06/03/2020, 12.42
CHINA
Enviar a un amigo

Coronavirus, el dilema de Beijing: ¿salvar vidas o salvar la economía?

de Wei Jingsheng

Llevar a los trabajadores de vuelta a las fábricas fomentará la propagación del virus. El drama del campo, el brote oculto de la epidemia. Beijing encubre la verdad para reiniciar la producción. Los líderes locales deben elegir entre complacer a sus superiores o proteger a sus ciudadanos. Un reflejo del "padre de la democracia" en China, ahora exiliado en los Estados Unidos.

 

Washington (AsiaNews) - El problema más recientemente discutido por los medios de comunicación y los amigos es que Xi Jinping decidió no celebrar el Congreso nacional del pueblo y la Conferencia consultiva política del pueblo en marzo porque le preocupaba la posible propagación de la enfermedad entre los participantes. ¿Pero por qué el presidente chino obliga a las fábricas a reanudar el trabajo sin preocuparse por la propagación de la enfermedad? La mayoría de la gente piensa inmediatamente que Xi y los altos funcionarios del régimen comunista tienen miedo de enfermarse, mientras que no les importa la vida de los ciudadanos comunes. Este juicio es correcto, pero no cuenta toda la historia.

La economía china se ha visto muy afectada por la rápida propagación del coronavirus de Wuhan (Hubei). Las autoridades se han centrado en cómo ocultar la propagación de la epidemia, y es probable que por error hayamos permitido que la Oficina nacional de estadística diga algunas verdades. En enero y febrero de 2020, la producción industrial cayó en más de un 30%; el sector de los servicios cayó aún más. Sólo la especulación financiera no se vio particularmente afectada.

En otras palabras, la severa recesión que ha golpeado a la economía real le da a la industria de la especulación la oportunidad de obtener más inversiones. Bajo el peso de la infección pulmonar, el ya seriamente distorsionado modelo económico se ha distorsionado aún más: en otras palabras, ha entrado en un círculo vicioso. Por un lado, muchas empresas chinas están en quiebra o cerca de la quiebra debido a la falta de mano de obra y de mercados, situación que no les permite devolver los préstamos. Por otro lado, las actividades industriales y comerciales han caído bruscamente, y con ellas el consumo. Los dos círculos viciosos son fenómenos típicos de una crisis económica.

Por lo tanto, el régimen comunista obliga a las fábricas a reabrir. Se dice que el 80% de las empresas estatales han vuelto a trabajar. Pero como siempre, este número está muy inflado. Los gobiernos locales han adoptado estrategias y medidas tradicionales contra las políticas establecidas por las autoridades centrales. No hay pruebas, pero se puede estimar que sólo el 40% de las empresas han reiniciado la producción [es decir, la mitad de lo que dicen las autoridades]. La cifra podría ser positiva si la producción no se derrumba en los dos primeros trimestres del año, logrando mantener los niveles de enero y febrero.

Pero ¿la situación está realmente mejorando como afirman los académicos y funcionarios en China? No lo pienso así. Las estimaciones optimistas se basan en la creencia de que la epidemia disminuirá gradualmente e incluso desaparecerá. Pero ¿este pronóstico tiene una base concreta? Parece que más gente no lo cree. La suposición más pesimista es que estallará a nivel mundial, no sólo en China.

Hay muchas pruebas para esto. La primera es que la neumonía de Wuhan es contagiosa, aunque no muestra síntomas, y nadie sabe cuántas personas infectadas han entrado en contacto con otras. Los médicos también están seguros en que la epidemia se extenderá: es sólo cuestión de tiempo. La segunda razón es que las autoridades están ocultando la verdad sobre la propagación real para reactivar la producción. Sin embargo, la infección en otros países se está desarrollando rápidamente. ¿Por qué China debería ir en la dirección opuesta?

¿Ha encontrado Beijing una forma de identificar las fuentes ocultas de infección, o ya ha producido medicinas especiales? No he oído hablar de ello. Sólo sé que el gobierno está eludiendo su responsabilidad, ocultando los hechos. Engañar a la gente usando propaganda ha sido de hecho una característica del régimen comunista durante décadas. Ninguno de los hechos existentes puede probar que la situación de la epidemia mejorará milagrosamente. Seguir ocultando la verdad a la gente sólo causará consecuencias más graves.

Los expertos han advertido repetidamente que la reanudación de los trabajos, con la presencia de muchas personas en los espacios comunes, fomentará la expansión de la epidemia. De hecho, existe un problema importante que aún no ha sido advertido por la mayoría de los observadores: la situación en las grandes zonas rurales. Estos tienen condiciones médicas desfavorables, que conducirán a un gran número de infecciones desapercibidas. En términos de superficie, la población rural es más pequeña que la de la ciudad, pero las relaciones entre las personas del campo son tan densas como las de las ciudades. Además, las malas condiciones sanitarias hacen más difícil controlar el desarrollo de la infección. Estos dos aspectos -la reanudación del trabajo y la situación en las zonas rurales- aseguran que la epidemia seguirá desarrollándose a gran escala, si no más gravemente.

Las medidas de prevención se han relajado para asegurar beneficios económicos a corto plazo, lo que sin duda dará lugar a resultados contraproducentes. La consecuencia del fracaso en el control de la epidemia es que la economía se verá aún más afectada. Muchos gobiernos locales se resisten a la coacción de las autoridades de Beijing y se centrarán en la prevención de la infección en lugar de reanudar el trabajo. A largo plazo, esto puede ser una elección sabia.

Sin embargo, al hacerlo, estos funcionarios pueden estar apostando su lugar, tal como lo hizo un líder local (que evacuó a los ciudadanos de la zona en contra del orden superior) durante el terremoto de Tangshan de 1976. ¿Es más importante salvar cientos de miles de vidas o preservar su papel oficial? Los funcionarios locales tendrán que tomar una decisión.

 

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Los migrantes chinos desocupados no quieren dejar las ciudades
02/09/2020 16:06
En China, decenas de millones de migrantes vagan sin rumbo buscando trabajo
30/04/2020 16:16
Beijing sostiene que derrotó la pobreza. Los expertos, escépticos
27/11/2020 12:31
Fracasa el sueño de Xi Jinping: los trabajadores migrantes, más pobres a causa del coronavirus
06/03/2020 10:24
El coronavirus creará nueva pobreza en la India
22/06/2020 17:34


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”