24/02/2022, 13.14
IRAK - SIRIA
Enviar a un amigo

Erbil, la primera piedra de la futura catedral de la Iglesia Asiria de Oriente

La catedral asiria de los santos apóstoles Mar Thomas, Mar Addai y Mar Mari se levantará cerca de la ciudadela. L obra está paralizada desde hace 10 años y que devuelve la comunidad “a sus tierras” tras el exilio. Ayer también se recordó el 7º aniversario del ataque del Isis a los cristianos asirios de la llanura de Khabour, en el que murieron decenas de fieles y destruyeron los lugares de culto.

 

Bagdad (AsiaNews) - Una ceremonia sencilla pero concurrida para celebrar la colocación de la primera piedra de la futura catedral asiria de los santos apóstoles mar Thomas, mar Addai y mar Mari, discípulos de Oriente. El acto se celebró ayer en zona de obras de Erbil, capital del Kurdistán iraquí, donde se levantará el templo y el centro administrativo, cuya construcción estaba paralizada desde hace más de una década. Marca también el regreso definitivo a Irak de la sede patriarcal de la Iglesia Asiria de Oriente.

El acto fue presidido por el patriarca Mar Awa III junto con numerosas personalidades eclesiásticas locales (entre ellas los obispos caldeos y siríacos) y representantes de las instituciones y la sociedad civil. El terreno donde se construirá la futura catedral -y sede patriarcal- pertenece a la Iglesia Asiria de Oriente y está situado en el centro de Erbil, cerca de la ciudadela. La construcción comenzó hace unos diez años con el entonces patriarca Mar Dinkha IV; sin embargo, quedó abandonada durante mucho tiempo y recién hace poco se retomó el estudio del proyecto, etapa que culminó ayer con la colocación de la primera piedra y la luz verde para las obras. Fuentes cristianas locales celebran el acontecimiento, subrayando que constituyen un signo más del "regreso de la Iglesia a la Mesopotamia" y a sus "tierras de origen"  tras "varias décadas" de exilio.

La Iglesia Asiria de Oriente es cristiana de rito siríaco oriental; se considera la continuación legítima de la Iglesia de Oriente. Debido a la situación geopolítica de la región y las persecuciones contra los cristianos, empezando por el genocidio asirio-armenio durante la Primera Guerra Mundial, la sede se trasladó en 1933 de Oriente Medio a Chipre primero y después a Chicago, en Estados Unidos. Los primeros pasos para el retorno se dieron en 2006, con la construcción de la nueva sede patriarcal en Erbil y la elección del último patriarca, con plena autoridad sobre el lugar donde tuvo su origen la historia de la Iglesia asiria. La cabeza actual de la Iglesia Asiria de Oriente es Mar Awa Royel, quien sucedió en septiembre pasado a Mar Gewargis III Sliwa. La Iglesia Asiria tiene cerca de 350 mil fieles, la mayoría de los cuales vive en países de la diáspora.

Los cristianos de Irak y Siria también conmemoraron ayer (foto 3,4) el séptimo aniversario del sangriento ataque del Estado Islámico contra los pueblos asirios de la llanura de Khabour, en Siria. La noche del 22 al 23 de febrero de 2015 cientos de vehículos del ISIS atacaron 35 aldeas de la gobernación de Hassaké, en el noreste del país, secuestrando a 290 civiles, la mayoría de ellos mujeres y niños. Más de 44 de estos fueron ejecutados por los yihadistas y otras 10.000 personas huyeron de la región en busca de refugio. Todas las iglesias y lugares de culto cristianos fueron quemados o destruidos en una de las páginas más negras de las persecuciones anticristianas a manos del Isis.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Mar Awa Royel es el nuevo Patriarca de la Iglesia Asiria de Oriente
09/09/2021 10:33
Irak, arrestaron a líder del ISIS y ‘autor intelectual’ de la masacre de Karrada del 2016
19/10/2021 11:34
Patriarca de Bagdad: un gobierno de “emergencia nacional” para salvar a Irak
29/08/2015


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”