27/05/2015, 00.00
VIETNAM
Enviar a un amigo

Lo liberan y promete nuevas batallas el blogger vietnamita pro derechos humanos

Las autoridades de Hanói han liberado a Truong Duy Nhat, de 51 años, condenado en marzo de 2014 a 2 años de prisión. Él fue incriminado en base del art. 258 del Código penal, usado para atacar a los disidentes. Él promete que continuará con su batalla por los derechos civiles en Vietnam.

Hanói (AsiaNews)- La autoridades vietnamitas han liberado ayer a un blogger y activista de primer plano, condenado en precedencia a 2 años de cárcel por “abuso de las libertades democráticas”, finalizado a “atacar intereses del Estado”. Se trata del Truong Duy Nhat , de 51 años, incriminado en marzo de 2014 en base al art. 258 del Código penal, un reato que puede costar hasta 7 años de prisión. En los últimos años el gobierno comunista de Hanói aprovechó de esta norma-escrita en modo genérico y usada para atacar a los que critican al gobierno- para encarcelar a decenas de activistas, blogger, personalidades que se baten por los derechos humanos y la libertad religiosa en el país asiático.

Activo en el interior del apnorama de los medios nacionales hasta el 2011, él es famoso por haber dado vida a un popular blog que lleva por título: “Un punto de vista diverso” (Mot Cach Nhin Khac). Sus escritos ofrecen una visión diversa respecto a la prensa oficial, controlada por las autoridades y esto habría desencadenado “debates caracterizados por el odio”.

Según las acusaciones, en su blog Nhat, habría publicado artículos “falsos y difamatorios” contra los vértices de partido comunista.

Desde el momento que fue detenido, el sito fue obscurecido y las autoridades han bloqueado cualquier tipo de acceso. En abril de 2013 él había publicado un artículo en el cual pedía a la dirigencia vietnamita que se dimitiera en bloque, porque “había llegado el tiempo para el nombramiento de un nuevo Premier y de un nuevo secretario del Partido”. El cambio radical debería servir al país para salir del magma estancado de la crisis económica y política fruto de años de mal gobierno.

Entrevistado por la Radio Free Asia (Rfa) en las horas sucesivas a su liberación, Nhat declaró que a despecho de la hernia cervical que se le declaró en la cárcel, “nada puede vencerme”. Y agregó que “ahora estoy fuera de la prisión” y “espero que cuántos quieran destruir este país sean encarcelados en mi lugar”. “No tengo nada que temer”, continuó el activista, en mérito a posibles futuros arrestos por parte de las autoridades. Aunque si me dan la cadena perpetua o me ajustician-concluyó- les digo una cosa que ya saben: pueden atacarnos, molestarnos y golpearnos pero no pueden frenar “vuestra mente”.

De hace tiempo en Vietnam está en curso una campaña durísima del gobierno contra los disidentes, blogger, líderes religiosos (también budistas), activistas católicos o enteras comunidades como sucedió en la diócesis de Vinh, donde los medios y el gobierno han promovido una campaña difamatoria y ataques seleccionados contra el obispo y los fieles. La represión golpea también a los individuos, culpables de de reivindicar el derecho a la libertad religiosa y al respeto de los derechos civiles de los ciudadanos.

Según el movimiento activista internacional Human Rights Watch (Hrw) en este momento están encarcelados entre 150 y 200 blogger, activistas, con la sola acusación y culpa de haber querido ejercitar y defender los derechos humanos fundamentales.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Apenas liberado, el blogger vietnamita reinicia su sitio web de denuncia sobre los abusos del gobierno
25/08/2015
Lee Ming-cheh, el activista taiwanés arrestado en China, es llevado a juicio
07/09/2017 15:00
Después de 4 años de cárcel, liberados 2 cristianos arrestados por “actividades anti-gubernamentales
05/08/2015
El opositor católico Hồ Đức Hòa cuenta su experiencia en la cárcel
27/05/2022 16:33
Para complacer a Beijing, Hanói condena a tres activistas con falsas acusaciones
27/08/2014


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”