12/08/2016, 12.13
IRAK
Enviar a un amigo

Erbil festeja a tres nuevos sacerdotes, testigos de Cristo en medio de los refugiados

A dos años de distancia de la fuga de Qaraqosh y de la llanura de Nínive, tres jóvenes han recibido la ordenación sacerdotal. El rito celebrado en un campo prófugos delante de 1500 fieles. P. Momika: “Un día de luto transformado en fiesta”. Tarea del consagrado es dar Cristo a la gente” e infundir “fuerza, coraje y confianza”.

Erbil (AsiaNews)- A dos años de la fuga de miles de familias cristianas de Qaraqosh, centro de la llanura de Nínive en el norte de Irak, tres jóvenes originarios de la ciudad han recibido la ordenación sacerdotal, en un campo prófugos de Erbil, en Kurdistán iraquí.

Al menos 1.500 personas-no obstante los lugares no estaban preparados para más de 800-han llenado todo lugar de la iglesia, para compartir la jornada de fiesta de la comunidad siro-católica y de sus tres nuevos curas: el p. Roni Salim Momika, el p. Emad y el p. Petros.

“Hemos abandonado Qaraqosh hace dos años, justamente en este período”, cuenta el p. Momika en una entrevista a Catholic News Agency (CNS). Él no esconde los desafíos, las dificultades y las muchas tristezas sufridas por la comunidad cristiana en este período tan difícil de su propia historia.

 La ordenación de los tres neo-sacerdotes de la Iglesia siro-católica se realizó el 5 de agosto pasado en una iglesia construida al interior de un pre-fabricado, situado en el campo prófugos Aishty 2, en la periferia de Erbil. Este aloja a unas 5.500 personas escapadas en el verano de 2014 de la llanura de Nínive, después de la avanzada de las milicias del Estado islámico (EI).

El arzobispo Yohanno Petros Moshe presidió el rito, es el jefe de la Iglesia siro-ortodoxa de Mosul, Kirkuk y del Kurdistán iraquí.

Antes de la llegada de los yihadistas, Qaraqosh era el más importante centro cristiano del país; en su interior y en las pequeñas ciudades circunstantes de la llanura de Nínive vivía cerca de un cuarto de la entera población cristiana de Irak.

“Hasta ahora este día estaba ligado a recuerdos horribles, porque (en la noche entre el 5 y el 6 de agosto de 2014) nos convertimos a todos los efectos en refugiados y el EI hizo su ingreso en Qaraqosh”. Pero hoy, “nuestra ordenación” transformó una jornada de luto en fiesta” y “dado una nueva esperanza a todo nuestro pueblo”.

En los últimos dos años, el p. Momika trabajó junto a los jóvenes y mujeres del campo prófugos, donde espera poder continuar también en el futuro-como sacerdote- su propia misión. Él quiere “estar junto a los refugiados”, compartir las alegrías, los sufrimientos y las dificultades. Su rol, explica es el de “dar Cristo a la gente” e infundir “fuerza, confianza y coraje”.

En el pasado, el mismo p. Momika, junto a su hermana, fue víctima de un atentado. En el año 2010 una bomba explotada durante el paso de un autobús que transportaba al futuro sacerdote y a otros jóvenes cristianos, todos estudiantes universitarios, de la llanura de Nínive a la universidad de Mosul.

Desde la clausura forzada del seminario de Qaraqosh después del ataque yihadista, él se transfirió al seminario de Al-Sharfa en Líbano, donde pudo concluir sus estudios. Después volvió a Irak para la ordenación diaconal, el 19 de marzo pasado.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
Párroco de Mosul: una misa más allá de la violencia del ISIS, para construir el futuro
03/07/2021 10:32
Planicie de Nínive, no del patriarcado caldeo al enclave cristiano relanzada por obispos sirios
16/05/2017 16:23
Qaraqosh, la Primera Comunión de 121 niños, una ‘esperanza para el futuro’
05/05/2021 13:59


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”