18/05/2021, 14.58
ASIA
Enviar a un amigo

Más allá de Covid: con la recuperación mundial, llega el peligro de la inflación

Las empresas están acumulando bienes para responder a la creciente demanda. La escasez de ciertos factores necesarios para la producción -como los microchips- está fomentando una suba de precios. Los costes de transporte también se incrementan. Sin embargo, la recuperación económica de China se está ralentizando, y las previsiones de producción y consumo interno muestran una tendencia a la baja.

Hong Kong (AsiaNews) – La inflación es el nuevo peligro para el mundo, tras la recuperación económica -favorecida en muchos países gracias a las campañas de vacunación contra el Covid-19. Lo cierto es que el exceso de demanda ha provocado escasez de algunos productos clave, cuellos de botella en el transporte internacional y el consiguiente aumento de los precios de producción. Una tendencia inflacionista, alimentada también por los estímulos económicos, que los gobiernos aprobaron para superar la recesión desatada por la pandemia.

Las empresas están acumulando stocks de materiales para responder a ulteriores órdenes de compra y pedidos. Esta tendencia ha puesto a prueba las cadenas de suministro mundiales, provocando una suba de precios en muchos sectores.

Los expertos prevén un crecimiento estable de los costes de producción en los próximos 12 meses. Como señaló la Organización de las Naciones Unidas en el mes de abril, el aumento también afecta los precios de los alimentos, que han subido por undécimo mes consecutivo. Las previsiones apuntan a un aumento progresivo, sobre todo por los temores ligados a las catástrofes meteorológicas y a la carrera por la compra de cereales en China.

Los precios se ven muy afectados por la escasez de algunos factores necesarios para la producción. El caso más llamativo es el de los microchips, utilizados para fabricar todos los productos de alta tecnología o hi-tech.

Tras la pandemia, y debido en gran parte al aumento de la demanda de instrumentos tecnológicos, la escasez de microchips ha puesto en dificultades al sector automotriz y al negocio de smartphones en el este y el sudeste asiático. Esto tiene repercusiones en las exportaciones de los países de la región que poseen una alta capacidad tecnológica.

La elevada demanda de productos manufacturados ha reactivado el mercado del transporte marítimo. El ritmo de crecimiento ha creado cuellos de botella en los puertos, con los consiguientes retrasos en las entregas: todos factores que hacen subir los costes de los productores, y que terminarán repercutiendo en los consumidores, a menos de que mejore la productividad.

También existe la preocupación generalizada de que China transmita su inflación a los países que son clientes suyos. Según la Oficina de Estadísticas de China, los precios de producción en abril alcanzaron su nivel más alto desde 2017. Sin embargo, los últimos datos indican que la recuperación del gigante asiático todavía es incierta.  El mes pasado, la producción industrial creció un 9,8% en términos interanuales, y refleja una fuerte caída respecto al +14,4% registrado en marzo. Aún más significativa es la ralentización del crecimiento de las ventas minoristas, un indicador del nivel de consumo: se detuvo en  17,7%, casi la mitad del dato de marzo (+34,2%).

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Forbes: China ocupa el segundo puesto en el ranking de multimillonarios y las mujeres asiáticas prevalecen entre las “autónomas”
21/03/2017 10:18
Encuentro Xi-Trump: la promesa de un mayor diálogo y una visita a China
08/04/2017 12:26
Las fábricas chinas que producen mascarillas, en crisis
07/07/2020
Efecto coronavirus: las exportaciones chinas cayeron un 3,3% en mayo
08/06/2020 10:20


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”