24/11/2021, 11.27
EMIRATOS ÁRABES UNIDOS
Enviar a un amigo

Emiratos: más allá de la tolerancia y la innovación, un paraíso fiscal para evasores y traficantes

Detrás de las luces del diálogo y el desarrollo, la sombra de una política financiera turbia que quedó al descubierto con los "Pandora papers" . Una zona franca para el lavado de dinero sucio y para los negocios, que incluso es utilizada por empresas vinculadas al líder supremo iraní Jamenei. Los intereses económicos son más fuertes que los conflictos regionales, políticos y confesionales.

Dubai (AsiaNews) - Corazón palpitante y centro estratégico del comercio regional e internacional, capaz de sobresalir a pesar de la feroz competencia. Rostro dialogante del Islam y escenario, en los últimos meses, de la Expo2020, aplazada un año debido a la pandemia del Covid-19. Dubái, y en general los Emiratos Árabes Unidos (EAU), son quizá la joya de la corona de la nueva riqueza proyectada hacia el futuro que ahora impregna a muchas naciones de Oriente Medio, especialmente los Estados del Golfo. Estas naciones se centran en las finanzas, la innovación tecnológica y el tercer sector para superar su dependencia del petróleo y los hidrocarburos, vigente desde hace décadas. 

Sin embargo, toda esta luz se ve opacada por algunas sombras en materia de derechos,y recientemente por cierto aspecto turbio en materia de transparencia financiera. El velo que cubría los negocios de los Emiratos y las familias reales poderosas se corrió gracias a la investigación "Pandora Papers", recientemente publicada, el resultado de una larga investigación y análisis de documentos, elaborada por el International Consortium of Investigative Journalists (ICIJ).

La investigación también revela la otra cara de los Emiratos: un riquísimo paraíso fiscal y societario que esconde en su interior numerosas zonas francas donde es posible hacer negocios y gestionar activos en el más absoluto anonimato, así como lavar dinero "sucio", sin pagar impuestos y beneficiándose de la protección del poder. Miles de personalidades -que incluyen celebridades del deporte o figuras de la economía- se aprovechan de este escudo. Sin embargo, entre los nombres también surge el del líder supremo iraní, el gran ayatolá Alí Jamenei, a quien se le atribuye una sociedad. En teoría él, chiíta, es el primer rival de las grandes monarquías suníes del Golfo.

EAU alberga un floreciente comercio basado en el secreto financiero, caracterizado por empresas offshore que enmascaran la identidad de sus verdaderos propietarios. Y se aprovechan de un sistema normativo que es famoso por su lema "No hacer preguntas, no ver enfoques malvados", para obtener dinero relacionado con el contrabando de oro, armas y actividades ilícitas. Los más de 11,9 millones de archivos de los Pandora Papers incluyen unos 190.000 escritos confidenciales de SFM Corporate Services, una empresa emiratí descrita como "el primer proveedor mundial de formación para empresas offshore". SFM es una de las miles de empresas que ayudan a sus clientes a constituir sociedades, incluso las de difícil localización, y cuenta con una red mundial de abogados, contadores y operadores que enriquecen su actividad comercial.

Los periodistas de investigación del ICIJ identificaron casi 3.000 nombres en los Emiratos, las Islas Vírgenes Británicas y otros centros financieros offshore que se han constituido con la ayuda o a través de los servicios de SFM. Entre los beneficiarios se encuentran magnates del oro y de Internet, empresarios de la dark web y al menos 20 personas acusadas de ilícitos o delitos financieros. Durante años, la empresa operó en el decimosexto piso del H Hotel, en el número 1 de Sheikh Zayed Road, un edificio propiedad del jeque Hazza bin Zayed Al Nahyan, ex asesor de seguridad nacional y hermano del jeque Mohammed bin Zayed, príncipe heredero de Abu Dabi y candidato a la presidencia de los Emiratos.

Los archivos muestran que el Primer Ministro de los Emiratos está vinculado -a través de dos sociedades en las Islas Vírgenes Británicas- con el fundador de Dark Matter, una empresa de seguridad informática acusada de espiar a activistas de derechos humanos y funcionarios de gobierno en varios países. Al final, el interés por los negocios se hizo más fuerte que los contrastes regionales, políticos y confesionales: los archivos que dan cuenta de la documentación de SFM, confirmados por algunos empleados de forma anónima, revelan vínculos con clientes iraníes y de otras naciones afectadas por las sanciones estadounidenses. La firma contaba con dos sociedades propiedad de un ciudadano alemán de origen iraní llamado Abdolhadi Tabibi, ex director de GIC International, filial de Ghadir Investment, que forma parte de una fundación multimillonaria bajo el control directo de Jamenei. Un juego de cajas chinas que vincula en el plano económico al gran ayatolá chií y a la monarquía suní más importante del Golfo, a pesar de su aparente rivalidad.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
La Expo2020 en Dubái, un evento mundial de ‘tolerancia e inclusión’ en tiempos de Covid
25/09/2021 12:11
Emiratos apuesta a la exploración espacial para impulsar la investigación y el empleo (juvenil)
06/10/2021 11:11
Vicariato de Arabia inaugura la primera iglesia en la región de al-Dhafra
15/12/2021 11:13
Vicario de Arabia: en Expo2020 un nuevo modelo de sociedad fraterna y solidaria
16/11/2021 12:39


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”