09/11/2015, 00.00
ASIA
Enviar a un amigo

Tirana, líderes cristianos: Que los seguidores de Jesús realmente se unan contra la persecución

En la Consulta organizada por el Foro Cristiano Mundial en Albania junto con el Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad Cristiana, pentecostales y evangélicos juntos; 145 líderes religiosos. En el documento final un llamado a revivir la unidad de los cristianos para apoyar a los que sufren por su fe. A la comunidad internacional "para hacer más contra los conflictos en curso y detener el contrabando de armas". El texto completo, traducción de AsiaNews.

Tirana (AsiaNews) - Por primera vez en la historia moderna del cristianismo, los altos dirigentes y representantes de diversas tradiciones cristianas se reunieron para escuchar, aprender y apoyar a las iglesias y a los fieles perseguidos y discriminados en el mundo moderno. Esta reunión mundial reunió a 145 personas del 2 al 4 de noviembre de 2015, en Tirana, Albania, un país que se declaró ateo por la Constitución aprobada en 1967 y que ahora ve una gran cantidad de iglesias en una situación de libertad religiosa, aunque alguna discriminación puede permanecer.

Esta Consulta - titulada "La discriminación, la persecución, el martirio: Seguir a Cristo juntos" (Following Christ together) - con el apoyo del Foro Cristiano Mundial (Global Christian Forum) junto con el Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad Cristiana (de la Iglesia Católica Romana); la Fraternidad Mundial Pentecostal (Pentecostal World Fellowship); la Alianza Evangélica Mundial (World Evangelical Alliance) y el Consejo Mundial de Iglesias. Fue organizado en estrecha colaboración con la Iglesia Ortodoxa Autocéfala de Albania, la Conferencia Episcopal de Albania y la Alianza Evangélica.

 
Nos reunimos porque la discriminación, la persecución y el martirio de los cristianos y personas de otras religiones están creciendo en el mundo de hoy, debido a una compleja variedad de factores en diferentes contextos y realidades. A causa de su fe en Cristo, los cristianos pueden estar expuestos a todas las formas de persecución, el sufrimiento y el martirio; esto porque el mundo, lleno de pecado, es contrario al Evangelio de la salvación. Pero desde los primeros tiempos, los cristianos han experimentado la esperanza y la realidad de la Resurrección, a través de la Vía Crucis. Juntos seguimos a Jesús para que haya "hambre y sed de justicia" para todos.

La vida de la Iglesia, desde hace siglos, ha sido testigo constante de dos maneras diferentes: el anuncio del Evangelio de Cristo y el testimonio a través de la sangre de los mártires. El siglo 21 está lleno de historias conmovedoras de fieles que pagaron su dedicación a Cristo a través del sufrimiento, la tortura y las ejecuciones. Los mártires cristianos nos unen de una manera que no hubiéramos apenas imaginado. Reconocemos que la solidaridad entre las iglesias es necesaria para fortalecer el testimonio cristiano frente a la discriminación, la persecución y el martirio. En el siglo 21, necesitamos con urgencia fortalecer la solidaridad de todos los cristianos, resultado que hemos logrado con el estudio y discernimiento durante esta Consulta.

Nos arrepentimos de habernos perseguido entre nosotros en ciertos momentos y a lo largo de la historia hemos perseguido a los miembros de otras comunidades religiosas, y pedimos perdón mutuo rogando que vengan nuevas maneras de seguir a Cristo juntos.

En comunión con Jesús vamos a:

  1. Escuchar más las experiencias de los cristianos, de las iglesias y de los que son discriminados y perseguidos, profundizando nuestro compromiso con las comunidades que están sufriendo.

  2. Orar más por las iglesias, los cristianos y todos aquellos que están discriminados y perseguidos, así como para la transformación de los que discriminan y persiguen.

  3. Hablar más, con respeto y dignidad, con una sola voz clara y fuerte, en nombre de los que sufren.

  4. Hacer más en la comprensión mutua, encontrar formas eficaces de solidaridad y apoyo para el cuidado, la reconciliación y la libertad religiosa de todos los oprimidos y perseguidos.

 

Escuchar las experiencias de aquellos que se enfrentan a tiempos difíciles, orando juntos y tratando nuevas formas de seguir a Cristo en estas realidades la Consulta llama a:

  1. Todos los cristianos para incluir más y más en sus oraciones a los que son discriminados, perseguidos y sufren por la realización del Reino de Dios.

  2. Todas las organizaciones cristianas a nivel nacional, regional y local y de diversas tradiciones: aprender, rezar y trabajar juntos por los perseguidos, de forma que puedan ser apoyados al máximo.

  3. Toda la Iglesia, a participar más en el diálogo y la cooperación con otras comunidades de fe, con el fin de ser "astutos como serpientes y sencillos como palomas" permanecer vigilantes, alertas y valientes frente a la discriminación y la persecución.

  4. Todos los perseguidores que discriminan y oprimen a los cristianos, que violan los derechos humanos, a cesar su abuso y afirman el derecho de todo ser humano a la vida y a la dignidad.

  5. Todos los Gobiernos, para que respeten y protejan la libertad de religión y de conciencia para todos como derecho humano fundamental. También hacemos un llamamiento a las organizaciones internacionales, que deben respetar y proteger a los cristianos y a todos los hombres de buena voluntad por amenazas y violencia cometidos en nombre de la religión. También les pedimos que trabajen por la paz y la reconciliación, la búsqueda de la resolución de conflictos y detener el flujo de armas, especialmente las dirigidas a los que violan los derechos humanos.

  6. Todos los medios de comunicación, que deben llevar de forma adecuada y no sectaria cada violación de la libertad religiosa, incluyendo la discriminación y la persecución de los cristianos y la de cualquier otra comunidad religiosa.

  7. Todas las instituciones relacionadas con la educación: desarrollando oportunidades y herramientas para enseñar a los jóvenes en particular, los derechos humanos, la tolerancia religiosa, el cuidado de la memoria y las hostilidades del pasado, y todos los medios pacíficos para resolver los conflictos y buscar la reconciliación.

  8. Todas las personas de buena voluntad. Puedan trabajar por la justicia, la paz y el desarrollo, reconociendo que la pobreza y la falta de respeto de la dignidad humana son los factores que contribuyen a más violencia.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: Padre Nuestro de todos los cristianos del mundo para pedir que termine la epidemia
25/03/2020 14:54
Papa: El hombre nos es dueño del tiempo, que pertenece a Dios
26/11/2013
El ejército birmano estupra, tortura y mata a dos docentes cristianas Kachin
21/01/2015
Xi Jinping usa la “cultura tradicional” para lanzar una nueva Revolución cultural
11/02/2016 23:39
Dos centenarios para las Iglesias Orientales
11/10/2017 12:14


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”