06/12/2021, 11.28
PAKISTÁN
Enviar a un amigo

Blasfemia: protestas en todo el país contra el linchamiento de Sialkot (VIDEO)

de Shafique Khokhar

La esposa de Priyantha Kumara exige justicia ante los gobiernos de Sri Lanka y Pakistán. Condena de la Cámara de Comercio. Activistas de derechos humanos: "Cuando señalamos al gobierno los problemas de las leyes sobre la blasfemia, nos dicen que es propaganda de las ONG. El mayor error fue firmar el acuerdo con los islamistas radicales del TLP".

Lahore (AsiaNews) - Continúan los disturbios y las protestas en Pakistán tras el linchamiento de un empresario de Sri Lanka. El 3 de diciembre, Priyantha Kumara fue golpeado a muerte y luego prendieron fuego a su cadáver. El incidente se produjo luego de que el hombre fuera acusado de blasfemia por haber retirado de las paredes de su fábrica unos carteles del partido islamista radical Tehreek-e-Labbaik Pakistan (TLP).

Hasta ahora, las fuerzas del orden del Punjab han detenido a 131 personas sospechosas de estar implicadas en el brutal asesinato. En un comunicado, la policía informa que el gobernador local y el inspector general están supervisando la investigación y que los sospechosos serán llevados hoy ante un tribunal de antiterrorismo. 

La esposa de Priyantha pidió la intervención del gobierno de Sri Lanka, y del primer ministro paquistaní Imran Khan, en el caso, reclamando justicia: "Vi en Internet cómo lo atacaron, fue tan inhumano", dijo.

La Cámara de Comercio y de la Industria de Sialkot (SCCI) y otras asociaciones comerciales condenaron el incidente. El presidente de la SCCI, Mian Imran Akbar, dijo que lo que desató el asesinato de Kumara fue el deseo de "venganza personal" de algunos trabajadores, disfrazado de presunta tensión religiosa.

Miembros de la sociedad civil también se unieron a las protestas para manifestarse contra el abuso de la ley de blasfemia en Pakistán. "Priyantha Kumara fue asesinado sobre la base de falsas acusaciones", dijo la activista Mariyam Kashif Anthony. "Los que lo mataron eran sus subordinados; él simplemente les había pedido que trabajaran honestamente".

"Ahora que está claro que las acusaciones de blasfemia eran falsas, ¿qué nos dirá el gobierno?", es el interrogante de Peter Jacob, director del Centro para la Justicia Social de Lahore. Decenas de personas se han visto afectadas por esta ley y cientos de familias han sido destruidas y viven en la inseguridad", continuó. “Cuando señalamos al gobierno los problemas de la ley de blasfemia, nos dicen que es propaganda de las ONG, pero que ya es hora de un cambio”.

Naveed Walker, director de Human Rights Focus Pakistan (HRFP), comentó a AsiaNews que el verdadero error del primer ministro Imran Khan fue firmar el acuerdo con los grupos islamistas radicales: "El gobierno debe revisar los acuerdos con el TLP", explicó. "Las fuerzas de seguridad no intervinieron. En el primer reporte escribieron que no tenían la capacidad de controlar a la multitud de 800-900 personas, pero en realidad actuaron con 20 minutos de retraso". 

A finales de octubre, los partidarios del TLP habían organizado una protesta, marchando desde Lahore hasta Islamabad, para exigir la liberación de su líder y que se revocara  la prohibición que los inhabilitaba a participar en la vida política. Fue luego de que el partido fuera declarado ilegal, en abril de este año. Como parte de los acuerdos con el partido islamista, el gobierno liberó entonces al jefe del TLP, Hafiz Saad Hussain Rizvi, y a otros 2.000 miembros del partido.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Lahore: liberaron al líder del grupo extremista Tehreek-e-Labbaik Pakistán
19/11/2021 12:01
Islamabad: golpean a muerte y prenden fuego al director de una fábrica acusado de blasfemia
04/12/2021 10:58
Islamabad: el nuevo acuerdo con los islamistas radicales desata críticas en el país
03/11/2021 14:23
Colombo de luto por el empresario linchado en Pakistán
07/12/2021 11:29
Islamabad proscribe a los islamistas de Tehreek-i-Labbaik
16/04/2021 15:10


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”