28/07/2016, 16.08
POLONIA – INDIA – JMJ
Enviar a un amigo

Jóvenes de Orissa en la JMJ: En el nombre de nuestros mártires, aprendemos la misericordia

de Vincenzo Faccioli Pintozzi

Una delegación de unos 50 chicos de la zona de Cuttack-Bhubaneswar se encuentra en Cracovia para unirse al resto de los jóvenes de todo el mundo. El perdón, la reconciliación y la Eucaristía "son nuestro estímulo para superar el dolor de los pogromos". John, de 21 años, ha experimentado los centros de formación profesional: "Venir y ver es una invitación hermosa. Y en el corazón siento un amor que no puedo expresar. Tal vez sea el Señor, que me llama, tal vez no. Pero no podía volver a casa sin hablar con un sacerdote".

Cracovia (AsiaNews) - Los mártires de Orissa "acompañan con el espíritu no sólo a nosotros, sino a todos los jóvenes peregrinos indios. Esto es debido a que su muerte ha cambiado nuestra fe, ahora no digo más profunda, pero tal vez más consciente. Gracias a ellos y a la JMJ aprendemos misericordia". John tiene 21 años, es de casta "guerrera" y proviene de la diócesis de Cuttack-Bhubaneswar. Acompañado por tres sacerdotes, un grupo de 50 jóvenes están en Cracovia para la XXXI JMJ: junto con ellos también hay una chica hindú que está considerando iniciar el catecumenado.

La presencia india en Polonia no es impresionante: los chicos de Orissa no conocen las cifras exactas, pero estiman en unos 500 compatriotas los presentes. Sin embargo, después de Italia, Francia y, por supuesto, Polonia, los indios en las calles de la capital cultural del país parecen los más numerosos: cantan, participan con otros jóvenes, traen sus banderas en cada evento.

Juan ha perdido en el pogromo de 2008, un amigo cercano, de quién lleva la fotografía en su cartera. "No es un mártir - le dice a AsiaNews - porque no tenían otra alternativa a la muerte violenta. Incluso en la vida era un héroe. Pero para mí su muerte, de alguna forma "normal" también es trágica, hace pensar en nuestra fe. Si Dios elige a los humildes para ser sus testigos, mi amigo era uno de ellos".

El 23 de agosto de 2008, el líder hindú Laxanananda Saraswati fue muerto en su ashram, en el distrito de Kandhamal, por un grupo maoísta. La guerrilla admite desde el principio su responsabilidad, pero los radicales hindúes de echarle siguen culpando a los cristianos, siempre criticados por el guru por su compromiso social con tribales y dalits (sin casta) y acusados ​​- junto con obispos, sacerdotes y hermanas – de proselitismo.

En Kandhamal extremistas hindúes desataron la persecución más violenta contra la minoría cristiana en la India nunca antes sucedida en India. Los pogromos forzados a escapar de 55 mil fieles y causando el allanamiento y la quema de 5.600 viviendas en 415 aldeas. De acuerdo con cifras del gobierno confirmaron las muertes de 38; dos mujeres violadas; muchas personas con mutilación y daño permanente. Sin embargo, para la Iglesia y los activistas sociales son otros los números: casi 300 iglesias destruidas, además de conventos, escuelas, albergues e institutos de asistencia. Al menos 91 víctimas: 38 murieron en el lugar, 41 por lesiones sufridas en la violencia, 12 en las acciones policiales.

El amigo de John, Rajesh, es una de las víctimas "no contadas". El gobierno dice  el muchacho, "lo considera una víctima "blanca" porque murió de un disparo no dirigido a él. Para mí eso está bien, no busco venganza. Querría quizá más justicia, pero esto es un mal que afecta a la India y el mundo entero". El viaje a Polonia "es una oportunidad para que yo lo recuerde. Durante una de las catequesis matutinas en lengua hindi hablé de su muerte, y muchas personas me han preguntado más".

John no sólo es un habitual de las reuniones de catequesis y citas con el Papa Francisco, que esta noche se reunirá con los jóvenes en el Parque de Blonie para el primer gran happening juvenil. El joven indio pasó dos días antes del comienzo de la JMJ en estrecho contacto con uno de los sacerdotes de los centros de formación profesional repartidos por la ciudad. Como todos los días, de hecho, incluso a Cracovia la enseñanza no sólo se dedica al tema elegido por el Papa - este año "Bienaventurados los misericordiosos" -, sino también del sacramento de la reconciliación y animar las vocaciones.

Esta experiencia "me ha satisfecho increíblemente. El tema elegido por mi acompañante era "venir y ver", que sé que es un tema muy común en los centros de formación profesional europeo. Y de hecho eso ha sido: me llevó a un seminario, hablamos con un contemplativo, pero sobre todo hemos estado escuchando en una forma muy inusual". En el corazón – concluye el joven - "Siento un amor que no puedo expresar. Tal vez sea el Señor, que me llama, tal vez no. Pero yo no podía volver a casa sin hablar con un sacerdote".

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Mons. Barwa: La herencia de los mártires de Orissa
29/08/2020 11:22
JMJ en Cracovia "un puente de amor y cercanía a los católicos chinos"
25/07/2016 13:42
Las visitas de la ONU a los campos de concentración de uigures, un ‘engaño’ de China
17/06/2019 14:34
La JMJ, un "camino privilegiado" para la vocación al sacerdocio
02/08/2016 13:25
Papa: Jóvenes, sean protagonistas de la historia, siguiendo a Jesús "el Señor del riesgo"
30/07/2016 22:43


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”