09/10/2016, 11.46
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: Pidamos a la Virgen que nos ayude a comprender que todo es don de Dios, y a saber dar gracias

En la celebración del Jubileo mariano, el Papa Francisco señala a María como modelo del “saber agradecer” y de “humildad”.  “¡Con frecuencia damos todo por descontado! Y lo mismo hacemos también con Dios”, “olvidando al Donador”. María, “una simple joven de Nazaret, que no vivía en los palacios del poder y de la riqueza, que no había hecho obras extraordinarias”. Dios “pide cosas insignificantes”.  Los extranjeros, “e incluso las personas de otras religiones, nos dan ejemplo de valores que nosotros a veces olvidamos o descuidamos”.

 Ciudad del Vaticano (AsiaNews) –  Se precisa que “pidamos a la Virgen que nos ayude a comprender que todo es don de Dios, y a saber agradecer”. El “saber agradecer” es el centro de la homilía que el Papa Francisco pronunció esta mañana ante decenas de miles de fieles en Plaza San Pedro, reunidos para el Jubileo mariano. Sobre el altar estaba colocado el ícono de María, salvación del pueblo romano, del cual el Papa es muy devoto (v.foto).  El ícono se encuentra en la basílica de Santa María la Mayor, adonde el pontífice se dirige antes y después de cada viaje apostólico.

El punto de partida de “saber agradecer” es tomado del evangelio de hoy (Lucas 17,11-19), en el cual Jesús sana a 10 leprosos, pero solamente uno de ellos, un samaritano, vuelve sobre sus pasos para darle gracias a Él. Todos los demás tomaron su camino “y se fueron… olvidándose del Donador”.

“Nos podemos preguntar: ¿Somos capaces de decir gracias? ¿Cuántas veces nos decimos gracias en familia, en la comunidad, en la Iglesia? ¿Cuántas veces damos gracias a quien nos ayuda, a quien está cerca de nosotros, a quien nos acompaña en la vida? ¡Con frecuencia damos todo por descontado! Y lo mismo hacemos, también, con Dios. Es fácil ir al Señor para pedirle algo, pero regresar a darle las gracias…”.

“En esta jornada jubilar – agregó -  se nos propone un modelo, más aún, el modelo que debemos contemplar: María, nuestra Madre. Ella, después de haber recibido el anuncio del Ángel, dejó que brotara de su corazón un himno de alabanza y acción de gracias a Dios: «Proclama mi alma la grandeza del Señor…»”.

Otro importante para dar gracias es que también “se necesita de la humildad”.

El Papa toma como ejemplo a Naamán el sirio (primera lectura, 2Re 5, 14-17) que es curado de la lepra obedeciendo al profeta Eliseo, que le ordena bañarse siete veces en el río Jordán. “Esa indicación desconcierta a Naamán, más aún, lo decepciona: ¿Puede ser realmente Dios uno que pide cosas tan insignificantes? Quisiera irse, pero después acepta bañarse en el Jordán, e inmediatamente se curó.”.

“El corazón de María, más que ningún otro, es un corazón humilde y capaz de acoger los dones de Dios. Y Dios, para hacerse hombre, la eligió precisamente a ella, a una simple joven de Nazaret, que no vivía en los palacios del poder y de la riqueza, que no había hecho obras extraordinarias. Preguntémonos si estamos dispuestos a recibir los dones de Dios o si, por el contrario, preferimos encerrarnos en las seguridades materiales, en las seguridades intelectuales, en las seguridades de nuestros proyectos.”.

El pontífice dedica un último pensamiento al hecho de que Naamán y el leproso samaritano que fueron curados son los dos extranjeros, y ajenos al pueblo de la Promesa. “Cuántos extranjeros –dijo- e incluso personas de otras religiones, nos dan ejemplo de valores que nosotros a veces olvidamos o descuidamos. El que vive a nuestro lado, tal vez despreciado y discriminado por ser extranjero, puede en cambio enseñarnos cómo avanzar por el camino que el Señor quiere.”.

“También la Madre de Dios – concluyó-, con su esposo José, experimentó el estar lejos de su tierra. También ella fue extranjera en Egipto durante un largo tiempo, lejos de parientes y amigos. Su fe, sin embargo, fue capaz de superar las dificultades. Aferrémonos fuertemente a esta fe sencilla de la Santa Madre de Dios; pidámosle que nos enseñe a regresar siempre a Jesús y a darle gracias por los innumerables beneficios de su misericordia.”.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
​Obispo de Bangalore: En Navidad compartamos la alegría de Dios con aquellos que nos hacen el mal
23/12/2015
Papa: el Rosario, síntesis de la historia de la Misericordia de Dios
08/10/2016 00:09
Papa: Se cierra la Puerta santa, permanece siempre abierta de par en par la verdadera puerta de la misericordia, que es el Corazón de Cristo
20/11/2016 13:07
Papa: Ante la Puerta Santa, Jesús te dice: "Levántate!". "Con el corazón sanado hago las obras de misericordia"
10/08/2016 12:53
Papa Francisco: El Evangelio de la misericordia, un libro abierto para escribir con gestos concretos de amor
03/04/2016 12:23


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”