25/01/2022, 13.37
CHINA
Enviar a un amigo

Xi continúa eliminando adversarios políticos y prepara el campo para su tercer mandato

Incriminaron a un ex alto funcionario vinculado a Bo Xilai, enemigo del presidente chino condenado a cadena perpetua en 2013. Xi no tendría el control total del aparato político-legal del régimen. Ataques velados del frente liberal y expertos en política exterior.

Beijing (AsiaNews) - Xi Jinping apunta ahora a otra figura vinculada a su adversario político. El próximo otoño tendrá lugar el 20º Congreso del Partido Comunista de China (PCCh) y el presidente chino parece decidido a despejar el campo de todos los obstáculos para su tercer mandato como líder supremo. La enmienda a la Constitución en 2018 eliminó el límite de dos mandatos, lo que le permitió seguir siendo presidente y secretario general del Partido.

El 23 de enero la Comisión Disciplinaria Central, el órgano anticorrupción a través del cual Xi ha cimentado su poder, acusó de corrupción a Xu Ming, ex subdirector de la Administración Nacional de Alimentos. El Partido ya expulsó a Xu, que había dejado el cargo en 2018. Era un protegido de Bo Xilai, exministro de Comercio y jefe del PCCh de Chongqing.

En 2012, pocos meses después del primer nombramiento de Xi al frente del país, las autoridades destituyeron a Bo y luego lo sentenciaron a cadena perpetua en 2013 por corrupción y errores políticos. En ese momento Bo era una estrella en ascenso en el Partido y un posible competidor de Xi. Sus detractores consideraban que estaba organizando un golpe de Estado.

Según el conocido sinólogo Willy Lam, Xi no tendría el control total del aparato político-jurídico del régimen. Así lo demostrarían los constantes reemplazos de altos funcionarios en el Ministerio de Seguridad Pública. Tras el arresto del vice ministro -y jefe de Interpol- Meng Hongwei en 2018, llegó la detención en abril de 2020 de Sun Lijun, quien había sido enviado pocos meses antes a Wuhan para coordinar la respuesta a la primera ola de la pandemia de covid-19. Sun fue acusado de delitos económicos pero también de organizar una conspiración contra Xi.

El arresto más grave, sin embargo, se produjo en octubre y afectó a otro ex viceministro de Seguridad Pública: Fu Zhenghua. Se le consideraba un colaborador cercano de Xi, ya que desempeñó un papel clave en la caída de Zhou Yongkang, otro acérrimo enemigo de Xi dentro del Partido. Exmiembro del Comité Permanente del Politburó y "zar" de la seguridad interna, Zhou fue condenado a cadena perpetua en 2015 por corrupción, abuso de poder y divulgación de secretos de Estado. El próximo objetivo, según Lam, podría ser el actual Ministro de Seguridad Pública Zhao Kezhi, quien está vinculado a Sun y Fu.

Los analistas señalan que las reminiscencias maoístas de Xi habrían provocado divisiones dentro del PCCh. El ala más "liberal" del Partido estaría presionando para mantener el sistema de liberalización económica lanzado por Deng Xiaoping a fines de la década de 1970 y reforzado a partir de 1992. Llama la atención que en un artículo publicado el 9 de diciembre por el Diario del Pueblo se elogien las reformas de Deng, Jiang Zemin y Hu Jintao como correcciones necesarias a los excesos de la Revolución Cultural de Mao. Todo esto sin nombrar siquiera a Xi.

Otra grieta se percibe en el campo de la seguridad nacional. En un artículo reciente Jia Qingguo, ex decano de la Facultad de Relaciones Internacionales de la Universidad de Beijing y actual miembro del Comité Permanente de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino, criticó las posiciones extremistas en política exterior: un ataque velado a la diplomacia de los "wolf warrior" de Beijing. Como informa el South China Morning Post, él advierte que un énfasis excesivo en el gasto militar conducirá a una mayor inseguridad. Jia recuerda que la excesiva concentración de la URSS en el fortalecimiento militar contribuyó a su desintegración.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”