08/12/2021, 15.08
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: Que la Inmaculada derrita el corazón de piedra de los que levantan muros para mantener lejos el dolor ajeno

“Dejémonos provocar por el rostro de los niños, hijos de migrantes desesperados. Dejémonos conmover por su sufrimiento para sacudir nuestra indiferencia; ¡Miremos sus rostros, para despertar del sueño de la costumbre! ". La santidad es "vivir cada día lo que nos sucede con humildad y alegría, libres de nosotros mismos, con la mirada puesta en Dios y en el prójimo que encontramos".

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) - En el día que la Iglesia celebra la Inmaculada Concepción de María, el Papa Francisco pidió a la Virgen, antes de rezar el Angelus, que nos ayude a darnos cuenta de lo que es realmente la santidad: "vivir cada día lo que nos sucede con humildad y alegría, libres de nosotros mismos, con la mirada puesta en Dios y en el prójimo que encontramos". Al concluir la oración, se refirió al viaje que acaba de realizar a Chipre y Grecia y volvió a exhortar a mirar los ojos de los niños migrantes "para despertarnos del sueño de la costumbre".

En el día de la Inmaculada, poco antes de las 6.15 de la mañana el Papa se dirigió a la Plaza de España (en la foto), donde se encuentra la columna dedicada a la Virgen. Al igual que el año pasado, acudió solo, cuando todavía no había salido el sol, para evitar las aglomeraciones. Colocó una canasta de rosas blancas a los pies de la columna y rezó para pedirle a la Inmaculada, dice una nota del Vaticano, “el milagro de la curación para los enfermos; de la recuperación para los pueblos que sufren gravemente por las guerras y la crisis climática; y de la conversión, para que derrita el corazón de piedra de los que construyen muros para mantener lejos el dolor ajeno”. A las 6.20 el Papa siguió hasta Santa María la Mayor, donde volvió a recogerse en oración delante del icono de Maria Salus Populi Romani. Poco después de las siete regresó al Vaticano.

Ante las 10.000 personas que se reunieron en la plaza de San Pedro a pesar de la lluvia, para acompañarlo en la oración del Angelus, Francisco habló sobre "la perfección" de María, que está "llena de gracia" y, por tanto, "vacía de mal". “Al escuchar este saludo - dice el texto - María quedó "muy turbada "(Lc 1, 29). Ella no solo estaba sorprendida, sino turbada. Recibir grandes saludos, honores y cumplidos a veces corre el riesgo de despertar orgullo y presunción". “María, en cambio, no se siente halagada, sino que se turba; en vez de sentir placer, siente asombro. El saludo del ángel le parece demasiado grande para ella. ¿Por qué? Porque ella se siente pequeña por dentro. Y esa pequeñez, esa humildad, atrae la mirada de Dios. Dentro de los muros de la casa de Nazaret vemos así un rasgo maravilloso del corazón de María: cuando recibe el más alto de los cumplidos, se turba, porque siente que le atribuyen cosas que ella no se atribuía a sí misma. En efecto, María no se atribuye prerrogativas, no reivindica nada, no reconoce ningún mérito a sí misma. No se autocomplace, no se exalta. Porque, en su humildad, sabe que todo lo recibe de Dios. Por eso es libre de sí misma, completamente orientada a Dios y a los demás. María Inmaculada no tiene ojos para sí misma. Ésta es la verdadera humildad: no tener ojos para uno mismo, sino para Dios y para los demás”.

Con el anuncio del ángel, "entre las pobres paredes de una pequeña casa, Dios cambió la historia". Hoy también quiere hacer grandes cosas con nosotros en la vida cotidiana: en la familia, en el trabajo, en los ambientes de todos los días. Allí, más que en los grandes acontecimientos de la historia, la gracia de Dios ama obrar. Pero me pregunto - continuó Francisco - ¿estamos convencidos de eso? ¿O pensamos que la santidad es una utopía, algo para gente especial, una ilusión piadosa incompatible con la vida ordinaria? Pidámosle hoy a la Virgen una gracia: que nos libere de la idea engañosa de que una cosa es el Evangelio y otra la vida; que nos encienda de entusiasmo por el ideal de la santidad, que no es una cuestión de estampitas y estatuitas, sino de vivir cada día lo que nos sucede con humildad y alegría, libres de nosotros mismos, con la mirada puesta en Dios y en el prójimo que tenemos al lado. No nos desanimemos: ¡el Señor nos ha dado a todos una buena tela para tejer la santidad en la vida cotidiana! Y cuando nos asalte la duda de no ser capaces, la tristeza por ser inadecuados, dejémonos mirar por los 'ojos misericordiosos' de la Virgen, ¡porque nadie que haya pedido su ayuda ha sido jamás abandonado! ".

Después de rezar el Ángelus, habló sobre su viaje a Chipre y Grecia y dijo entre otras cosas: "Mi querido hermano ortodoxo Crisóstomo me conmovió cuando me habló de la Madre Iglesia. Como cristianos seguimos caminos diferentes, pero somos hijos de la Iglesia de Jesús, que es Madre y nos acompaña, nos protege, nos hace caminar, todos hermanos. Mi deseo para Chipre es que sea siempre un laboratorio de fraternidad, donde el encuentro prevalezca sobre el enfrentamiento, donde se acoja al hermano, sobre todo cuando es pobre, descartado o migrante”.

“Repito que frente a las historias, frente a los rostros de los que emigran, no podemos callar, no podemos mirar hacia otra parte. En Chipre, como en Lesbos, pude ver en los ojos este sufrimiento: por favor, miremos a los ojos a las personas descartadas que encontramos, dejémonos provocar por los rostros de los niños, hijos de los migrantes desesperados. Dejémonos conmover por su sufrimiento para reaccionar a nuestra indiferencia; ¡Miremos sus rostros, para despertar del sueño de la costumbre!".

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Pizzaballa: de los migrantes al ecumenismo, el Papa abraza a la humanidad
07/12/2021 10:46
El Papa en Chipre: no resignarnos a las divisiones entre los cristianos, fruto del pasado
03/12/2021 14:39
El Papa en Chipre: los migrantes vienen a pedir ayuda y se topan con un odio llamado alambre de púas
03/12/2021 18:36
El Papa en Chipre: que Europa se reconcilie y acoja a los migrantes
02/12/2021 20:44
Caritas Chipre: Construir una cultura de paz y reconciliación entre Europa y Medio Oriente
14/05/2015


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”