26/06/2014, 00.00
VATICANO
Enviar a un amigo

El Sínodo sobre la Familia "propone, no impone, acompaña, no empuje; invita, no expulsa"

Presentado el Instrumentum laboris del próximo Sínodo sobre el tema "Los desafíos pastorales sobre la familia en el contexto de la evangelización". En situaciones difíciles, como los divorciados y vueltos a casar, no está en tela de juicio la doctrina de la Iglesia, sino como acompañar a las personas y ayudarles a vivir su situación con la gracia de Cristo.

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) - El individualismo y el subjetivismo práctico, ahora ampliamente difundido en todas los ambientes sociales han tenido entre sus efectos incluso la negación de las instituciones, incluso aquellos en el tiempo ampliamente compartidos, como el matrimonio y la familia. Pero frente a esta negativa y la "crisis" conectada a él - como la cohabitación, los separados, divorciados, divorciados vueltos a casar y sus eventuales hijos, las madres solteras, los que están en una situación canónica irregular y aquellos que requieren el matrimonio sin ser creyentes o practicantes, las uniones entre personas del mismo sexo - un "signo de los tiempos" está la oferta del hecho de que "mucha gente, especialmente los jóvenes perciben el valor de la unión estable y duradera, un deseo real del matrimonio y la familia, la cual proporcionará un amor fiel e indisoluble".

Es 'en este contexto que la Iglesia se interroga sobre el Evangelio de la familia que se propondrá en las actuales circunstancias, de la pastoral familiar para profundizar frente a los nuevos desafíos y la relación generativa y el papel educativo de los padres para con sus hijos. Todos los temas tratados en el Instrumentum laboris (documento de trabajo) de la III Asamblea general extraordinaria del Sinodo de los obispos,sobre el tema "Los desafíos pastorales sobre la familia en el contexto de la evangelización", que se celebrará del 3 al 19 de octubre  de este año y que fue hecho público hoy.

Fruto de la respuesta de los obispos de todo el mundo, explicó el cardenal Lorenzo Baldisseri, secretario general del Sínodo, "proporciona una visión general de la realidad familiar en el contexto actual, que representa el inicio de una profunda reflexión, cuyo desarrollo se llevará a cabo en dos etapas previstas para la Asamblea General Extraordinaria (2014) y la ordinaria (2.015), estrechamente unidos por el tema de la familia a la luz del evangelio de. Cristo. Los resultados de la Primera Asamblea General Extraordinaria seráN utilizado para la preparación del Instrumentum Laboris de la próxima Junta General Ordinaria, que sólo se dará a conocer en un Documento finale, con sujeción a las decisiones de la Santa Padre".

Esperado en especial en lo relativo a "los desafíos pastorales dentro de la familia", a la que dedica su segunda parte, el documento señala que es "proponer, no imponer, acompañar, no empuje; invitar, no expulsar, inquietar, no defraudar " (n. 109). " La caridad pastoral impulsa a la Iglesia a acompañar a las personas que han sufrido un fracaso matrimonial y a ayudarles a vivir su situación con la gracia de Cristo. Una herida más dolorosa se abre para las personas que se vuelven a casar, entrando en un estado de vida que no les permite el acceso a la comunión. Ciertamente, en estos casos, la Iglesia no debe asumir la actitud de juez que condena (cfr. Papa Francisco, Homilía del 28 de febrero de 2014), sino la de una madre que acoge siempre a sus hijos y cura sus heridas (cfr. EG 139-141). Con gran misericordia, la Iglesia está llamada a encontrar formas de "compañía" para sostener a estos hijos suyos en un itinerario de reconciliación. Con comprensión y paciencia, es importante explicar que el hecho de no poder acceder a los sacramentos no significa quedar excluidos de la vida cristiana y de la relación con Dios."(n. 103). Del mismo modo, si "no hay fundamento alguno para asimilar o establecer analogías, incluso remotamente, entre las  uniones del mismo sexo y el plan de Dios para el matrimonio y la familia", "hombres y mujeres con tendencias homosexuales« deben ser acogidos con respeto, compasión y sensibilidad. En ese sentido debe evitarse todo signo de discriminación injusta" (No. 100), y se vale también aplicar a ellos el principio de la hospitalidad, "todavía no existe un consenso en la vida de la Iglesia con respecto a las formas prácticas de la acogida a las personas que  viven en tales uniones" (n. 119). Cabe destacar que frente  a la afirmación de "la ideología de género"," se presenta en una cada vez más urgente, el reto de la educación sexual en las familias y las instituciones educativas, especialmente en los países en que el Estado tiende a proponer, en las escuelas, una visión unilateral de la identidad ideológica de género" (n. 119).

En general, como lo ha señalado  Mons. Bruno Forte, teólogo y secretario especial de la asamblea, "el caracter  eminentemente pastoral que el Papa Francisco intenta darle a la próxima Asamblea Sinodal se avecina aquí en toda su evidencia: no está en discusión la doctrina de la Iglesia, como ha reiterado en varias ocasiones en los últimos años en diversas intervenciones magisteriales. La reflexión solicitada está en las aplicaciones pastorales, sobre la manera de llevar la doctrina, de acompañar a la recepción y la práctica, de mostrar claramente el potencial humanizador frente a una generalizada falta de conocimiento o incomprensión (cf. n. 17-19). También subraya en cómo el trabajo pastoral de la Iglesia en relación con las personas en situaciones familiares difíciles o irregulares debe reflejar el aspecto de la misericordia con que el Padre Celestial ve y ama a cada uno de sus hijos". "Por lo tanto, a los que vive una realidad que implica un gran sufrimiento ' La verdadera urgencia pastoral es permitir a estas personas que curen sus heridas, vuelvan a ser personas sanas y retomen el camino junto a toda la comunidad eclesial." (n. 80). Todos esto no tiene nada que ver con la consigna banalizante de 'divorcio católico', de algunos que se han pronunciado en relación a lo que el Sínodo podría proponer".

Más allá y tal vez la mayoría de los casos de situaciones difíciles, el título en la primera parte del documento dedicada al Evangelio de la familia "trata  - dijo el cardenal Baldisseri - del diseño de Dios, del conocimiento bíblico, magisterial y su recepción, de la Ley natural y la vocación de la persona en Cristo. La detección de la falta de conocimiento de los agentes de pastoral de la Iglesia exigen más preparación y el compromiso de promover la comprensión de los fieles, que viven en diferentes contextos sociales y culturales".

La tercera y última parte, por último, se refiere a "la relación generativa y educativa de los padres para con sus hijos": incluye la cuestión del control de la natalidad, el valor de la vida y el llamado "desafío educativo". "En algunas áreas del mundo - dice Mons. Forte -, la mentalidad contraceptiva y la difusión de un modelo antropológico individualista determinan una fuerte caída demográfica, cuyas consecuencias sociales y humanas no se toman en consideración adecuadamente. Las políticas contrarias a la natalidad cambian la calidad de la relación entre los cónyuges y la relación entre las generaciones. Por tanto, en el ámbito de la responsabilidad pastoral de la Iglesia se impone una reflexión acerca de cómo poder sostener una mentalidad mayormente abierta a la vida" (n. 130). En este reto está el futuro de la propia humanidad, y el compromiso de la comunidad cristiana en este campo es más que nunca la importancia de un servicio esencial para la causa de la humanidad y su destino. (FP)

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Sínodo: recrear el mensaje cristiano sobre la familia en un mundo que sólo quiere "sentirse bien"
06/10/2014
Sínodo: "el deseo de familia" sigue vivo, pero necesitamos "nuevos programas pastorales"
13/10/2014
Al centro del Sínodo los desafíos sobre la familia, el discernimiento de la vocación familiar y la misión de la familia hoy.
23/06/2015
Desde Manila una Súplica filial al Papa: que el Sínodo no toque el matrimonio
12/08/2015
Del Sínodo brota un río de Vida para la Amazonía
28/10/2019 11:53


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”