27/11/2018, 14.40
IRAK
Enviar a un amigo

Bagdad, patriarcas de Oriente: Unidos contra las persecuciones, el extremismo y la migración

La vigésima sexta Conferencia está en curso por primera vez en Irak, desde el 26 al 30 de noviembre. En el discurso de apertura el card. Sako recordó los problemas y los desafíos, que hay que enfrentar con un compromiso común. La “esperanza” para un futuro “mejor” de paz, estabilidad y una sociedad próspera.

 

Bagdad (AsiaNews) - Reforzar la unidad entre los cristianos de Oriente, para responder a los muchos desafíos que amenazan la sobrevivencia misma de las comunidades en los varios países de la región, entre las cuales las persecuciones, el extremismo y la migración. Con este objetivo se inició ayer la vigésima sexta Conferencia de los patriarcas de Oriente, en programa (por primera vez en la historia) en Bagdad (Irak), hasta el 30 de noviembre. En el evento están presentes los más importantes líderes de las Iglesias orientales: el patriarca maronita Card. Beshara Raï, el griego-católico Youssef Absi, el sirio-católico Ignace Joseph III Younan, el representante del patriarcado latino de Jerusalén Mons. Shomali y el dueño de casa el patriarca caldeo el Card. Louis Raphael Sako que realizó el discurso de apertura. A continuación publicamos los pasajes más sobresalientes del discurso introductorio del patriarca caldeo, enviado para su conocimiento a AsiaNews.

La convocación de la vigésima Conferencia de los patriarcas católicos de Oriente, que se realiza por primera vez en Irak, reviste un gran significado sobre nuestra presencia, en cuanto cristianos, en circunstancias tan difíciles y frente a los desafíos jamás tratados antes por la importancia que tienen.

Vuestra presencia aquí hoy, como líderes y Padres de las Iglesias antiguas es realmente una fuerte manifestación de solidaridad, un testimoniar que están unidos a nosotros en todo aquello que hemos enfrentado: persecuciones, evacuaciones, abandono, migraciones forzadas… Esta asamblea que se realiza en Irak, en este momento tan particular, nos llena de esperanza y alienta a las familias a volver o quedarse en sus tierras de origen manteniendo firme nuestra fe, nuestra identidad, la ética, la tradición y la lengua.

En la apertura del Sínodo de los obispos que se realizó en Roma (3-28 de octubre de 2018) sobre el tema: “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”, Su Santidad el Papa Francisco recordó la importancia del Sínodo en una óptica de “¡el despertar de nuestros corazones!” por “lo extremadamente fecundo en orden a generar esperanza”. En base de esto, permítanme augurar que nuestro encuentro sea un momento de cambio en una óptica de “gracia y bendición” para los cristianos y para nuestros conciudadanos en este Oriente “agitado”, con la esperanza que llegue un futuro mejor de paz y una sociedad próspera.

Hoy estamos llamados a crear una visión unitaria del cristianismo en Oriente que tenga un plan estratégico finalizado a sostener nuestra existencia y nuestro rol en esta parte del mundo. Y para realizarlo se necesita: ser más fuertes que las “divisiones”; quitar las barreras psicológicas e históricas; además, respetar la diversas ideas y opiniones, que son un hecho del todo natural. Entender que esta unidad de nuestras Iglesias es “necesaria” y crucial (...) frente a los desafíos “urgentes” que debemos enfrentar, como la emigración y “el extremismo religioso” que es el problema más grave.

Por lo tanto, esta colaboración de todas las Iglesias de la región está llamada a “subrayar” las necesidades teológicas y espirituales de una reconstrucción y de una renovación. Además, todos nosotros- unidos- debemos trabajar por esto, porque representa el “reflejo” de la esperanza cristiana que debemos hacer crecer y difundir.

Esta conferencia es un mensaje “vital” para todos los iraquíes, para los ciudadanos de Oriente Medio para que luchen para eliminar la intolerancia, se hagan cargo de la necesidad de diálogo, difundan los valores de la paz y de la ciudadanía, consoliden los principios de la coexistencia a través del reconocimiento, la aceptación y el respeto de la privacidad, que casi “desapareció” del todo de nuestra sociedad.

En el espíritu de un ambiente tan bendecido, de verdadera renovación para un futuro mejor, nutrimos la esperanza que el nuevo gobierno iraquí- que se formó recientemente- dé prioridad a un plan “serio” finalizado a la reconciliación entre las comunidades; una estrategia basada sobre la ciudadanía, sobre la ley, la igualdad y la garantía de los servicios para todos los iraquíes para que puedan vivir en libertad, dignidad y en plena justicia social.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Patriarcas orientales a lo de Benedicto XVI: Rezo todos los días por Irak, Siria y por los cristianos de Oriente
29/11/2013
Patriarcas católicos de Oriente: El genocidio de los cristianos, un desaire contra la humanidad
12/08/2017 14:42
Papa: Los cristianos de Oriente, víctimas de la "propagación del terrorismo internacional”
12/10/2017 16:50
Patriarcas de Oriente: los jóvenes, esperanza para el futuro de los cristianos en Oriente Medio
01/12/2018 10:13