15/12/2013, 00.00
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa : La Iglesia no es un refugio para la gente triste, ¡es la casa de la alegría!

Francisco, antes del Ángelus del tercer domingo de Adviento, recuerda a los fieles que "la alegría cristiana, como la esperanza, tiene su fundamento en la fidelidad de Dios, en la certeza que Él siempre cumple sus promesas". Inmediatamente después de la oración mariana, el Papa bendice el "Niño Jesús", las estatuas del niño Jesús que luego se pueden poner en el pesebre, "Cuando ores en frente de la escena de la natividad, acuérdate de mí como yo me acuerdo de ti".

 

 

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) - La Iglesia "no es un refugio para personas tristes. ¡La Iglesia es la casa de la alegría! Mas la del Evangelio no es una alegría cualquiera. Encuentra su razón en el saberse acogidos y amados por Dios". Lo ha dicho al Papa Francisco antes del Ángelus, hoy tercer domingo de Adviento o "de la alegría" acogido por la presencia de niños romanos que llegaron a la Plaza de San Pedro  para hacer bendecir el "Niño Jesús", las estatuas del niño Jesús que serán colocados en las pesebres. A ellos, el Papa les dijo:  "Cuando oren delante de vuestro pesebre, acordáis de mí como yoi me acuerdo de vosotros. Gracias y Feliz Navidad".

Bajo la lluvia que comienza a caer - el Papa consoló a los presentes diciendo: "Lo siento, estáis bajo el agua, pero yo estoy con vosotros, ¡sois valientes!"- Francis dice: "Hoy es el tercer domingo de Adviento, llamado también "Domingo Gaudete ", el domingo de la alegría Varias veces en la liturgia resuena el llamado a alegrarse, regocijarse, porque el Señor está cerca. La Navidad está cerca. El mensaje cristiano es llamado "evangelio" que es "una buena noticia", un anuncio de alegría para todo el pueblo; la Iglesia no es un refugio para personas tristes, ¡la Iglesia es la casa de la alegría!, y los que están tristes, encuentran en ella alegría, encuentran la verdadera alegría".

Pero la del Evangelio, reanuda el Papa, "no es una alegría cualquiera. Encuentra su razón en el saberse acogidos y amados por Dios. Como nos recuerda hoy el profeta Isaías (cf. 35,1-6a.8a.10), Dios es el que viene a salvarnos, y se presta especialmente al rescate de los temerosos de. Su venida en medio de nosotros fortalece, da fuerza, da coraje, se alegra y florecer el desierto y la estepa, como nuestra vida cuando se vuelve seca, sin "el agua de la Palabra de Dios y su Espíritu de amor. Porque cuanto sean grandes nuestras limitaciones y nuestras pérdidas, no se nos permite ser débiles y vacilantes en medio de las dificultades y de nuestras propias debilidades. En su lugar, se nos invita a fortalecer las manos, tener firmes las rodillas, para tener coraje y no temer, porque nuestro Dios siempre muestra la grandeza de su misericordia".

El pontífice habla entonces del brazo para enfatizar este concepto: "Él nos da la fuerza para seguir adelante, Él siempre está con nosotros, para ayudarnos a seguir adelante: un Dios que nos quiere tanto, que nos ama. Y por esto está con nosotros, para ayudarnos y robustecernos y seguir adelante. ¡Coraje, siempre adelante! Gracias a su ayuda, podemos siempre volver a empezar. Alguien me puede decir: padre, he hecho tanto, soy un gran pecador, no puedo empezar de nuevo. Error, tú puede porque Él está cerca de ti, te da fuerza para empezar de nuevo. Somos capaces de abrir los ojos, superar la tristeza y las lágrimas y cantar una nueva canción".

Y esta verdadera alegría "está también evidente, aun en el sufrimiento, porque no es superficial, sino que desciende a las profundidades de la persona que se encomienda a Dios y confía en Él. La alegría cristiana, como la esperanza, tiene su fundamento en la fidelidad de Dios, sabiendo que Él siempre cumple sus promesas. El profeta Isaías  exhorta a aquellos que han perdido su camino y se encuentran en la desesperación a confiar en la fidelidad del Señor, porque su salvación no tardará para entrar en sus vidas. Cuantos han encontrado a Jesús en el camino, experimentan en el corazón una serenidad y una alegría que nada ni nadie puede privarlos. ¡Nuestra alegría es Jesucristo, su amor fiel e inagotable! Por lo tanto, cuando un cristiano se vuelve triste, quiere decir que le ha dado la espalda a Jesús. Pero ¡entonces no lo debemos dejar solo!, debemos orar por él, y hacerle sentir la calidez de la comunidad".

La Virgen María, concluye el Papa: "Nos ayuda a apresurar nuestros pasos hacia Belén para conocer al Niño que ha nacido para nosotros, para la salvación y la felicidad de toda la humanidad, El ángel le dijo: "Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo" (Lc 1,28 ). Obtenemos el vivir la alegría del Evangelio en el hogar, en el trabajo, en la parroquia y en cualquier entorno. Una alegría profunda, de asombro y ternura. Aquella que prueba una madre cuando mira a su bebé recién nacido, y siente que es un don de Dios, un milagro que sólo se puede agradecer".

 

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
​Obispo de Bangalore: En Navidad compartamos la alegría de Dios con aquellos que nos hacen el mal
23/12/2015
Papa: Juan Bautista indica conversión: cambiar de dirección y de manera de pensar
06/12/2020 13:12
Papa: nada ni nadie, ni siquiera un gran dolor, puede quitarnos la esperanza cristiana, que se convierte en alegría
06/05/2016 12:53
Papa: Epifanía, la salvación de Cristo no conoce fronteras
06/01/2021 13:29
El asombro ante el pesebre, la gran obra de evangelización
14/12/2019 13:13


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”