30/04/2021, 13.52
LÍBANO - ARABIA SAUDITA
Enviar a un amigo

Captagon, el embargo saudita pone de rodillas a la agricultura libanesa

de Fady Noun

La falta de control en la frontera con Siria es muy serio. Los agujeros en la red de controles que explota Hezbollah para su tráfico fronterizo. El temor de que el Líbano se convierta en la encrucijada del tráfico de drogas hacia los países del Golfo. Hay por lo menos 120 cruces ilegales en la frontera con Siria. El contrabando de estupefacientes en el reino wahabita es también un "objetivo político".

 

Beirut (AsiaNews) - ¿Bèkaa, la llanura central del Líbano, se está convirtiendo en una encrucijada del tráfico de droga hacia los países del Golfo?  El patriarca maronita, card. Beshara Raï, expresó este temor hace unos días cuando supo que Arabia Saudita había congelado las importaciones de frutas y verduras procedentes del Líbano. Se habían descubierto varios millones de pastillas de captagon (psicotrópico a base de anfetaminas) hábilmente escondidas en un cargamento de granadas que ingresó por vía marítima procedente del Líbano.

Líbano está atravesando la peor crisis económica de su historia y la decisión saudita es un duro golpe para los agricultores del país. El embargo, que entró en vigor el 25 de abril, afecta gravemente una economía que ya se encuentra en serios problemas. Las cifras publicadas por el sindicato de agricultores muestran que el Líbano exporta todos los años el 55,4% de su producción agrícola a los países del Golfo. En 2020 exportó $ 29,3 millones de dólares en frutas y verduras a Arabia Saudita, según la página web de las aduanas libanesas.

El asunto vuelve a encender el debate sobre el contrabando transfronterizo que pasa por el Líbano y la necesidad de reforzar los controles. El presidente de la República, Michel Aoun, mantuvo el 26 de abril una prolongada reunión en el palacio presidencial de Baabda, en la que instó a Arabia Saudita a conceder una moratoria al Líbano y revisar su decisión. A cambio, se comprometió a intensificar la lucha contra el comercio ilegal.

Sin embargo, en el ámbito político reina el escepticismo sobre la capacidad de las fuerzas de seguridad libanesas para controlar las fronteras. Según los primeros elementos de la investigación de Aduanas que publicó el diario libanés L'Orient-Le Jour, el cargamento de granadas falsificado que contenía captagon fue introducido en Líbano desde Siria, para luego obtener una marca de producción libanesa y posteriormente ser exportado al reino wahabita. Ibrahim Tarchichi, presidente del sindicato de campesinos y agricultores de Békaa, afirma que sin duda las granadas no fueron producidas en el Líbano. "Además -explica- tampoco es la temporada de las granadas aquí, sin mencionar que no es una fruta que exportemos con regularidad". Estas frutas fueron importadas al Líbano a través de una empresa ficticia, y llegaron desde Siria el 26 de enero de 2020 a bordo de camiones "que ingresaron por el paso fronterizo de Masnaa".

Una investigación rápida ha establecido que las frutas que entraron al Líbano fueron almacenadas en un depósito en Békaa antes de ser enviadas al puerto de Beirut. Como resultado de la investigación, apoyada por la oficina de inteligencia de las fuerzas de seguridad interna, se detuvo a cuatro personas vinculadas a la empresa ficticia que introdujo la fruta en el Líbano. Los investigadores buscan ahora descubrir las complicidades que permitieron a los traficantes obtener el certificado de origen que se requiere para exportar las granadas, un trámite en el que intervienen los Ministerios de Agricultura y Economía y la Cámara de Comercio e Industria de Bekaa.

A nivel logístico, el descubrimiento de las píldoras de captagon delata la falta de controles en las fronteras del Líbano. Durante la reunión en el palacio presidencial, el jefe de Estado denunció enérgicamente que las fronteras del país se encuentran básicamente abandonadas a su suerte mientras una ley para la compra de escáneres de teledetección para el puerto, firmada en julio de 2020, sigue sin concretarse.

También desde el punto de vista logístico, desde que estalló la crisis económica en octubre de 2019 el país lucha contra los cruces ilegales a lo largo de los 375 kilómetros de la frontera con Siria. Oficialmente hay cinco puestos fronterizos entre las dos naciones, pero el ejército libanés cuenta -extraoficialmente- alrededor de 120 cruces ilegales, que van desde senderos de mulas hasta caminos de tierra lo suficientemente grandes como para permitir el paso de camiones y vehículos pesados. Prueba de ello es que el contrabando de combustible entre los dos países está en pleno apogeo. A pesar de que se han instalado, con ayuda británica, torres de vigilancia a lo largo de la frontera, los militares no están en condiciones de sellarla, sobre todo porque Hezbollah también considera que cierto tipo de contrabando con Siria es en realidad un "acto de resistencia" para escapar de la asfixia económica. de las sanciones estadounidenses. Además, algunos círculos políticos todavía creen en la "concomitancia" de destinos de Siria y Líbano, una constante de la doctrina del partido Baath que detenta el poder en Siria.

De ello resulta lógico que, en un clima político de esta naturaleza, las autoridades sauditas se muestren más que escépticas sobre la posibilidad del Líbano de extinguir un tráfico sobre el que están advirtiendo a Riad desde 2011, cuando una delegación saudí viajó al Líbano para discutir el asunto con las autoridades locales. Para el diputado Assem Araji, presidente de la comisión parlamentaria de Salud, el caso no tiene solución. “Soy de Bekaa, sé de lo que estoy hablando”, dice. “Es una batalla perdida. Vivimos -añade- en una casa sin puertas ni ventanas. Las redes existentes son más fuertes que el Estado, de lo contrario, ¿cómo es posible que un hombre detenido por narcotráfico no permanezca en la cárcel más de una semana?”.

Marwan Hamadé, ex ministro y diputado renunciante, considera qu no hay duda de que los aliados de Damasco en el país están dentro del gobierno. Fiel opositor del régimen sirio, recuerda que varias veces en casos de tráfico de captagon en la región, las sospechas se han centrado en Hezbollah, y el embargo saudita también puede leerse como una advertencia al país de los cedros. "El tráfico de drogas y estupefacientes -explicó- se ha convertido en una de las principales fuentes de ingresos del partido chiíta, ya que Irán no puede seguir haciéndolo". “En el caso del tráfico hacia Arabia Saudita - continúa Marwan Hamadé - se trata de un objetivo político. El tráfico y la exportación a destinos seleccionados forman parte de la ofensiva general de Hezbollah". "Los sauditas no solo se quejan del captagon, sino también de las radios y emisoras de televisión de Hezbollah que operan en los suburbios del sur de Beirut y transmiten a través de satélites rusos en Yemen y Bahrein". Por último, pone en guardia al país contra el "progresivo aislamiento del Líbano de la comunidad internacional", si sigue "ignorando la gravedad de la situación".

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
El card. Raï pide a Riad que no bloquee las importaciones de productos agrícolas libaneses
27/04/2021 13:15
El cultivo de opio en aumento en Afganistán, los niños reclutados por traficantes de droga
05/12/2016 13:23
Centenares de parientes de las víctimas del 11/9 inician acciones legales contra Riad
22/03/2017 13:04
Rangún: China visita a la junta militar mientras siguen los enfrentamientos con las milicias étnicas
01/09/2021 15:28


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”