26/05/2015, 00.00
MYANMAR - ASIA
Enviar a un amigo

Tinte Swe: detrás del drama de Rohingya lobby internacional y régimen militar birmano

de Francis Khoo Thwe
Para el activista, hay "manos invisibles" que complican la historia de los balseros modernos. Naypyidaw sólo está interesado en mantener el poder y explotar el elemento nacionalista en las elecciones. La comunidad internacional ejerce una presión indebida y de los intereses que persiguen. El verdadero desafío es "para detener la trata de personas".

Yangon (AsiaNews) – La creciente "presión internacional" sobre Myanmar y la "mala gestión" del problema por parte del "régimen birmano" ciertamente no ayuda a resolver la difícil situación de estos "menos afortunados". Debido a que en la cuestión de los balseros modernos - musulmanes Rohingya de Myanmar y los trabajadores migrantes de Bangladesh - están en juego "manos invisibles, y más fuertes" para complicar el cuadro. Es cuanto afirma a AsiaNews Tint Swe, presidente del Burma Center Delhi , en la India, ya representante extranjero de la Liga Nacional para la Democracia (Nld), exiliado birmano prominente. Para el activista el gobierno de Naypyidaw "no está interesado en el bien del país y de su gente", independientemente de la religión que profesan. El único objetivo es mantenerse en el poder antes de las elecciones de octubre próximo. "Si el precio a pagar para mantener el control es garantizar la ciudadanía a cualquier persona, independientemente de la religión - añade Tint Swe - [los militares] estará listo para hacerlo".

En los últimos 10 días, más de 3.000 personas, en su mayoría procedentes de la antigua Birmania, junto con los trabajadores migrantes de Bangladesh, fueron rescatados en el mar de Andaman y en las costas de Indonesia, Malasia y Tailandia. Un drama que se ve agravada por la represión impuesta por Bangkok - cruce de caminos reales de tráfico - el comercio de vidas humanas, tras el descubrimiento de una fosa común cerca de la frontera con Malasia, donde fueron enterrados decenas de Rohingya.

La situación se precipita por la política rechazo adoptada - y repudiada más tarde, después de una reunión entre los ministros de Relaciones Exteriores - de Yakarta y Kuala Lumpur. Para encontrar una respuesta común a la emergencia, 29 de mayo en Bangkok se celebrará una cumbre extraordinaria de los países de la ASEAN, se expandió a otras naciones involucradas en la  trata de vidas humanas.


Sin embargo, para el activista y experto en asuntos birmanos la ASEAN "no tiene" la autoridad política y moral para intervenir en el asunto. "Hay dos elementos - dijo Tint Swe - que complican el panorama aún más: el propio gobierno birmano y la comunidad internacional, en manos de un  lobby que sólo persigue una parte de los intereses en juego". En cuanto a la política interna, los militares explotan el problema Rohingya en un nacionalismo para ganar más apoyo en las elecciones de este año. "Recientemente - dice - el Parlamento aprobó la polémica ley sobre el control de la población. Todo lo que el ejército está haciendo es comprar votos".

A esto, sin embargo, también añade una "amenaza externa" que pesa sobre Myanmar con el pretexto de defender los derechos humanos de la minoría perseguida. "La comunidad internacional - advierte - debe comprender la verdadera naturaleza y las razones que subyacen en la cuestión Rohingya. Es justo el trabajo por los derechos humanos y las iniciativas humanitarias. Pero aquí se pide a un país a cambiar sus leyes sobre la ciudadanía, la intromisión en los asuntos internos, y no hay otro estado en el mundo - es la pregunta - ¿en dónde todo esto suceda ".

Según Tint Swe el verdadero problema es "la trata de personas", este es el "verdadero reto" que debe ser abordado y resuelto. "Estos criminales - añadió - están dispuestos a llevar a cualquier persona que esté en condiciones de pagar, sin importar el país de origen o nacionalidad". Señala, no obstante, que los medios de comunicación internacionales sólo hablan de los Rohingya y Myanmar, mientras que el problema está más extendido y articulado. No escatimó críticas a la hipótesis de enviarlos de nuevo a los lugares de origen, ya que "es claro y evidente que Birmania y Bangladesh" no son el mejor lugar en el que vivir. Y dejando de lado el Bangladesh, Birmania no ha ciertamente cambiado [en comparación con la represión del pasado] como alguien puede hacer creer".

"Hay por lo menos tres millones de ciudadanos birmanos de diferentes religiones que viven fuera del país - recuerda Tint Swe - y más del 80% de ellos dejó Myanmar ilegalmente. Pero nadie habla de este tema". El activista birmano no escatima finalmente críticas para las naciones de la región con una gran mayoría musulmana, incluyendo lo mismo a Indonesia que a Malasia, que "han ignorado durante mucho tiempo" el problema "de la inmigración musulmana" en su territorio. En la India y Pakistán, añade, "sólo los grupos extremistas" han intervenido en defensa de los Rohingya. Y también otras naciones de la ASEAN con una mayoría musulmana, como Brunei, "no hicieron mucho" para ayudar a los balseros musulmanes e inmigrantes irregulares en la región.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
El ejército thai en socorro de los migrantes Rohingya con un plan de asistencia y ayudas en los mares
27/05/2015
Kuala Lumpur en socorro de los migrantes. Activista indonesio: este drama es un fracaso del Asean
21/05/2015
Vértice Asean sobre los migrantes: Myanmar contra la Onu, la crisis no es culpa nuestra
29/05/2015
Bangkok, Caritas Tailandia defiende los derechos de los trabajadores migrantes
18/01/2018 12:32
Barcones de migrantes renviados al mar. Activista malayo: los “boat People” son problema del Asean
18/05/2015


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”