01/02/2019, 11.37
CHINA-VATICANO
Enviar a un amigo

Suprimidas siete iglesias y comunidades en la diócesis de Qiqihar

de Peter Zhao

Miembros del Frente unido, policía, representantes de la Oficina de asuntos religiosos entraron en las iglesias mientras se celebraba la misa, interrumpiendo los servicios religiosos, echando a los fieles, amenazándolos y decretando la clausura de las comunidades. Mons. Wei Jingyi, el obispo de Qiqihar, aún siendo subterráneo, tiene buenas relaciones con el gobierno. Las supresiones sucedidas después de la firma del acuerdo China- Santa Sede.  

 

Qiqihar (AsiaNews) - Al menos siete iglesias y las relativas comunidades fueron suprimidas en los últimos meses en la diócesis de Qiqihar, cuyo obispo, Mons. Giuseppe Wei Jingyi (Foto 2) es reconocido por la Santa sede, pero no por el gobierno. Miembros del Frente unido policía, representantes de la Oficina de asuntos religiosos entraron en las iglesias mientras se celebraba la misa, interrumpiendo los servicios religiosos, echando a los fieles, amenazándolos y decretando la clausura de las comunidades. A los sacerdotes se les pidió que dejaran el territorio, si no querían ser expulsados por la fuerza. Las comunidades suprimidas son todas “subterráneas”, o sea no registradas. Pero, ellas vivían en buenas relaciones con las autoridades de lugar desde hace años. Hay dos hechos curiosos: ante todo que la supresión inició a fines de septiembre, poco después de la firma del acuerdo entre China y Vaticano (22 de septiembre) y la cancelación de la excomunión del obispo oficial de la zona, Mons. Giuseppe Yue Fushen de Harbin; en segundo lugar se debe subrayar que mons. Wei, aún siendo un obispo subterráneo, tiene buenas relaciones con las autoridades. La dinámica de las supresiones refleja la puesta en obra de los nuevos reglamentos por las actividades religiosas (lanzados en febrero de 2018), que prevén la eliminación de la iglesia subterránea. Tal situación sucede desde fines de septiembre en adelante, como si el acuerdo China- Vaticano hubiese hecho precipitar los tiempos: como un signo de desafío o de seguridad del Frente unido hacia el Vaticano.

Los fieles denuncian la violación de la Constitución china, que garantiza la libertad religiosa para todos. Algunos sospechan que la eliminación sea también convalidada por el obispo Yue Fusheng. En la diócesis de qiqihar, el pasado diciembre, la policía demolieron parcialmente un convento y expulsaron a las religiosas (Foto 3). A continuación un resumen de las comunidades suprimidas.

A fines de septiembre, Li Fu Min, vicedirector de del departamento de Asuntos religiosos de Da Qing, fue con sus colaboradores a la ciudad de Shuang Fa. Durante un encuentro en la sede del gobierno local le comunicó al p. Zhang Hai Feng que la parroquia no tenía el permiso para desarrollar actividades religiosas. Por lo tanto o el sacerdote colaboraba en el interrumpir inmediatamente todas las actividades o lo habrían realizado ellos por la fuerza.

Después, a fines de octubre, una delegación guiada por Xiao Guo Feng, vicedirector del Frente unido del condado de Zhangzhou, poco antes de la misa vespertina, declarando ilegal aquella iglesia y obligando a todos los fieles que estaban adentro que salieran. Después de pocos días, varias veces los oficiales de la policía local encargados por el Departamento del Frente unido repetidamente han expulsado a los fieles y prohibieron todas las actividades, interfiriendo en la vida religiosa de la comunidad, como por ejemplo impidiendo las reuniones y la actividad litúrgica.

Al final, el 21 de diciembre, los bomberos no han podido declarar utilizables las dos iglesias, de Zhangzhou y Shuang Fa, porque les faltan la licencia del gobierno para actividades religiosas. En Navidad fue también prohibido celebrar en otro lugar tomado en alquiler. Los sacerdotes y los fieles tuvieron que celebrar al aire libre en el frío delante de la iglesia.

En la parroquia de Fen Le, por al menos 10 veces el vicesecretario gubernamental de la ciudad fue a la iglesia acompañado por los funcionarios de la policía del distrito, para interrumpir las ceremonias y expulsar a los fieles de la iglesia. también han cambiado varias veces la cerradura de la puerta de la iglesia y amenazando hasta de poner los sellos a la estructura si los fieles hubiesen continuado a reunirse.

Antes de navidad decenas de funcionarios del gobierno local fueron a la iglesia de Wu Yuan, llevándose por la fuerza al p. Liu mientras celebraba la misa, creando gran pánico entre los fieles, no respetando el lugar de culto e hiriendo profundamente el corazón de los presentes. también les dijeron que habrían expulsado al sacerdote y prohibido reunirse y festejar más en aquel lugar.

Desde mediados de 2018 hasta hoy, oficiales del Frente unido y de los asuntos religiosos han tomado como objetivo al p Shen. Ellos dicen que el sacerdote sería un cura no oficial, influenciado por potencias extranjeras y le pidieron que abandonara Wu Da Lian Chi. El 24 de diciembre pasado, el jefe del Departamento para los Asuntos Religiosos fue a la parroquia y en presencia del presidente, invitó al p. Shen a que se vaya; si antes de fin de año (2018) no se hubiese ido, los habrían obligado por la fuerza.

Antes de Navidad dijeron varias veces a los fieles de la iglesia de Tong Bei (Bei An) que sus reuniones eran ilegales  e iban a ser prohibidas.En los meses de noviembre y diciembre (2018), las fuerzas de la policía fueron a la iglesia en Jia Ge Da Qi cada 2-3 días impidiendo reconocer y recibir a nuestro párroco.

Para los fieles estos comportamientos dañan en modo serio sus derechos más elementares y su libertad religiosa. Con la represión y la persecución a nuestros fieles no se les permite reunirse y vivir su propia fe. Los métodos usados por muchos funcionarios gubernamentales aplastan los derechos de los ciudadanos y de los fieles y son realmente irrespetuosos de la sacralidad de los lugares de culto.

Los fieles de muchas parroquias han expresado a sus pastores, sacerdotes y obispo, su decepción. Ellos están muy enojados por el hecho que los funcionarios del gobierno apliquen la ley en modo arbitrario, no importándoles ni siquiera de las directivas del gobierno central. Los sacerdotes y los fieles de la Iglesia oficial han esparcido la voz que el gobierno está actuando una una política de represión de la comunidad subterránea, invitando a los fieles a escuchar Yue Fusheng: esta situación está provocando una gran ira y un grave conflicto interior en los fieles.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Mons. Pietro Jin Lugang, de Nanyang, y el dilema de la Asociación Patriótica. Una aclaración
13/02/2019 11:01
Demolieron parcialmente un convento de religiosas en Qiqihar (Videos)
20/12/2018 09:58
Card. Zen: Todavía no logro entender por qué dialogan con China
13/02/2018 12:49
El gobierno chino reconoce a Mons. Pietro Jin Lugang como obispo coadjutor de Nanyang
30/01/2019 15:59
Iglesias demolidas, tumbas destrozadas, guarderías clausuradas: la persecución en la Iglesia de Henan
20/04/2018 12:01