25/07/2016, 15.05
INDIA - JMJ
Enviar a un amigo

Monseñor D'Souza, la Iglesia y el mundo necesitan de los jóvenes

Se precisan el talento de los jóvenes, su energía, su creatividad y su liderazgo. Los "desafíos" de ser "anunciadores gozosos” del amor de Dios y el Evangelio, los defensores de la vida humana, la promoción de un desarrollo sostenible, futuros líderes de la vida eclesial y social y portadores de valores éticos, capaces de transformar el mundo.
 

Sosnowic (AsiaNews) - Ser “gozosos anunciadores” del amor de Dios y del Evangelio, defensores de la vida humana, promotores del desarrollo sostenible, futuros líderes de la vida eclesial y social y portadores de valores éticos, capaces de transformar el mundo. Son los "desafíos" a que se enfrentan los jóvenes de hoy, los cuales han sido indicados por Mons. Henry D'Souza, Obispo de Bellary y presidente del Consejo para los jóvenes del episcopado indio.

Mons. D'Souza habló de ello durante la misa celebrada en Sosnowic, en Polonia, donde dirige la delegación de su país con motivo de la JMJ. "En esta histórica JMJ - dijo entre otras cosas - dirigida por nuestro pastor supremo el Papa Francisco, la juventud católica del mundo estará reflexionando sobre el tema: "Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia" (Mt 5, 7). La Santa Biblia revela a Dios que es "compasivo y misericordioso, lento a la cólera, rico en piedad" (Salmo 103: 8). El Evangelio de Lucas revela la verdadera naturaleza de Dios como misericordia. La misericordia de Dios se manifiesta en las parábolas del buen samaritano (Lc 10: 30-37), el hijo pródigo (Lc 15, 11-24) del hombre rico y Lázaro (L16: 19-31). Estas parábolas muestran que la misericordia divina es incondicional, ilimitada y sin fin. También muestra las graves consecuencias para aquellos que no muestran misericordia a los demás. Lucas insiste inequívocamente en la necesidad de ser misericordioso "como vuestro Padre es misericordioso" (Lc 6,36).

Portador del saludo de "más de 600 millones de jóvenes indios", el obispo quería exponer los elementos y objetivos que los jóvenes cristianos se encuentran de cara para "experimentar profundamente el amor incondicional de Dios que nos ofrece en Jesucristo y amar a su Iglesia, que es su Cuerpo místico".

"Para ser anunciadores gozosos del amor de Dios y la Buena Nueva - anunciando la llegada del reino de Dios mediante la promoción de la igual dignidad de todos los seres, hombres y mujeres humanos de todos los credos, colores y razas. Para ser campeones de la vida humana en todas las etapas y en todas las formas, profundamente sensibles a los pobres y necesitados. Para promover el desarrollo sostenible y proteger el medio ambiente y la tierra que es nuestra casa común. Para ser los líderes del mañana en todos los ámbitos de la vida moderna - el guía espiritual como sacerdotes, monjas y hermanos - la vida política, profesional". "Para ser un líder con los valores éticos y morales profundas, capaces de resolver los problemas del mundo y para marcar el comienzo de ‘un cielo nuevo y una tierra nueva, donde mora la justicia’ (2 Pedro 3:13; Ap 21, 1)".

"La Iglesia y el mundo necesitan de los jóvenes. Se necesita del talento de los jóvenes, de su energía, su creatividad y su liderazgo. Los jóvenes de hoy no pueden permitirse el lujo de ser distraídos por la violencia, el materialismo, la pornografía, la adicción a las drogas y vida irregular. Tampoco pueden ser espectadores indiferentes y silenciosos. Tienen que estar concentrados y convertirse en triunfadores, en agentes reales de su propia transformación. Tienen necesidad para construir puentes entre las personas de todas las creencias, las culturas y nacionalidades. Comenzamos aquí, en Polonia, y llevamos la antorcha hasta los confines de la tierra. Confiando en la gracia, el amor y la misericordia de Dios, nos movemos hacia adelante para cumplir la misión que nos ha confiado nuestro Dios, para construir una mejor Iglesia y una sociedad mejor. Que la Virgen Santa María, Madre de la Misericordia, que trajo alegría y esperanza al mundo, nos guíe y nos ayude a ser lo que estamos llamados a ser. Dios bendiga a Polonia, Dios bendiga a los jóvenes".

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: Jóvenes, sean protagonistas de la historia, siguiendo a Jesús "el Señor del riesgo"
30/07/2016 22:43
JMJ en Cracovia "un puente de amor y cercanía a los católicos chinos"
25/07/2016 13:42
Jóvenes de Orissa en la JMJ: En el nombre de nuestros mártires, aprendemos la misericordia
28/07/2016 16:08
La JMJ, un "camino privilegiado" para la vocación al sacerdocio
02/08/2016 13:25
El silencio de Francisco en Auschwitz, “don de Juan Pablo II y Benedicto XVI”
29/07/2016 12:33


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”