05/10/2020, 16.54
MYANMAR
Enviar a un amigo

Card. Bo: La respuesta de la Iglesia de Myanmar ante la pandemia

de Card. Charles Bo

Para el arzobispo de Rangún, la crisis sanitaria es un desafío para la humanidad. La emergencia de coronavirus se agrava en el país. El sistema de salud público atraviesa serias dificultades. La comunidad católica asiste a los necesitados con programas de ayuda alimentaria y prevención. Las iglesias y seminarios se usan como centros para alojar a los pacientes en cuarentena. Llamamiento pidiendo el cese del fuego en las zonas de conflicto.

Rangún (AsiaNews) – Junto con Malasia, Myanmar se ha convertido en el nuevo frente caliente de la emergencia por coronavirus. Ayer el país registró 41 muertos, llevando el total de decesos a 412. Hace un mes, el país contaba siete víctimas. En el sudeste asiático, solo Indonesia y Filipinas muestran peores cifras. En la ex Birmania, el número total de contagiados se aproxima a 17.800. El sistema de salud de la nación es uno de los más atrasados del mundo. Como ya había remarcado anteriormente el arzobispo de Rangún, el card. Charles Bo, la Iglesia local colabora para sostener a la población en este momento. A continuación, el texto del discuso del card. Bo, gentileza de los salesianos de Bosco Link (traducido al español por AsiaNews).

 

Queridos amigos y benefactores:

Les envío este breve informe, el cual expone cómo ha respondido la Iglesia de Myanmar ante la devastación provocada por el Covid-19. La pandemia es  un desafío para la humanidad. Como el Papa siempre nos recuerda, “en esto, estamos todos juntos”. Estamos agradecidos por la solidaridad global que está surgiendo entre las personas. El coronavirus fue misericordioso con nosotros hasta la segunda semana de agosto, [en aquél momento] solo teníamos 400 casos y una decena de muertos. 

A partir del 16 de agosto, Myanmar fue azotado por una ola virulenta de la enfermedad. El país está tratando de contener su difusión desesperadamente. Al día de hoy, el aumento de contagios es exponencial, con [más de] 15.000 infectados y [más de] 400 muertos. El sistema de salud público se encuentra en serias dificultades. 

Frente a semejante desafío, la Iglesia de Myanmar ha tratado de equilibrar la seguridad y la solidaridad. En la primera fase, desde marzo hasta agosto, respondió con programas que beneficiaron a miles de personas, como la [campaña de] sensibilización y prevención en las zonas vulnerables y el suministro de equipos de protección; la entrega de alimentos a la población hambrienta y el sostén a los grupos más vulnerables; ofrecimos nuestra disponibilidad, para que el Seminario mayor sea utilizado como centro de cuarentena; la promoción de la no-discriminación en los servicios que brindamos; y el pedido de un cese del fuego en las áreas de conflicto. 

Con el aumento de contagios a partir de mediados de agosto, las autoridades se vieron obligadas a adoptar un confinamiento estricto (lockdown). Esto ha tenido un impacto en la supervivencia de miles de personas, que a duras penas consiguen qué comer. En esta segunda fase, la Iglesia activó un plan de seguridad alimentaria para las personas más afectadas, comenzando por el sostén de 1.000 familias durante tres meses; también se ha intervenido, motivando a la comunidad cristiana a ayudar a los pobres, sosteniendo a cuando menos 50 familias en cada parroquia. 

Hemos continuado trabajando en el apoyo preventivo (concientización y suministro de materiales); hemos puesto a disposición los edificios, incluyendo las iglesias, como centros de cuarentena; hemos colaborado con el gobierno para asistir a las comunidades vulnerables; hemos reunido fondos de emergencia a nivel nacional y global; hemos continuado promoviendo la paz, con un enfoque que abarca a todas las partes en conflicto; hemos establecido una presencia pastoral en la web y un centro de asesoramiento online. 

Estamos continuamente agradecidos a nuestros amigos en todo el mundo, por acompañarnos con sus oraciones y con otros medios de sostén. 

Asegurándoles nuestras oraciones, los saluda

Card. Charles Bo

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Singapur asegura contar con reservas de alimentos, tras el cierre de las fronteras malasias
17/03/2020 12:45
Mascarillas, comida y dinero para ayudar a las personas empobrecidas por el coronavirus
07/05/2020 17:29
Covid-19, Kuala Lumpur: ‘Reservas de arroz para dos meses y medio’
28/03/2020 17:48
En Patna, 84 sacerdotes ayudan a los pobres y desempleados
26/08/2020 12:43
Card. Bo: Poner fin a los conflictos armados por la ‘tierra dorada’ de Myanmar
07/06/2019 15:37