28/02/2014, 00.00
FILIPINAS
Enviar a un amigo

Filipinas, el card. Quevedo. "La paz en Mindanao, primer compromiso de la Iglesia local"

El neo-purpurado asegura que continuará su obra para el diálogo entre cristianos y musulmanes y por el cese del fuego entre el ejécito y el Milf. "No en primera línea" precisa, pero "detrás de las bambalinas". Él desea el fin del clima de desconfianza, que ha originado "demasiados malentendidos, incomprensiones y desconfianzas". Y relanza el rol de las comunidades eclesiales de base en la vida de la Iglesia.

Manila (AsiaNews/Cbcp)- Continuará a trabajar para que finalice el conflicto en Mindanao, en el sur de Filipinas, pero desde una posición más escondida, manteniendo fe al sobrenombre que muchos le han puesto en el momento del nombramiento cardenalicio por parte del Papa Francisco: el "cardenal de la paz". Quien asegura el renovado compromiso por un diálogo continuo entre cristianos y musulmanes, junto al cese del fuego duradero entre el ejército filipino y las milicias rebeldes islamistas es el mismo arzobispo de Cotabato, el neo-cardenal Orlando Beltrán Quevedo. "Cuando hablan de "cardenal de la paz" no significa que estaré en primera fila- aclara el purpurado- sino un paso atrás. Detrás del escenario. Ambos frentes quieren confrontarse conmigo, pero mi nombre no debe aparecer... ciertamente, que quiero colaborar para la paz, pero no en primera línea".

El card. Quevedo por mucho tiempo fue uno de los principales artífices del diálogo silencioso por la paz en Mindanao; un nudo aún no resuelto, en el único País asiático de mayoría católica, pero marcado por una guerra separatista en el sur del archipiélago promovida por movimientos combativos independentistas islámicos. Dentro de la mitad de marzo debería llegar la ratificación del acuerdo de paz entre el gobierno filipino y los rebeldes del Moro Islamic Liberation Front (Milf).

El recorrido para una entrada en vigor efectivo es todavía largo, porque a la clausura de los negociados deberán seguir el pasaje parlamentario y la aprobación de la Corte suprema, que deberá excluir perfiles de inconstitucionalidad. Existen también grupos como el Bangsamoro Islamic Freedom Fighters (Biff), formado por ex Milf y el Moro National liberation Front (Mnlf) que amenazan hacer naufragar en la sangre el plan. Sin embargo, Manila manifiesta cauto optimismo para la clausura de las tratativas y el nacimiento de una entidad musulmana (Bangsamoro), a condición de un cese del fuego y del desarme de los rebeldes.

El purpurado explica que a la raíz del conflicto en Mindanao está la "recíproca desconfianza que ha dado origen a malentendidos". "Los miedos recíprocos de cristianos y musulmanes-continua el arzobispo de Cotabato- se nutrieron de estas incomprensiones y malentendidos". Por esto él entiende continuar su rol de mediador y actor del diálogo interreligioso en 3 diversos planos: con los estudiantes, en el diálogo de todos los días y en el teológico con el islam. Y cuenta a propósito cómo  estudiantes musulmanes y cristianos juegan, estudian y hasta rezan juntos. El segundo nivel es el "compartir las experiencias religiosas". El tercero, en el cual "estoy particularmente comprometido", recuerda el cardenal, es el que tiene que ver con el "plan de la discusión teológica" y que vierte sobre temas como la creación, el ambiente involucrando a los obispos, teólogos e imanes.

De ex presidente de la Comisión episcopal filipina para las Comunidades eclesiales de base (Bec), el purpurado desea que estas realidades particulares de la Iglesia puedan sr siempre más un modelo y una contribución para la construcción de la Iglesia y de la sociedad. "Mis esperanzas-concluye- van desde el bajo hacia el alto, se colocan en la Bec [...] y asegúrense que no haya corrupción en sus líderes".

Religioso de los Oblatos de María Inmaculada, mons. Quevedo, 75 años, fue de 1998 a 2003 presidente de la Conferencia episcopal filipina y es uno de los organizadores de la Conferencia de obispos de Asia. Su compromiso como obispo inicia en 1980 durante el régimen de Marcos, en Kidapawan (Mindanao) donde permanecerá hasta 1986. En 1986 lo nombran obispo de Nueva Segovia y en 1998 arzobispo de Cotabato, una de las diócesis más golpeada por la guerrilla entre el Moro Islamic Liberation Front y el ejército. Como obispo, el card. Quevedo fue el más involucrado y activo en el proceso de paz iniciado en noviembre de 2012, con la creación de la región autónoma de Bangsamoro. En julio de 2009 los terroristas de Abu Sayyaf, hicieron explotar una bomba en la catedral de Cotabato, justo durante una misa del prelado. En el atentado murieron 5 personas.

 

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Duterte: ‘Guerra religiosa en Mindanao’. Iglesia y analistas en desacuerdo
21/06/2017 16:49
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Esperanza de paz en Mindanao: 12.000 rebeldes islámicos deponen las armas
06/09/2019 15:50
Diálogo y respeto, para una paz ‘justa y duradera’ en Mindanao
14/06/2018 15:21
Iglesia filipina: Basta de violencia y silencios culpables, Manila interviene por nuestros hermanos en Irak
26/08/2014


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”