03/06/2022, 11.06
IRÁN
Enviar a un amigo

Apoyo a la protesta popular: actores y directores en la mira de Teherán

Las autoridades han endurecido la represión contra quienes apoyan las manifestaciones. Represión de los famosos que se unieron a la campaña "Bajar los brazos", objeto de amenazas e intimidaciones. Una fatwa contra la película "Holy Spider", protagonizada por Zar Amir Ebrahimi. Pero los ciudadanos desafían las prohibiciones y se manifiestan para exigir justicia para las 37 víctimas del derrumbe en Abadán.

Teherán (AsiaNews) - Teherán ha intensificado la represión contra directores y actores, al frente de la campaña de protesta contra las difíciles condiciones económicas de una población que llena las plazas expresando en voz alta su descontento contra los altos precios y el estancamiento de las conversaciones nucleares (Jcpoa)). Las sanciones occidentales, la corrupción interna y una política económica fracasada promovida por el gobierno impulsan a un número cada vez mayor de personas a manifestarse, exigiendo derechos, empleos y libertad. Cuando los intelectuales y los profesionales del cine y la televisión les pidieron que mostraran "contención" al enfrentarse a los manifestantes, las autoridades reaccionaron reprimiendo aún más la disidencia pública y las redes sociales. 

Según el cineasta iraní Mohammad Rasoulof, los firmantes de la declaración "Deponed las armas" han sido objeto de amenazas e intimidaciones por parte de agentes de civil y milicias cercanas a los ayatolás. Entre las exigencias estaba la de anular las firmas y retirar la campaña, lo que, según las autoridades, arrojaría una mala luz sobre la República Islámica. Creen que el cine", dijo el artista, "es su cuartel, donde pueden utilizar el militarismo para silenciar el descontento".

En la carta abierta publicada a finales de mayo, los promotores -directores y actores- piden a las fuerzas de seguridad y a los implicados en las duras represiones que "bajen las armas". Desde hace semanas, el país es escenario de manifestaciones que van en aumento, a pesar de los intentos del gobierno por reprimir la disidencia y el descontento. En una nota, el ministro iraní de Cultura y normas islámicas amenazó con castigar a quienes "intenten obstruir a los Pasdaran y a los guardias de seguridad emitiendo declaraciones inútiles y comentarios delirantes", con penas de cárcel que van de seis meses a diez años.

También está en la mira de las autoridades iraníes el reconocimiento otorgado recientemente por el jurado de Cannes a la película del director danés-iraní Ali Abbassi, protagonizada por la iraní Zar Amir Ebrahimi, que ganó el premio a la mejor actriz por "Holy Spider". La artista lleva un tiempo viviendo en el exilio tras ser objeto de una campaña de amenazas y difamación a raíz de un vídeo (privado) en el que aparecía intimando con su entonces novio, que luego se hizo viral en las redes.

Desatar la ira de los ayatolás fue el tema de la película basada en una historia real que relata los crímenes de un asesino en serie que actuó en el mundo de la prostitución en Mashhad. Una ciudad sagrada descrita, en la representación de sus calles concéntricas, como una tela de araña en la que caen sus presas, con sus ciudadanos víctimas y presas. Para el organismo dependiente del Ministerio de Cultura, la película es un "crimen político" y cuenta la historia de forma "falsa y repugnante", con un retrato "distorsionado" de la sociedad iraní y "con insultos abiertos" a las creencias de los chiíes. Los líderes religiosos fueron aún más lejos con un duro paralelismo, acusando al director y a la actriz de "actos blasfemos", como ya ocurrió en el pasado con la famosa obra de Salman Rushdie 'Los versos satánicos', que había merecido una fatwa del entonces líder supremo Ruhollah Jomeini en 1989, pidiendo la muerte del autor.

A pesar de las fatwas, las amenazas y la violencia, los iraníes desafían las prohibiciones y continúan con la larga ola de protestas, como ocurrió recientemente en los funerales de las 37 víctimas del derrumbe de un edificio en la ciudad petrolera de Abadan, en Juzestán (suroeste). En respuesta, la policía presente en masa para sofocar toda forma de disidencia intervino utilizando la fuerza con porras, gases lacrimógenos, disparos al aire y detenciones.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Irán, bajo el manto de la represión arde el fuego de la protesta
24/05/2022 11:45
Miles de docentes iraníes protestan en las calles contra los arrestos de colegas y por salarios dignos
17/06/2022 12:07
Opositores, cineastas y cristianos, víctimas de la represión de Teherán
11/07/2022 12:07
Teherán indulta a más de 1.800 detenidos, incluso por delitos vinculados con la ‘seguridad’
30/03/2021 10:40
Teherán: en el funeral de Nasser Malek Motie, miles de personas protestaron contra el régimen
29/05/2018 11:26


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”