12/06/2017, 14.17
BANGLADESH
Enviar a un amigo

Mymensingh, el gobierno invierte en estudiantes cristianos, líderes del mañana

de Sumon Corraya

La iniciativa parte del Ministerio de asuntos religiosos. El objetivo es impulsar las relaciones pacíficas entre las comunidades religiosas. Mons. Kubi dice a los jóvenes: “Ustedes son embajadores de Cristo”. El próximo encuentro será en Sylhet.  

Mymensingh (AsiaNews) – El Ministerio de asuntos religiosos de Bangladesh quiere incrementar la armonía en la sociedad. Con este fin, está patrocinando una serie de encuentros sobre “ética y moralidad”, dirigidos específicamente a los jóvenes cristianos. El último se celebró ayer en Mymensingh, a aproximadamente 120 km de Dacca, en las oficinas locales de Caritas. A los 57 participantes, todos estudiantes universitarios de distintas denominaciones cristianas, el obispo de Mymensingh, Mons. Ponen Paul Kubi les dijo: “Ustedes son embajadores de Cristo. Lleven con ustedes los valores cristianos, y pónganlos en práctica en la vida de todos los días”.

Uno de los presentes era Bipu Borsho Rema, secretario organizativo de Bangladesh Garo Chitro Sangaton, una asociación de estudiantes. Él cuenta: “Un sacerdote católico nos ha instruido acerca de los Diez Mandamientos. Como cristiano, yo debo ser, ante todo, honesto, para luego inducir a los demás a comportarse de manera correcta”. Charles Sourav Sharma, otro joven, habla a propósito del uso de internet: “Muchas veces, no lo usamos de manera justa y cometemos errores”. “Luego hablamos sobre la armonía –continúa- y aprendimos cuál es nuestro rol de cristianos en la creación de relaciones de fraternidad con las otras confesiones”. Noyomi Mankin, una muchacha, agrega: “Hemos entendido cuáles son los errores que cometemos, y de qué manera la falta de moralidad y ética incide negativamente en nuestra vida”.

El encuentro fue organizado por la Christian Religious Welfare Trust, rama troncal del dicasterio. Al inaugurar el evento, Matiur Rahman, a cargo del Ministerio de asuntos religiosos, afirmó: “El gobierno quiere que los jóvenes de todos los credos cultiven sus propios valores religiosos. Invertimos en los jóvenes cristianos, de tal manera que puedan llegar a ser hombres perfectos”.

Mons. Kubi invitó a los jóvenes a “mantener buenas relaciones con las personas de otros credos, de modo de construir una sociedad pacífica”. El objetivo de los seminarios –el primero de los cuales se desarrolló en la capital, y el próximo está previsto en Sylhet, la semana entrante- es justamente alentar las relaciones específicas entre las comunidades religiosas. Nirmol Rozario, secretario del Christian Religious Welfare Trust, en conversaciones con AsiaNews, afirma: “El gobierno realmente quiere que en los jóvenes se incremente [un sentido de] la ética y la moralidad. Ellos son los líderes del mañana, y por lo tanto debemos estar atentos a ellos”.  

Durante las reuniones, el Pbro. Ignatious Gomes habló acerca de la importancia de la ética y de la moralidad para “cambiar la sociedad”. Chayan Hubert Reberio luego entabló un debate centrado en el “Rol y las responsabilidades de los jóvenes a la hora de formar una sociedad armoniosa” Nirmol Rozario, en cambio, se detuvo en los errores de los jóvenes: “Algunos jóvenes cristianos- cuenta- son dependientes de las drogas y del alcohol. Para nosotros, es un gran desafío. Por eso, en el seminario los pusimos en guarda en lo que respecta al uso de las drogas y al consumo de vino”.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Dacca, el gobierno apoya la formación religiosa de los sacerdotes ‘para promover la armonía religiosa’
24/03/2018 12:49
Corte suprema de Moscú: Los Testigos de Jehová están fuera de la ley
21/04/2017 12:09
Beijing reprime las actividades religiosas de los extranjeros
15/05/2018 14:45
El Cristo clown de McDonald y la diócesis de Lanzhou
21/01/2019 17:00


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”