciaron en el año 2012. Hay episodios de violencia colectiva entre la población local y la musulmana. En agosto de 2017, después que los militantes Rohingya han atacado puestos de avanzada de las fuerzas de policía regionales, el ejército de Myanmar respondió con fuerza. A causa de las acciones realizadas por los militares, miles de Rohingya se escaparon a Bangladés para salvar sus propias vidas. Según los informes de la UNHRC, 120 mil refugiados vivían en 36 campos para evacuados antes de los enfrentamientos de agosto de 2017.

Algunos estudios demuestran que estas violencias sectarias en Myanmar se debieron a discursos de incitación al odio. Antes de 2012, en las áreas del conflicto era operativo el movimiento budista 969 y estaban más bien difundidos dvd, audio/videos que atacaban a los musulmanes. Se considera que este movimiento budista fuese guiado por el grupo Ma Ba Tha.

Ma Ba Tha es el acrónimo del Comité para la protección de raza y religión. En el pasado, antes del 2010, los monjes predicaban sobre todo las virtudes budistas. Alrededor de 2012, ellos iniciaron a hablar de la tutela de la identidad étnica y religiosa.

Debemos tener en cuenta que Myanmar fue un país aislado por más de 50 años. Los birmanos no tenían la posibilidad de interactuar con el mundo externo o la comunidad internacional y viceversa. Cuando en 2010 se instauró una sistema democrático parlamentario, algunos iniciaron a pensar que el budismo y la cultura birmana habrían sido influenciados en larga medida por la sociedad democrática y abierta. Si bien la Constitución reconozca la libertad de religión, muchos ciudadanos consideran a Myanmar como un país budista y tienden en preocuparse por la influencia de las otras religiones, en particular del islam.

En este contexto, la organización nacionalista Ma Ba Tha y el conocido monje infame U Wirathu insinúan el miedo y el odio contra muchos seguidores budistas ignorantes a través de sus prédicas. Las violencias sectarias de 2012 en adelante son las consecuencias. Pero un hecho interesante es que antes de los enfrentamientos, grupos no identificados (compuestos por personas ajenas a las comunidades locales) aparecieron de la nad e iniciaron a golpear a las personas y a destruir las propiedades.

En Myanmar, en general había dos grupos de asociaciones budistas: Ma Ha Tha y Ma Ba Tha. Ma Ha Na es el Comité estatal Sanga Mahar Naryka, el máximo órgano del budismo birmano. Esta asociación está compuesta por 47 entre los monjes ancianos y religiosos de alto rango. El gobierno birmano tiene mucho respeto hacia ellos, les hace donaciones y les rinde honor.

Durante la visita apostólica a Myanmar del año pasado, el Papa Francisco se encontró con los monjes del Ma Ha Na. Esta asociación monástica estatal es sin embargo criticada por los laicos y monjes porque se considera excesiva la influencia del ministerio de la Religión y de la Cultura.

Ma Ba Tha es conocida por su extremismo. Entre 2014 y 2017, el grupo publicaba 4 revistas. Sin embargo, estas revistas no exist+ían más ya desde la mitad de 2017. En este momento posee sólo un periódico: Myanmar U Dan. La publicación trata temáticas como historia, escrituras y enseñanzas budistas; críticas a personajes públicos como Aung San Suu Kyi, su National League for Democracy (NLD) y a quien se opone a Ma Ba Tha; las amenazas islámicas; resúmenes sobre las actividades del grupo y justificaciones sobre su involucración de los monjes en la política. Algunos entre sus seguidores y benefactores de la organización son ex líderes militares y ex parlamentarios.

A causa del enfrentamiento entre Ma Ba Tha y el gobierno guiado por la NDL, el Ma Ba Na ordenó a los extremistas budistas que cambien el nombre de la organización. La mayor parte de los líderes aceptó el nuevo nombre que es Buddha Dhama Parahitha Foundation (Fundación para las enseñanzas compasivas de Buda). no obstante las tensiones, el gobierno civil y la asociación no han perdido su influencia y popularidad entre los budistas de Myanmar. Ma Ba Tha estuvo también involucrado en actividades de beneficencia y operaciones de socorro durante las calamidades naturales. Por lo tanto los budistas birmanos sienten que Ma Ba Tha está más cerca de los laicos y a sus vidas cotidianas.

Algunos budistas birmanos acusaron a la población musulmana de haber iniciado las violencias en Rakhine en 2012. Se considera que éstas explotaron después que se difundió la noticia o voz que individuaba en hombres musulmanes a los autores de la violación de una joven Rakhine. “Donde hay un musulmán hay violaciones”, decían. Los nacionalistas acusaron a la entera religión por el crimen. Sin embargo, cuando los medios mostraron que algunos monjes budistas abusaban sexualmente de niños, ellos no culparon a la religión budista. Las acusaciones son de parte y unilaterales.

Al mismo tiempo, es necesario notar que retratos unidimensionales y negativos existen también en otras partes. Por ejemplo, los musulmanes definen a los monjes budistas como “cabeza rapadas que roban a los pobres” Pero , también se deben contar las manifestaciones de recíproco respeto entre estas dos comunidades. Entonces, siendo que Myanmar es un país donde la mayoría es nacionalista budista, las persecuciones contra las otras religiones arriesgan ser fuertes.

Pero los problemas de Myanmar no se limitan a Rakhine. El país estás compuesto por 7 Estados y regiones étnicas. Entre los más de 100 grupos étnicos reconocidos, hay 7 que son los principales. Los Bamar son la mayoría en la población (68%) y en el Tatmadaw (el ejército de Myanmar). Los otros grupos étnicos aceptaron obtener la independencia del dominio británico con la promesa de autonomía y autodeterminación en sus respectivas regiones.

Así cuando la promesa no fue cumplida, en los años 50 muchos grupos étnicos se alzaron en armas para rebelarse contra el gobierno central. Myanmar sufrió una de las guerras más largas del mundo. A causa del conflicto, en particular en la parte sudoriental del país, las poblaciones de etnia Karen del Estado de Kayah buscaron refugio en tailandia por decenios.

El Estado étnico de Chin es uno de los menos desarrollado. Muchos Chin buscan refugio a nivel regional e internacional, para escapar de la carestía y de la pobreza extrema. La tierra de los Kachin, en el norte de Myanmar, es víctima de un decenal conflicto armado entre los rebeldes cristianos del Kachin Independence Army (KIA) y las tropas del gobierno. Reiniciados en 2011, los combates causaron la evacuación de 130 mil personas, que ahora viven en 165 campos para evacuados internos (IDP´s).

La comunidad y los medios internacionales les dan poca atención a los IDP Kachin. Este es el motivo por el cual, recientemente, algunos medios de comunicación declararon que el drama de los Kachin es “un conflicto olvidado.

Más del 90% de los Kachin son cristianos. Durante los últimos 7 años d conflicto, más de 100 pueblos fueron abandonados o destruidos y diversas iglesias fueron saqueadas y abatidas. El pueblo Kachin y el KIA piden al gobierno la autodeterminación y los derechos de autonomía. Las tropas de Naipyidó están combatiendo a los rebeldes no obstante los coloquios en curso y la Conferencia de paz. Algunos ven en los combates una guerra por los recursos naturales: la tierra Kachin es rica en preciosos reservas mineras como oro, jade, rubíes, hambra y maderas preciosas. según algunos informes, las minas de jade en el Estado producen toneladas de jade por un valor comprendido entre los 8 y los 40 millardos de dólares estadounidenses cada año.

Entre los que sacan beneficio en el norte de Myanmar está China. Beijing compra piedras preciosas y toneladas de madera de calidad a precios irrisorios ya sea por el ejército del gobierno como por los rebeldes Kachin. Últimamente China construyó refinerías y establecimientos petrolíferos en las áreas costeras de Rakhine, además de un gasoducto que une el Estado birmano con la provincia meridional de Yunnan. No se pueden ignorar las inversiones chinas en la mayor parte de los sectores económicos de Myanmar.

Si la discriminación étnica y religiosa es obvia en la estructura legal, en el país para las minorías es también una barrera administrativa. Hoy los nacionalistas budistas muestran intolerancia hacia los no budistas. Ellos toman de mira no sólo a los musulmanes, sino también a los cristianos. En octubre de 2017, Sithagu Sayadaw (un monje budista) declaró que la vida de miles de soldados no budistas son sin valor.

Recientemente, el Card. Charles Maung Bo, arzobispo de Rangún y primer purpurado birmano, hizo un pedido: “La historia de Myanmar es una historia herida”, escribe el cardenal en su mensaje, enviado “ a cuantos les interese la paz” en el país. Él subraya cómo el país esté atravesando “una fase histórica comprometedora”; renueva su apoyo a la líder democrática Aung San Sui Kyi; subraya “el importante rol del ejército en la transición democrática”. El arzobispo de rangún dirige una invitación a la comunidad internacional. Criticando el uso de “términos extremos”, afirma: “(palabras como) Genocidio, limpieza étnica, sanciones, Icc que no ayudan nuestro camino hacia la paz y la democracia. Necesitamos de cooperación y acompañamiento de parte de la comunidad internacional”.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
El nacionalismo hindú de Modi podría desencadenar otra guerra, según palabras de Global Times
20/07/2017 11:07
Kachin, después de 55 días de combates "la situación de la población es dramática"
11/10/2016 12:45
Con la amnistía, liberaron a dos pastores bautistas Kachin, que estaba presos hace 16 meses
18/04/2018 15:47
Kachin, rebeldes anuncian una ofensiva militar contra el ejército
06/04/2018 15:41
Kachin, el ejército amenaza a los líderes cristianos: 'corten la comunicación con los rebeldes'
21/06/2018 11:02