13/01/2022, 13.11
LINTERNAS ROJAS
Enviar a un amigo

El 'escudo de microchip' para la independencia de Taiwán

de Emanuele Scimia

La isla es el mayor productor mundial de los valiosos componentes que se usan para las principales tecnologías civiles y militares. China y EE. UU. dependen de la producción taiwanesa. Una invasión china pondría en riesgo la cadena tecnológica global. Expertos: la "póliza" del chip no descarta la posibilidad de un conflicto.

Roma (AsiaNews)- Con la pandemia y el consiguiente aumento de la demanda de productos tecnológicos, Taiwán ha ampliado la producción de microchips. Según TrendForce, en 2021 el mercado global de los valiosos componentes electrónicos se incrementó a casi 79 mil millones de euros. El 64% corresponde a las ventas taiwanesas; el 92% si se consideran los chips más avanzados. Según muchos observadores, eso constituye una póliza de seguro para la supervivencia de Taiwán como Estado independiente de facto de la China comunista.

Taiwan Semiconductor Manufacturing Company Ltd (TSMC) produce el 90 % de los chips (o semiconductores) que se utilizan en el mundo. Es la 11ª empresa del mundo por capitalización bursátil. En 2021 invirtió 26.000 millones de euros, casi el doble del presupuesto de defensa deTaipei.

Las exportaciones de Taiwán a China alcanzaron los 110.000 millones de euros en 2021, lo que supone un crecimiento de casi el 23 % respecto del año anterior. Las ventas de componentes electrónicos aumentaron el 23,3%. Según datos del Congreso de Estados Unidos, en 2020 el 60% de la demanda mundial de semiconductores provino de China. Más del 90% de los microchips que utiliza el gigante asiático es importados o producido en territorio chino por empresas extranjeras (entre ellas TSMC). Como informa Reuters, en los primeros tres meses de 2021 la mitad de las exportaciones taiwanesas a China fueron chips.

Para reducir la dependencia de los microchips producidos en Taiwán, hace tiempo que China anuncia un fortalecimiento de su industria en el sector aunque los datos sobre las compras de tecnología a Taipei muestran por ahora el fracaso de las intenciones chinas. Varios analistas consideran que la industria china de chips está diez años por detrás de la taiwanesa y que la brecha tiende a ampliarse.

Por el momento, la capacidad taiwanesa para producir chips de menos de 10 nanómetros que se utilizan en diversas tecnologías civiles y militares, especialmente en inteligencia artificial, parece imposible de superar. Sin embargo los componentes suelen ser desarrollados y diseñados por laboratorios estadounidenses. TSMC ya ha comenzado la producción piloto de semiconductores de 3 nanómetros y la investigación para fabricar los de 2 nanómetros. Según las autoridades taiwanesas, las empresas locales y extranjeras tienen previsto invertir 94.000 millones de euros en la industria nacional de chips de aquí a 2025.

Los retrasos de China en el desarrollo de la producción nacional, sumado a las sanciones de Estados Unidos contra las empresas chinas de alta tecnología, permiten suponer a las autoridades taiwanesas que las importaciones de microchips de Beijing seguirán creciendo. La demanda de semiconductores de empresas extranjeras que operan en China también contribuye a esta tendencia.

La otra cara de la moneda es que de esa manera Taipei no podrá conseguir uno de sus principales objetivos: emanciparse del mercado chino y diversificar sus socios comerciales. Por el momento, la isla ha reducido su cuota de inversiones en China continental: en los primeros 11 meses de 2021 fue de 4.200 millones de euros, una disminución anual del 14,5%.

China considera a Taiwán una "provincia rebelde" y nunca ha descartado reconquistarla por la fuerza. La isla es independiente de facto de Beijing desde 1949. Ese año los nacionalistas de Chiang Kai-shek se refugiaron allí después de perder la guerra civil en el continente contra los comunistas, convirtiéndola en la heredera de la República de China fundada en 1912 (que a su vez había puesto fin al milenario imperio chino).

Inicialmente Taiwán fue una dictadura de partido único (el Kuomintang de Chiang) pero entre fines de los '80 y mediados de los '90 se convirtió en una vibrante democracia, así como en una dinámica economía de mercado. A los ojos de la dirigencia china, la presidenta taiwanesa Tsai Ing-wen es una peligrosa secesionista. Tsai no reconoce el "principio de una sola China", según el cual solo hay una China, la que representa el gobierno de Beijing.

Al igual que los chinos, EE. UU. también depende de los microchips fabricados en Taiwán, lo que hace que la isla sea indispensable para ambas potencias competidoras. En 2021 la escasez de semiconductores -debido a la alta demanda de productos tecnológicos generada por la pandemia- creó problemas para la producción de muchos bienes, como los automóviles. Fue una advertencia de lo que podría pasar con la cadena de suministro tecnológico mundial si la producción taiwanesa se detuviera por un conflicto.

Estados Unidos mantiene relaciones diplomáticas oficiales con Beijing, pero no acepta la posición china de que Taiwán es parte de China. Con la Taiwan Relations Act, Estados Unidos prometió defender a Taipei, principalmente con suministros militares. La medida se adoptó en 1979 tras el reconocimiento diplomático formal de China comunista, pero no especifica la naturaleza real del compromiso de Estados Unidos. Una "ambigüedad estratégica" que produce continuas tensiones con el gobierno chino.

En caso de conflicto, los escenarios son tan sombríos para Washington como para Beijing. Si China reconquista la isla,, EE. UU. podría perder el suministro de chips. E incluso si la invasión tuviera éxito, China correría el riesgo de encontrar destruidas las plantas de TSMC.

Por eso los taiwaneses hablan de su "escudo de silicio" contra un ataque chino y como garantía del apoyo estadounidense. Sin embargo los expertos, sobre todo en EE. UU., advierten que la interdependencia económica no suele ser suficiente para evitar que estallen las guerras.

 

 

“LINTERNAS ROJAS” ES EL BOLETÍN DE ASIANEWS DEDICADO A CHINA

¿QUIERES RECIBIRLO EN TU CORREO TODOS LOS JUEVES? SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER EN ESTE ENLACE

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Invasión de Ucrania. Primer ministro de Taiwán: solo un país unido puede resistir a China
03/03/2022 13:15
Invasión rusa de Ucrania: la incómoda posición de China
24/02/2022 13:16
China tiene mucho que perder con una invasión rusa a Ucrania
27/01/2022 13:12
Taipei y Washington relanzan negociaciones para un tratado de libre comercio: la ira de Beijing
11/06/2021 13:22
Nuevo apriete a las redes 5G de Huawei: Biden sigue los pasos de Trump
12/03/2021 16:29


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”