25/03/2015, 00.00
ITALIA
Enviar a un amigo

Todos necesitamos la misericordia de Dios

de Piero Gheddo
La convocatoria del Año Santo dedicado a la misericordia muestra que esta cuestión está en el centro del pontificado de Francisco. Eso no debería ser leído en clave político-social, sino más bien incluido en lo que dice y hace. El esfuerzo de "re-evangelizar" Europa, una misión clave más próspero.

Milán (AsiaNews) - El 13 de marzo de 2015, segundo aniversario de su elección como Papa, Francisco ha hecho un gesto audaz y sorprendente: él llamó al ''Año Santo de la Misericordia" (08 de diciembre 2015 - 20 de noviembre 2016), "para que la Iglesia - dijo - pueda hacer clara su misión de ser testigo de la misericordia de Dios". Palabras que recuerdan las de Juan XXXIII el 11 de octubre 1962, cuando abrió el Concilio Ecuménico Vaticano II, dirigiéndolo en sentido pastoral: "Hoy en día, la esposa de Cristo prefiere usar la medicina de la misericordia en lugar de asumir las armas del rigor... Así la Iglesia Católica... quiere mostrarse como la madre más amorosa de todas, benigna, movida por la compasión y la bondad de los niños separados de ella".

El Papa Francisco no indica otro concilio, sino reformar la Iglesia y los fieles en el sentido pastoral, misionero, con actos, gestos y palabras que se caracterizan por la misericordia y compartiendo hacia los más lejanos, los no creyentes, los más pobres en todas las direcciones. Incluso Juan Pablo II ha desarrollado este tema en su segunda encíclica "Dives in Misericordia" (Dios es rico en misericordia) y el Papa Benedicto XVI en la encíclica "Deus caritas est" (Dios es amor).

Con el Papa Francisco, desde el principio la misericordia de Dios es el tema central de su pontificado y fundamental. Él conoce bien el Occidente cristiano y sabe que más del 50% de los bautizados no están en la iglesia, llevando una vida lejos de Cristo y entiende que este rechazo de la misericordia y el perdón de Dios ha hecho bárbara nuestra sociedad (hoy es la más alta expresión y el "género"), nuestro pueblo todavía nominalmente cristianos.

Pero Francisco cree en el Espíritu Santo, "protagonista de la misión de la Iglesia", y está convencido de que si la Iglesia y los fieles se convierten verdaderamente a Cristo, el Espíritu puede hacer cosas extraordinarias, milagrosas, como en otras naciones donde nace la Iglesia. En noviembre de 2014, hablando con el Consejo de las Conferencias Episcopales de Europa, recordó los males que ahora perjudican a Europa y la tienen en crisis, pero añadió que "Europa tiene muchos recursos para seguir adelante.... Y el mayor recurso es la persona de Jesús. ¡Europa, vuelve a Jesús! Este es el trabajo de los pastores, predicar a Jesús en estas heridas... El Señor quiere salvarnos. Yo lo creo. Esta es nuestra misión: predicar a Jesucristo, sin vergüenza. Él está dispuesto a abrir las puertas de su corazón, porque Él manifiesta su omnipotencia sobre todo en la misericordia y el perdón... A la Europa herida sólo Jesucristo puede ahora decir una palabra de salvación".

A lo largo de su pontificado se ha propuesto reconvertir el Occidente cristiano a Cristo, como un paso indispensable para anunciar a Cristo a todos los hombres. Tanto es así, que ha confiado la organización del Jubileo de la Misericordia al Consejo Pontificio para la Nueva Evangelización. La fe de Francisco es una fe "que mueve montañas" como debe ser la nuestra también. Él sabe que nada es imposible para Dios y debemos saber que el Año de la Misericordia está organizada principalmente para llevar a nuestros pueblos cristianos a Cristo, para que cada uno de nosotros ame e imite a Jesucristo.

En el Año Santo de la Misericordia, Francis retoma los conceptos y expresiones que ha repetido muchas veces en los últimos dos años: "Dios es bueno, ama a todos y siempre perdona... Él no se cansa de perdonar, somos nosotros los que nos cansamos pedir perdón... Este es el mensaje más fuerte de la misericordia del Señor... Si el Señor no perdonara todo, no existiría el mundo... Y la misericordia de Dios que cambia el mundo... La Iglesia da la bienvenida a todos, no rechaza a nadie". Quien ha experimentado en su vida la bondad, la ternura, la misericordia infinita de Dios, no puede no comunicar a otros esta experiencia que le llena de alegría.

Misericordia significa perdón, reconocer nuestras debilidades y pecados y convertir nuestras vidas a Cristo. Aquí el n. 10 de la "Evangelii Gaudium" dirigida a todos los que creen: " La propuesta es vivir en un nivel superior, pero no con menor intensidad: «La vida se acrecienta dándola y se debilita en el aislamiento y la comodidad. De hecho, los que más disfrutan de la vida son los que dejan la seguridad de la orilla y se apasionan en la misión de comunicar vida a los demás». Cuando la Iglesia convoca a la tarea evangelizadora, no hace más que indicar a los cristianos el verdadero dinamismo de la realización personal: «Aquí descubrimos otra ley profunda de la realidad: que la vida se alcanza y madura a medida que se la entrega para dar vida a los otros. Eso es en definitiva la misión». Por consiguiente, un evangelizador no debería tener permanentemente cara de funeral. Recobremos y acrecentemos el fervor, «la dulce y confortadora alegría de evangelizar, incluso cuando hay que sembrar entre lágrimas […] Y ojalá el mundo actual —que busca a veces con angustia, a veces con esperanza— pueda así recibir la Buena Nueva, no a través de evangelizadores tristes y desalentados, impacientes o ansiosos, sino a través de ministros del Evangelio, cuya vida irradia el fervor de quienes han recibido, ante todo en sí mismos, la alegría de Cristo».

Francis está convencido de que si Occidente retorna a Cristo, sólo así evangelizará el mundo de los no cristianos. Incluso las cortas homilías de Santa Marta están orientadas, día a día, a indicar los pasos para convertirse a Jesús y una vida de acuerdo a su Evangelio. Así ha dicho por los problemas de la familia y durante el Sínodo beatificará a varias familias de nuestro tiempo que son santificadas, incluso en situaciones muy difíciles.

Me temo que este llamamiento de conversión personal a Dios que perdona y el Evangelio que nos ofrece el modelo de vida cristiana, no es atrapado por el público. Los medios de comunicación, en general, leyendo las palabras y los actos de Francisco en modo decimos “laico”, donde no hay lugar para temas como el pecado, la conversión a Cristo, confesión de sus pecados; dando a sus actos un significado socio-político que no capta el centro del pontificado de Francisco.

Uno se pregunta si Francisco es un conservador o liberal y no se entiende que estos términos no tienen sentido para juzgar al Papa. Francisco es un hombre pecador, como todos nosotros, enamorado de Jesucristo, porque él ha experimentado en su vida la bondad y la infinita misericordia del Padre. Y llama a todos a cambiar su vida para llegar a ser verdaderos cristianos, que estén enamorados de Jesús y parecidos a Él en nuestras vidas.

En la Carta Apostólica a los Consagrados (21 de noviembre de 2014) se lee: " La pregunta que hemos de plantearnos en este Año es si, y cómo, nos dejamos interpelar por el Evangelio; si este es realmente el vademecum para la vida cotidiana y para las opciones que estamos llamados a tomar. El Evangelio es exigente y requiere ser vivido con radicalidad y sinceridad. No basta leerlo (aunque la lectura y el estudio siguen siendo de extrema importancia), no es suficiente meditarlo (y lo hacemos con alegría todos los días). Jesús nos pide ponerlo en práctica, vivir sus palabras".

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
P. Gheddo: el funeral en la iglesia de S. Anna en Milán. El regalo de las córneas
22/12/2017 12:06
Falleció el P. Piero Gheddo, fundador de AsiaNews
20/12/2017 16:52
Rosetta y Giovanni Gheddo, rumbo a la beatificación
24/02/2016 12:08
​Obispo de Bangalore: En Navidad compartamos la alegría de Dios con aquellos que nos hacen el mal
23/12/2015
Papa: Dios “ablande un poco el corazón” de quien condena todo aquello que está “fuera de la Ley”
02/05/2017 13:54


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”