13/11/2013, 00.00
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: "Gran dolor" por los niños muertos en Siria

Francisco renueva la invitación para ayudar a Filipinas. En el discurso por la audiencia general habla del bautismo. "La confesión no es sentarse en una sala de torturas, es una fiesta para festejar el día del bautismo"

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) - Los dramas de Siria y Filipinas han sido recordados hoy por el papa Francisco que al término de la audiencia general ha expresado "gran dolor" por los niños muertos en Siria y volvió a pedir ayuda para las víctimas del tifón."He sentido con gran dolor- ha dicho- que hace dos en Damasco ataques con morteros han matado algunos niños que volvía de la escuela y también el conductos del autobús, y que otros niños están heridos. Por favor que está tragedia acabe de una vez, rezamos fervientemente". Y agrego: "Estamos rezando y uniendo fuerzas para ayudar a los hermanos y hermanas de Filipinas golpeada por el tifón, Están son las batallas por la vida pero también por la muerte"

Antes, en el discurso escuchado por las 60 mil  personas presente en la plaza de san Pedro, el Papa ha ilustrado la plegaria del Credo subrayando el artículo que dice "Creo en un sólo -bautismo  para el perdón de los pecados". "Se trata -ha dicho- de la única referencia explícita a un sacramento dentro del Credo". "En efecto el Bautismo es la puerta a la fe y la vida cristiana. Jesús Resucitado  les dio a los Apóstoles este consigna: ´Id por todo el mundo y proclamad el Evangelio a todas las creaturas. Quien crea y sea bautizado será salvo´. La misión de la Iglesia es evangelizar y perdonar los pecados a través del sacramento del bautismo"

Francisco ha dado particular relieve a la relación existente entre bautismo y confesión. "Al Bautismo -ha dicho- está ligada nuestra fe y el perdón de los pecados. El sacramento de la penitencia es, en efecto, como un segundo bautismo, que remite siempre al primero para consolidarlo y renovarlo. En este sentido el día de nuestro bautismo es el punto de partida de un camino, de un camino bellísimo, de un camino hacia Dios, que dura toda la vida, un camino de conversión y que está continuamente sostenido por el Sacramento de la Penitencia". "Y pensemos también en esto: cuando nosotros vamos a confesarnos de nuestra desobediencia, de nuestros pecados, vamos a pedir a Jesús el perdón, pero vamos a renovar el Bautismo con este perdón, y esto es bello. Es como festejar en cada confesión el día del bautismo. Y así la confesión no es sentarse en una sala de torturas, es una fiesta para festejar el día del bautismo".

A propósito del cual ha vuelto a pedir a los presente festejar el día del bautismo, "segundo cumpleaños". "Todos vosotros -ha dicho- conocen el día en el cual nacieron. Cierto, ¿no? Festejamos el cumpleaños, todos. Todos nos festejamos el cumpleaños. Pero hago una pregunta que ya había hecho otro día: ¿recordáis la fecha de vuestro Bautismo? Alcen la mano. ¿Quiénes de vosotros? Son pocos ¿eh? No muchos. Y no pregunto a los obispos para no causar vergüenza, ¿eh? Son pocos, ¿eh? Pero hagamos una cosa, hoy cuando volvamos a casa, preguntemos: ¿cuál fue el día en que fui bautizado? Recuérdenlo. Y este es el segundo cumpleaños: el día en el cual se nace para la Iglesia. ¿Haréis esto? Es una tarea, eh, de hacer en casa: recordar el día en el cual yo he nacido y regresado al Señor porque se ha abierto la puerta a Su Iglesia aquel día en el cual yo he recibido el Bautismo.

El Papa Francisco finalmente ha definido el bautismo "una inmersión espiritual en la muerte de Cristo, de la cual se resurge con Él como una nueva creatura. Se trata de un lavado de regeneración y de iluminación. Regeneración porque actúa de aquel nacimiento del agua y del Espíritu sin el cual nadie puede entrar en el reino del cielo. Iluminación porque, a través del bautismo, la persona humana viene colmada de la gracia de Cristo, ´luz que en verdad ilumina a cada hombre´ y aleja de la oscuridad del pecado. Y por esto en la ceremonia del bautismo los padres tienen una vela, para significar está iluminación. El bautismo ilumina por dentro con la luz de Jesús. Por fuerza de esta propiedad el bautizado está llamado a convertirse en sí mismo en luz, la luz de la fe, que ha recibido, luz para los hermanos, especialmente para aquellos que permanecen en la oscuridad y no entrevé destellos de luz en el horizonte de su vida".

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: El hombre nos es dueño del tiempo, que pertenece a Dios
26/11/2013
Dakha, festival de los niños de la calle. Magia, juegos y algún medicamento
29/10/2013
Papa: Si hay egoísmo y falta el amor, la Iglesia no crece
06/11/2013
Papa: La eutanasia y el aborto, son ataques a la vida humana, como la guerra y el terrorismo
30/05/2015
Mons. Barwa: La herencia de los mártires de Orissa
29/08/2020 11:22


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”