28/03/2022, 14.02
SRI LANKA-CHINA
Enviar a un amigo

Colombo pide a Beijing otros 2.500 millones de dólares en préstamos

de Arundathie Abeysinghe

La cifra se sumaría a los 2.800 millones que los chinos otorgaron desde que estalló la pandemia. Nuevos acuerdos económicos con la India. Continúan los apagones por la falta de combustible.

Colombo (AsiaNews) - Sri Lanka solicitó a China otros 2.500 millones de dólares: un préstamo de mil millones de dólares y una línea de crédito de 1.500 millones, que se sumarían a los 2.800 millones de ayuda que Beijing otorgó a Sri Lanka desde que estalló la pandemia de Covid-19. El país insular se enfrenta a la peor crisis económica desde su independencia. El 18 de marzo, el gobierno de Sri Lanka recibió una oferta de préstamo de 500 millones de dólares del China Development Bank.

El año pasado el presidente Gotabaya Rajapaksa había solicitado a China una reestructuración de la deuda ya que el Sri Lanka había agotado sus reservas de divisas. La petición se produjo después de que las agencias internacionales de calificación rebajaran la deuda soberana de Colombo.

En la última década, Beijing otorgó préstamos a Sri Lanka por más de 5.000 millones de dólares para construir un aeropuerto, un puerto, carreteras y una central eléctrica a carbón. En contraste con las posturas chinas, los críticos opinan que los fondos se han utilizado para "catedrales del desierto" que tendrán un bajo rendimiento económico.

A nivel institucional, China es el mayor prestamista de Sri Lanka, después del Banco Asiático de Desarrollo y Japón.

Varios analistas sostienen que los chinos se aprovechan de la situación de los países con deudas exorbitantes para apoderarse de activos estratégicos. En septiembre del 2020, por ejemplo, Laos, una nación al borde la quiebra, cedió  por 600 millones de dólares una parte de su red energética a una compañía con accionistas mayoritarios chinos. Fue un intento de mitigar la deuda contraída con los acreedores chinos. Sri Lanka podría hallarse en la misma situación en el futuro si no logra saldar sus deudas. 

Según muchos economistas, Sri Lanka y China están intentando reactivar un acuerdo bilateral de libre comercio. Hasta ahora se han celebrado seis rondas de negociaciones: en caso de firmarse el tratado, el vasto mercado chino se abriría a los productores, comerciantes y exportadores de Sri Lanka. Los observadores creen que el acuerdo estimulará el comercio bilateral y ayudará a reducir la dependencia de Sri Lanka de los mercados de Estados Unidos y Europa.

Sin embargo, la mirada de Colombo no está solamente en China. Hace unos días, el gobierno de Sri Lanka también obtuvo de la India una línea de crédito de mil millones de dólares. El acuerdo se firmó  con el State Bank of India el 17 de marzo, durante la visita del Ministro de Finanzas Basil Rajapaksa.

Sri Lanka tiene que reembolsar unos 4.000 millones de dólares de deuda en 2022, incluidos 1.000 millones de dólares de bonos del Estado que vencen en julio. Sin embargo, las reservas del país cayeron a 2.310 millones de dólares en febrero.

Debido a la escasez de divisas, Sri Lanka tuvo problemas para pagar las importaciones de productos de primera necesidad, como alimentos, combustible y medicamentos. La escasez de combustible, necesario para la producción de energía, ha forzado a realizar cortes de electricidad en todo el país.

La situación ha provocado una serie de protestas de la oposición política y de grupos de ciudadanos que culpan al gobierno de Rajapaksa por la crisis.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Colombo, crisis de la deuda externa: faltan bienes de primera necesidad
27/01/2022 14:16
Colombo: Delhi envía ayuda para fertilizantes y el puerto de Kankasanthurai
05/07/2022 16:07
Delhi concede a Colombo una nueva ayuda económica
20/04/2022 13:56
Dhaka, el obispo Rozario "preocupado" por las deudas de los cristianos
04/06/2022 13:13
Acuerdo entre Colombo y Delhi para el complejo petrolero de Trincomalee
19/01/2022 12:08


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”