11/03/2021, 15.29
JAPÓN
Enviar a un amigo

Obispos japoneses: junto a las víctimas de Fukushima. No a las centrales nucleares

El mensaje de la Conferencia Episcopal Japonesa 10 años después del gran terremoto, seguido del desastre de Fukushima: “La gratitud a todos los que en el país y en todo el mundo, a través de la solidaridad, han construido un rayo de esperanza, pero todavía hay 40 mil personas desplazadas. La Iglesia Cattolica renueva su llamado a la abolición inmediata de las centrales nucleares en Japón: hemos advertido los límites del juicio y el conocimiento humanos".

 

Tokio (AsiaNews) - La Iglesia de Japón seguirá apoyando a las poblaciones afectadas hace 10 años por la "triple catástrofe". Y renueva su pedido al gobierno de una "abolición inmediata" de las centrales nucleares, declaró la Conferencia Episcopal Japonesa en un mensaje titulado "Un vínculo de solidaridad se convierte en un rayo de esperanza", que publicó hoy en el aniversario de la catástrofe del 11 de marzo de 2011. "Han pasado diez años - dicen los obispos - desde la catástrofe sin precedentes que sacudió el este de Japón, sobre todo a lo largo de la costa del Pacífico en Tohoku. Casi 20.000 personas murieron, se desconoce el destino de otras 2.500 y más de 40.000 personas todavía viven como desplazados. Seguimos rezando por el eterno descanso de los muertos y hacemos llegar nuestra profunda cercanía a todas las víctimas”.

"Ante un daño mucho mayor de lo que podríamos haber imaginado, muchas personas no solo de Japón sino de todo el mundo acudieron a prestarnos ayuda", recuerda el mensaje, afirmando que estos "lazos de solidaridad también permitieron enviar ayudas a otras partes del país que han sufrido catástrofes desde entonces”. Por eso los obispos expresan su profundo agradecimiento a los voluntarios que se han movilizado en los últimos años, a las organizaciones humanitarias, administraciones locales y servicios sociales que han colaborado con Caritas Japón y a todos los donantes que han enviado fondos. En un texto especial dirigido a las personas de todo el mundo que han apoyado la reconstrucción de las zonas afectadas, los obispos también piden "seguir orando por nuestros hermanos y hermanas que viven en la zona del desastre".

“Como presencia localmente arraigada ya antes de la catástrofe, la Iglesia Católica - sigue diciendo el mensaje - ha tratado de crear una esperanza de vida no solo con ayuda temporal sino también para el futuro, trabajando junto con la gente de Tohoku. Cuando la diócesis de Sendai, responsable de las áreas afectadas, tomó la iniciativa de ayudar en la reconstrucción con el lema "Una nueva creación", decidió avanzar hacia el futuro con esperanza, en vez de volver al pasado. Y las actividades de la Iglesia no terminarán con este aniversario crucial de los diez años ”.

El mensaje recuerda la invitación que hizo el Papa Francisco en noviembre de 2019, en el encuentro con la gente de la zona de Tohoku durante su visita a Japón: "No debemos dejar - dijo el Pontífice - que esta obra se agote con el paso del tiempo o desaparezca después de la conmoción inicial; por el contrario, debe continuar y hay que seguir apoyándola”. Guiados por estas palabras - afirman los obispos - la Iglesia Católica de Japón no se detiene en el apoyo material, sino que seguirá caminando en el vínculo de solidaridad con el pueblo de Tohoku como amigos, hermanos y hermanas, en una solidaridad que se extiende a todo el mundo para hacer crecer nuestro horizonte y nuestra esperanza”.

Con respecto al futuro de las centrales nucleares en Japón, los obispos recuerdan que ya en noviembre de 2011, ocho meses después del desastre, habían pedido "la abolición inmediata, como creyentes que se preocupan por la vida, don de Dios". “Lamentablemente - comentan - nos parece que con el paso del tiempo la situación va evolucionando en una dirección diferente. Diez años después del accidente, renovamos nuestro pedido de abolición inmediata de las centrales nucleares y una revisión de los estilos de vida”. "La Iglesia Católica - continúa el mensaje - cree que la vida es un don de Dios. El tema de la visita del Papa Francisco a Japón fue precisamente 'Proteger toda la vida". Respondiendo al llamado del Papa, queremos promover una sociedad en la que se proteja toda la vida sin excepción, se preserve su dignidad y no se olvide a nadie”.

Por último, los obispos de Japón invitan a atesorar la experiencia vivida hace 10 años con respecto a la crisis que ha provocado la pandemia en todo el mundo: “Cuando nos vimos afectados por aquel desastre sin precedentes, sentimos los límites del juicio y el conocimiento humano. Frente a la fuerza de la naturaleza, comprendimos lo débiles que somos. En ese momento, la importancia de ayudarnos unos a otros, la importancia de la solidaridad para proteger la vida y la importancia de un corazón amoroso quedaron grabadas en nuestros corazones. Ahora, 10 años después, ciertamente el mundo también necesita reflexionar sobre estas cosas”.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Obispos japoneses y coreanos: no descargar en el mar las aguas de Fukushima
11/02/2021 15:51
Tokio, el virus da miedo: en un tono menor las conmemoraciones del 'triple desastre’
11/03/2020 17:05
Japón se detiene para recordar el tsunami que devastó el país
11/03/2016 14:25
India, 50.000 musulmanas desafían el “divorcio express” islámico
03/06/2016 14:59
Seúl, Taipéi y Beijing se oponen al plan de verter las aguas de Fukushima al mar
14/04/2021 12:34