30/03/2018, 00.45
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: Vía Crucis, que la cruz nos suscite vergüenza, arrepentimiento y esperanza

La oración de Francisco al finalizar el rito del Vía Crucis, cuyos textos fueron escritos por 15 jóvenes, siendo el año del Sínodo dedicado a los jóvenes. Vergüenza porque incluso los sacerdotes "se dejan engañar por la ambición y la gloria vana". “Esperanza para que tu Iglesia santa y formada por pecadores continúa, aún ahora y no obstante todos los intentos de desacreditarla, siendo una luz que ilumina, alienta, alivia y testimonia tu amor ilimitado.

Roma (AsiaNews)- Vergüenza, arrepentimiento y esperanza en el centro de la oración del Papa Francisco en la oración de esta noche en el Vía Crucis. Vergüenza por haber “elegido el poder y no a Ti”, por las ambiciones de los hombres de Iglesia, por dejar a los jóvenes un mundo dividido por las guerras y en el cual los débiles son marginados. Arrepentimiento que “florece de la certeza que sólo Tú puedes salvarnos del mal, sólo Tú puedes curarnos de nuestra lepra de odio, de egoísmo, de soberbia, de avidez, de venganza, avaricia, de idolatría”. Esperanza porque tantos continúan dedicando su propia vida a la evangelización y porque la esperanza en la Iglesia, “continúa, también ahora, no obstante todos los intentos de desacreditarla, sigue siendo una luz que ilumina, alienta, alivia y testimonia tu amor”.

La oración del Papa concluyó el Vía Crucis que, en el año del Sínodo dedicado a los jóvenes, Francisco quiso que un grupo de jóvenes fueran autores de las meditaciones del Vía Crucis. Y así 15 estudiantes, de una edad comprendida entre los 16 y los 27 años, coordinados por André Monda, escritor y profesor de religión, escribieron los textos que todos inician con. “Te veo, Jesús…”, porque se han imaginado estar justamente allí, aquel día en Jerusalén.

Los intereses del mundo juvenil también han entrado en las meditaciones. Está por ejemplo, Internet. En la 11° Estación (“Jesús es clavado en la cruz”). "Miro alrededor -escribe Greta Sandri- y veo ojos fijos en las pantallas del teléfono, entregados a las redes sociales para condenar cada error de los demás sin posibilidad de perdón. Hombres que, dominados por la ira, se gritan con odio por los motivos más insignificantes”. Mientras "Tú nos perdonaste, no tuviste rencor, nos enseñaste a poner la otra mejilla y fuiste más allá, hasta el sacrificio total de tu propia vida."

Otra joven, Greta Giglio, en la 10° Estación (“Jesús es despojado de sus vestiduras””. “En Jesús desnudo -su reflexión- veo a un hombre privado de su dignidad. Entonces, me pregunto: ¿quiénes son hoy pisoteados por ser mujeres y hombres? Son migrantes, tal vez niños de mi edad, que llegan con un cuerpo roto en busca de esperanza ".

Los 15 autores de las meditaciones han transportado también la cruz. Además de ellos, también su docente de religión con su esposa e hijo, el director de Caritas Siria con su mujer y tres hijos, 3 religiosos iraquíes, una niña discapacitada, un camillero y dos hermanas de la Unitalsi y dos franciscanos de la Custodia de Tierra Santa, además de Mons. Angelo De Donatis, vicario del Papa para la diócesis de Roma, que transportó la cruz en la primera y en la última estación.

 “Señor Jesús, dijo el Papa, nuestra mirada se dirige a ti, lleno de vergüenza, de arrepentimiento y de esperanza. Ante tu supremo amor nos invade la vergüenza por haberte dejado solo sufriendo por nuestros pecados: la vergüenza por haber huido ante la prueba a pesar de haberte dicho miles de veces: “Incluso si todos te dejan, yo no te dejaré jamás”; la vergüenza de haber elegido a Barrabas y no a ti, el poder y no a ti, la apariencia y no a ti, el dios dinero y no a ti, la mundanidad y no la eternidad; la vergüenza por haberte tentado con la boca y con el corazón, cada vez que nos hemos encontrado ante una prueba, diciéndote: “¡Si tú eres el Mesías, sálvate y nosotros creeremos!”; la vergüenza porque tantas personas, e incluso algunos de tus ministros, se han dejado engañar por la ambición y por la vanagloria perdiendo su dignidad y su primer amor; la vergüenza porque nuestras generaciones están dejando a los jóvenes un mundo fracturado por las divisiones y por las guerras; un mundo devorado por el egoísmo donde los jóvenes, los pequeños, los enfermos, os ancianos son marginados; la vergüenza de haber perdido la vergüenza; ¡Señor Jesús, danos siempre la gracia de la santa vergüenza!.

Nuestra mirada está llena de arrepentimiento que delante de tu elocuente silencio pide misericordia, arrepentimiento que crece a partir de la certeza de que sólo Tú puede salvarnos del mal, sólo Tú puedes sanarnos de nuestra lepra de odio, del egoísmo, del orgullo, de la codicia, la venganza, la avaricia, la idolatría, sólo Tú puedes volver a abrazarnos devolviéndole nuestra dignidad filial y regocijarse con nuestro regreso a casa, a la vida; el arrepentimiento que surge de sentir nuestra pequeñez, nuestra nada, nuestra vanidad y que se deja acariciar por tu dulce y poderosa invitación a la conversión; el arrepentimiento de David que encuentra su única fuerza en ti desde el abismo de su miseria; el arrepentimiento nacido de nuestra vergüenza, nacido de la certeza de que nuestro corazón siempre permanecerá inquieto hasta que te encuentres a Ti y en Ti sea su única fuente de plenitud y quietud; el arrepentimiento de Pedro que, cuando se encontró con tus ojos, lloró amargamente por negarte ante los hombres.

Señor Jesús, ¡siempre danos la gracia del santo arrepentimiento!

Ante tu suprema majestad se enciende, en las tinieblas de nuestra desesperación, un rayo de esperanza porque sabemos que tu única medida de amarnos es aquella de amarnos sin medida; la esperanza para que tu mensaje continúe inspirando, incluso hoy, a tantas personas y pueblos a que sólo el bien puede derrotar al mal y la maldad, sólo el perdón puede abatir el rencor y la venganza, sólo el abrazo fraterno puede dispersar la hostilidad y el miedo al otro; la esperanza para que tu sacrificio continúe, también hoy, emanando el perfume de amor divino que acaricia los corazones de tantos jóvenes que continúan consagrando sus vidas convirtiéndose en ejemplos vivos de caridad y de gratuidad en este nuestro mundo devorado por la lógica del provecho y de la ganancia fácil; la esperanza para que tantos misioneros y misioneras continúen, también hoy, desafiando la dormida conciencia de la humanidad arriesgando la vida para servirte en los pobres, en los descartados, en los marginados, en los invisibles, en los explotados, en los hambrientos y en los encarcelados; la esperanza para que tu Iglesia, santa y hecha de pecadores, continúe, también hoy, no obstante todos los intentos de desacreditarla, a ser una luz que ilumina, anima, alivia, y testimonia tu amor ilimitado a la humanidad, un modelo de altruismo, una arca de salvación y una fuente de certeza y de verdad; la esperanza porque de tu cruz, fruto de la avidez y cobardía de tantos doctores de la Ley e hipócritas, ha surgido la Resurrección transformando las tinieblas de la tumba en el esplendor del alba del Domingo sin ocaso, enseñándonos que tu amor es nuestra esperanza.

¡Señor Jesús, danos siempre la gracia de la santa esperanza!.

Ayúdanos, Hijo del hombre, a despojarnos de la arrogancia del ladrón a tu izquierda y de los miopes y corruptos, que vieron en ti una oportunidad para explotar, un condenado para criticar, un derrotado de quien burlarse, otra oportunidad para cargar sobre otros, incluso sobre Dios, la propia culpa.

Te pedimos, en cambio, Hijo de Dios, de identificarnos con el buen ladrón que te ha mirado con los ojos llenos de vergüenza, de arrepentimiento y de esperanza; que, con los ojos de la fe, vio en tu aparente derrota la divina victoria y así se arrodilló delante de tu misericordia y con honestidad; ¡Se robó el paraíso!. ¡Amén!”. (FP)

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa a las víctimas del terremoto: “Apenas sea posible también yo espero ir a visitarlos”
28/08/2016 13:40
Terminó el encuentro de los Jóvenes católicos en Pontianak, una ‘celebración de fe’ (Foto)
10/07/2018 14:37
Pontianak, tres obispos van al encuentro de los jóvenes católicos: ‘Sean personas de la misión’ (Foto-Video)
09/07/2018 13:05
Pontianak, educadores católicos comparten la enseñanza y la difusión de valores cristianos
06/07/2018 16:01
Pontianak, más de 1.300 católicos en el jamboree nacional de los ‘jóvenes misioneros’ (Foto-Video)
05/07/2018 15:49


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”