19/08/2014, 00.00
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa. Irak, "es lícito" frenar "al agresor injusto", pero es una decisión que la debe tomar la Onu

Durante el vuelo que llevó al Papa a Roma, Francisco habló de su "respeto" por el pueblo chino, reafirmando el valor de la carta de Benedicto XVI. "Si yo no me siento de ir adelante", presentaría mi dimisión. La preparación de la encíclica sobre la salvaguardia de lo creado. Los próximos viajes y los "motivos importantes" de su visita a Albania.

Roma (AsiaNews)- Cuando ahora, como en Irak, existe una "agresión injusta", "es lícito" frenar la agresión o al agresor, "no digo bombardear, hacer la guerra, pero sí frenarlo" y es una decisión que ha de ser tomada por la Onu, también en el modo de obrar. Y el Papa Francisco dice que: "si fuese necesario", "está dispuesto" a ir a Kurdistán. Lo dijo el mismo Papa, respondiendo a las preguntas de los periodistas durante el vuelo que en el atardecer de hoy lo llevó de Seúl a Roma.

Una larga conversación en el curso de la cual, el Papa afirmó su "deseo" de ir a China y reafirmó su "respeto" por el pueblo chino. "La Iglesia- precisó después- pide solamente la libertad de su ministerio, para su trabajo. Ninguna otra condición. Pero no hay que olvidar la carta fundamental sobre el problema chino, la que fue enviada a los chinos por el Papa Benedicto XVI. Tal carta ahora es actual".

Hablando después de su relación con Benedicto XVI, al Papa Francisco sostuvo que: un "Papa emérito es ya una institución, porque nuestra vida se alarga y a una cierta edad no se tiene la capacidad de gobernar bien, porque el cuerpo se cansa... La salud quizás es buena, pero no existe más la capacidad de llevar adelante los problemas de un gobierno como el de la Iglesia...el papa Benedicto hizo esta elección. Puede ser que algún teólogo, me diga que esto no es justo, pero yo la pienso así. Los siglos lo dirán, si es así o no. ¿Y si yo, no me sintiese de ir adelante? Haría lo mismo". Respondiendo luego a una pregunta sobre el "ritmo masacrante" de sus compromisos, dijo que hay que ser "más prudentes", y luego, hablando de su popularidad, "lo que yo sé, es que durará como yo, dos o tres años y después... ¡a la casa del Padre!".

Numerosas preguntas sobre los viajes ya decididos o posibles. A propósito, el Papa Francisco hizo notar sobre la importancia de su visita a Albania, en programa para el 21 de septiembre. "Yo- explicó- voy a Albania por dos motivos importantes. En primer lugar, porque allí lograron hacer un gobierno- pensemos en los Balcanes- un gobierno de unidad nacional, entre islámicos, ortodoxos, católicos, con un concejo interreligioso que ayuda tanto y es equilibrado. Y esto está bien, es armónico. Yo sentí como que mi presencia, es como si fuese de ayuda a ese pueblo noble. El otro motivo es éste: pensemos en la historia de Albania, el único de los países comunistas que en su Constitución estaba el ateísmo. ¡Si ibas a misa eras anti-constitucional! Y luego, me decía uno de los ministros que fueron destruidas - quiero ser preciso en las cifras- 1.820 iglesias, ortodoxas y católicas. Y, luego en el tiempo, otras iglesias fueron transformadas en cines, teatros, salas de baile. Yo sentí que debía ir, y se puede ir en un día. Luego el año próximo quisiera ir a Filadelfia, al encuentro de las familias y también fui invitado por el Presidente de los EEUU al Parlamento americano, y también por el secretario de las Naciones Unidas a Nueva York- quizás las tres ciudades juntas, Filadelfia, Washington y Nueva York- . Los mejicanos quieren que en aquella ocasión vaya también a ver a la Virgen de Guadalupe (Ciudad de México) y se puede aprovechar, pero no es seguro. Y al final,... España. Los reales me han invitado, el episcopado me ha invitado, pero hay una lluvia de invitaciones para ir a España... Quizás sea posible... se puede ir desde la mañana a la tarde, sería posible, pero no está decidido".

La cuestión iraquí fue profundizada por el Papa, respondiendo a una pregunta sobre la "agresión del Isis a las minorías cristianas en Irak y a las bombas americanas". "en estos casos- la respuesta- donde hay una agresión injusta, sólo puedo decir que es lícito "frenar" al agresor injusto. Subrayo el verbo "frenar", no digo bombardear, hacer la guerra, sino frenarlo. Los medios con los que se los puede frenar, deberán ser evaluados. Frenar la agresión es justo y lícito. Pero tenemos que tener memoria, cuántas veces con esta excusa de frenar al agresor injusto, las potencias se adueñaron de pueblos y han hecho una verdadera guerra de conquista. Una sola nación no puede juzgar el cómo se frena a un agresor injusto. Después de la Segunda Guerra mundial fue idea de las Naciones Unidas, allá se debe discutir y decir: ¿hay un agresor injusto? Parece que sí, ¿entonces cómo lo paramos? Sólo esto, nada más. En un segundo lugar, las minorías. Gracias por haber usado esta palabra. Porque a mí me hablan los cristianos, aquellos que sufren, los mártires. Pero aquí hay mujeres y hombres, minorías religiosas, no son todos cristianos, y todos son iguales delante de Dios. Frenar la agresión injusta, al agresor injusto es un derecho que la humanidad tiene, que es un derecho también que el agresor sea frenado para que no haga mal".

El Papa también habló de su próxima encíclica dedicada a la salvaguardia de lo creado, diciendo que le pidió al cardenal Tukson, "que junte todas las contribuciones llegadas. Antes del viaje, el cardenal me dio un primer borrador". "Se trata de un problema no fácil, porque sobre la custodia de lo Creado, también sobre la ecología- hay una ecología humana- se puede hablar con una cierta seguridad sólo hasta un cierto punto. Luego vienen las hipótesis científicas, algunas bastante seguras, otras no. Y una encíclica que debe ser magistral, debe ir adelante sólo sobre las seguridades, sobre las cosas que son seguras. Si el Papa dice que el centro del universo es la tierra y no el sol, se equivoca porque dice algo que científicamente no va. Así sucede ahora, debemos hacer el estudio parágrafo por parágrafo. Creo que más chiquita, porque debe ir a lo esencial, y lo que se puede afirmar con seguridad. Se puede poner notas al pie de página que sobre esto hay una hipótesis o esta otra. Pero darlo como una información, no en el cuerpo de una encíclica que es doctrinal y debe ser segura".

Una última reflexión, finalizando sobre Corea, recordando el encuentro de esta mañana, en el recuerdo de la presencia de las "mujeres confortación" en la misa. "El pueblo coreano es un pueblo que no perdió la dignidad. Fue un pueblo invadido, humillado. Sufrió guerras y está dividido. Con tanto sufrimiento. Ayer cuando fui al encuentro con los jóvenes, visité el museo de los mártires. Es terrible el sufrimiento de esta gente. Martirizados simplemente por no haber querido pisar la cruz. Es un sufrimiento histórico. Tiene capacidad de sufrir, este pueblo, es parte de su dignidad. También hoy estaban estas mujeres ancianas adelante, en la misa. Pensar que con la invasión, fueron raptadas, en los cuarteles, para ser explotadas. Ellas no han perdido su dignidad. Hoy estaban allí, mostrando sus caras, mujeres ancianas, las últimas que quedaron. Es un pueblo fuerte en su dignidad. Pero volviendo a estas cosas de mártires, a los sufrimientos, y a estas mujeres: ¡Estos son los frutos de la guerra! Y hoy, ¿¡no estamos en un mundo de guerra por todos lados!? Alguien me dijo: Ud sabe padre, que estamos en la tercera guerra mundial, pero hecha a pedazos. A capítulos. Es un mundo en guerra donde se hacen estas crueldades. Quisiera detenerme sobre dos palabras. La primera es crueldad. ¡Ahora los niños no cuentan! Una vez se hablaba de guerras convencionales, ahora esto no cuenta. No digo que las guerras convencionales sean una cosa buena, no. Pero hoy cuando tiran una bomba matan al inocente junto al culpable, al niño con la mujer, a la mamá. ¡Mata a todos! Pero ¿podemos detenernos en pensar un poco en el nivel de crueldad al cual hemos llegado? Y es ésto lo que nos debe asustar. No es para que no dé miedo. El nivel de crueldad que la humanidad ha llegado en este momento, es para asustarse un poco. La otra palabra es la tortura. Hoy la tortura es uno de los medios, diría casi ordinarios en los comportamientos de los servicios e inteligencia y en algunos procesos judiciales... Y la tortura es un pecado contra la humanidad, un delito contra la humanidad. A los católicos le digo: torturar a una persona es pecado mortal, es un pecado grave. Pero es aún más: es un pecado contra la humanidad. Crueldad y tortura. Me gustaría mucho que ustedes en vuestros medios hiciesen una reflexión sobre cuál es el nivel de crueldad de la humanidad y qué piensan sobre la tortura. Creo que harían bien en reflexionar sobre esto".

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa a las víctimas del terremoto: “Apenas sea posible también yo espero ir a visitarlos”
28/08/2016 13:40
La encíclica de Francisco “alentará a Corea a repensar en su propio desarrollo”
19/06/2015
Caritas Filipinas relanza el compromiso ambiental según la Laudato Sì
23/05/2020 10:59
Ong de Mumbai: curar a la Madre Tierra para curarse de las tóxico-dependencias
29/08/2017 14:15
Encíclica: "Un uso irresponsable y abusivo de los bienes que Dios ha puesto en la tierra" (1)
18/06/2015