13/05/2014, 00.00
IRAK
Enviar a un amigo

Arzobispo de Mosul: Occidente se ha olvidado de la tragedia de Irak

A AsiaNews, Monseñor. Nona habla de un clima de "indiferencia general" con respecto a la muerte, la violencia y los ataques. La población necesita "la paz y la serenidad", pero las elecciones "no representa un cambio importante. Para la pequeña comunidad cristiana se hace más difícil cada día"".Esperamos una mejora - añade -, pero no vemos una luz al final del túnel".

Mosul (AsiaNews) - "Estamos seguros de que la Iglesia en todo el mundo reza por Irak", pero el Occidente y sus gobiernos parecen haber "olvidado" el drama que vive su población; ahora como si "fuese normal sentir cada día los muertos, los ataques y la violencia". Así Mons.. Shimoun Emil Nona, arzobispo caldeo de Mosul, en el norte de Irak, hablo a Asianews describiendo el clima de un país y una ciudad, en particular, el escenario de continuos episodios de sangre, mientras que la comunidad cristiana se hace cada vez más pequeña". No se habla más de ello - el prelado continúa - pero esperamos que volverá la atención [a la difícil situación de Irak], que se sienta nuestra necesidad de paz y serenidad: esto, más que nada, es lo que queremos". En el pasado, sólo la diócesis de Mosul también ha lamentado la muerte violenta de sus pastores, entre ellos el obispo mons. Faraj Rahho (en el contexto de un secuestro) y el p. Ragheed Ganni.

Mosul, es un bastión del fundamentalismo wahabí suní, que ha tejido estrechos lazos con Arabia Saudita. En los últimos días, un grupo de militantes lanzaron un ataque contra un puesto militar en la localidad de Ayn al- Jahish, no lejos de Mosul, un bastión islamista en el norte de Irak, matando a más de 20 soldados. Incidentes similares han tenido lugar en el pasado reciente y han tenido como objetivos siempre unidades especiales de las fuerzas de seguridad iraquíes. Los soldados custodiaban un oleoducto utilizado para transportar petróleo crudo a los mercados internacionales.

Los ataques a los oleoductos son una práctica común en el área de Mosul, a unos 360 kilómetros al noroeste de Bagdad, perpetrado por grupos vinculados a Al Qaeda y los yihadistas que han sembrado por años muerte y destrucción en todo el país. Todo esto a costa de las minorías, que no tienen detrás de un sistema de poder o un movimiento político capaz de proteger sus intereses.

Mons. Nona informa que "la situación no ha cambiado mucho en los últimos meses, las elecciones no han representado un gran paso", ya que los ataques "se repiten casi todos los días, así como los asesinatos". Las autoridades a veces aplican "el toque de queda en la ciudad, el ejército está bloqueando carreteras y es difícil pasar de un punto a otro" de Mosul y esto hace que sea "más difícil la vida de la gente común".

"Estamos casi siempre en situaciones de emergencia - dice el Arzobispo - pero la gente parece que se han acostumbrado a las dificultades de la vida cotidiana". En particular, añade, "nuestra pequeña comunidad cristiana está experimentando como otros, que aumentan estas dificultades todos los días". Es a partir de 2003, dice el obispo, " que esperan una mejora, pero no se ve una luz al final del túnel ", y los problemas siguen siendo los mismos. La esperanza es que "con las elecciones pueda cambiar algo", y que de las urnas emergerán un "gobierno fuerte y unido, capaz de abordar y resolver los problemas de seguridad, la falta de servicios a los ciudadanos", la infraestructura básica y la crisis del empleo.

"Nuestra comunidad cristiana de Mosul - señala Mons. Nona - espera y reza para que la sociedad iraquí madure, sea capaz de aceptar las diferentes personas, porque el drama de la convivencia y la aceptación del otro se vuelven cada vez más urgente y difícil". Este es el resultado, comenta, de la falta de seguridad, y nuestra meta es la construcción de una realidad social "que es más abierto y moderado".

La respuesta de los cristianos, continua el arzobispo, en muchos casos sigue siendo el escape, sobre todo "en las grandes ciudades, y la Iglesia no puede hacer mucho". Los líderes cristianos tratan de abordar algunos elementos de dificultad, dice, pero es la responsabilidad del gobierno iraquí resolver los problemas más grandes y sin resolver". Para nosotros los cristianos, es importante estar presentes en el Estado, las instituciones, pero el número de los fieles - concluye Mons. Nona - es cada vez más escaso; el mayor peligro reside en el hecho de que los que se van son, en la mayoría casos, los educados y ricos, mientras permanecen los pobres, los débiles, los que no tienen la oportunidad de escapar". ( DS )

 

 

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
Patriarca de Bagdad: los cristianos iraquíes, sean fieles al Evangelio en su tierra
26/09/2014
Bagdad: Emigración, vocaciones y liturgia en el Sínodo de la Iglesia caldea
31/05/2014
Arzobispo de Mosul: desplazados sin agua ni electricidad. Los fieles excavan pozos para cristianos y musulmanes
09/07/2014