28/01/2022, 15.15
CAMBOYA
Enviar a un amigo

Phnom Penh, trabajadores en las calles contra los despidos en el gran hotel de los casinos

Más de 2 mil empleados protestan desde hace 42 días por los despidos que decidió la empresa NagaWorld, que controla hoteles y casinos. Los directivos consideran que las inversiones para una nueva estructura y la caída de la facturación provocada por la pandemia justifican la decisión. Los manifestantes afirman que se distorsiona la realidad. Arrestaron a nueve dirigentes sindicales, solidaridad con los trabajadores dentro del país y en el exterior.

 

Phnom Penh (AsiaNews) - En Phnom Penh continúan las protestas de más de 2 mil trabajadores de NagaWorld, uno de los hoteles de lujo más famosos de la capital, con salas de juego y casinos. Desde hace 42 días los trabajadores protestan en las calles contra los despidos masivos llevados a cabo por la empresa. Los directivos afirman que la pandemia de Covid-19 y las enormes pérdidas de los primeros seis meses de 2021 en comparación con los tres años anteriores, combinados con las inversiones para la construcción del NagaWorld 3, justifican la decisión. Durísima la respuesta de los empleados, para los cuales la empresa "distorsiona la realidad de los hechos" y explota la situación actual para sus propios intereses.

Los manifestantes afirman que la alta dirección de la empresa ordenó despidos indebidos y violó repetidamente los derechos de los trabajadores de los casinos. Sin embargo, un tribunal declaró ilegal la protesta y ordenó el arresto de nueve líderes sindicales, entre ellos el presidente Chhim Sithar. Respuesta inmediata de los trabajadores, que esta mañana han celebrado una rueda de prensa para desmentir datos e informaciones difundidas en los últimos días por NagaWorld.

Cifras en mano, se desprende que el 80% de los 1329 trabajadores despedidos eran dirigentes sindicales o inscriptos, muchos de ellos activistas para mejorar las condiciones de los ambientes de trabajo. Además, la empresa habría despedido a los más antiguos y calificados (y con salarios más altos) para conservar a los jóvenes en su primer empleo. "Queremos que quede claro para la opinión pública -señala el sindicalista Chim Rotha- que NagaWorld no quiere encontrar una solución, sino solo tergiversar la verdad en su propio beneficio para evadir responsabilidades". También agrega que los trabajadores eran monitoreados constantemente por policías vestidos de civil, que los amenazaban y registraban en repetidas ocasiones.

En este momento las negociaciones están estancadas. El Ministerio de Trabajo de Camboya y NagaWorld piden a los trabajadores que acepten la compensación (mínima) y busquen otro trabajo. Los empleados despedidos responden que volver a la mesa de negociaciones está condicionado a la liberación de los ocho dirigentes sindicales que siguen detenidos en la cárcel.

Mientras tanto, crece el consenso en torno a la protesta de los trabajadores camboyanos y las manifestaciones de apoyo tanto dentro del país como en el exterior. En estas horas expresaron su solidaridad los representantes gremiales de Coca Cola, los empleados de las estaciones de servicio Caltex (marca vinculada a Chevorn) y de la cervecería Anchor. En Malasia, el copresidente de la Coalición para la Reforma de la Ley Laboral, Gopal Kishanam, dijo que los sindicalistas habían presentado una carta de apoyo a los trabajadores de NagaWorld en la embajada de Camboya y que los funcionarios se negaron a aceptarla.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Wathupitiwala: trabajadores protestan contra los despidos
03/12/2021 12:14
​China, el calvario de las mujeres operarias: si quedas encinta, eres despedida
17/12/2015
Nom Pen, mujeres malasias esclavizadas para cometer estafas online
04/04/2022 15:53
Arrestada en Kuala Lumpur Mu Sochua, líder de la oposición camboyana
07/11/2019 11:25
Acuerdo entre Dacca y Kuala Lumpur para el intercambio de 1,5 millones de trabajadores
20/02/2016 12:03


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”