09/07/2020, 14.37
MYANMAR
Enviar a un amigo

Card. Bo: Los mineros fueron sacrificados sobre el altar de la avidez

“En estos tiempos de Covid-19, las punzadas del hambre no pueden ser puestos en  cuarentena. Esto lleva a estos pobres hombres a buscar migas de jade, que caen de las excavadoras”. “Debemos compartir los tesoros de la naturaleza ofrecidos por Dios. Las riquezas de Birmania pertenecen al pueblo birmano. No es la primera vez que se verifica una similar tragedia y si los responsables no responden con compasión y justicia, no será la última  de las tragedias inhumanas”.

 

Rangún (AsiaNews/EdA) –Los 172 muertos en una mina de jade en el norte de Myanmar, “fueron sacrificados  sobre el altar de la avidez, a través del abandono y la arrogancia de las empresas que continúan a deshumanizar a los pobres en esta tierra”, El Card. Charles Maung Bo, arzobispo de Rangún, estigmatizó así a lo sucedido en Hpakant, en el nordeste  del país, donde los deslizamientos de tierra (en la Foto) sepultó a centenares de mineros 

que los fragmentos entre los escombros dejados por las estructuras industriales. 

El jade es una piedra preciosa, sobre todo en la cultura china. En China hasta los tiempos  modernos, alianzas y matrimonios no eran sellados alrededor de anillos de oro o plata, sino con jade. Según refiere Eglises d’Asie, Birmania, principalmente en la región septentrional en el Estado de Kachin, produce el 70% del mercado mundial de jade. La categoría más pura de jade, el jade imperial, está valuada en 20 mil dólares americanos (cerca de 17.500 euros) por Kg según la ONG Global Witness, Según un informe publicado en 2015, la industria del jade, que traería 31 millardos de dólares al año al país, el equivalente al 40% del PIB birmano, permanece ampliamente fuera de todo control y tasación real por parte del Estado birmano. Según el think tank local CESD y el l'International Growth Center, esta industria es doble, que combina una excavadora y un ejército de mineros en sandalias. “Por un lado, está la extracción industrial muy rápida y fuera de cualquier escala humana, que transforma las montañas en cráteres lunares. Se trata de juntar millardos de dólares  a condición que los reglamentos sean cómodos. Esta investigación de una velocidad y la falta de normativas explican los numerosos incidentes”, declaró el analista Richard Horsey en Twitter .

Los escombros son descargados en pilas inestables. Decenas de mineros clandestinos  esperan las descargas de los camiones para infiltrarse entre estos escombros y recuperar gotas de riqueza. En total, más de 400 mil trabajadores ilegales intentan encontrar fortuna. El rédito medio de los trabajadores ilegales se estima en  0 por mes, el doble del salario medio mínimo en Myanmar.

Casi todo el jade producido es contrabandeada a China. Grupos armados, incluido el Ejército para la independencia de Kachin y también el mismo ejército birmano, organizan el tráfico y el control de los trabajadores ilegales. El sector de la producción y de la venta de jade es ampliamente controlado por la Myanmar Gems Enterprise (MGE), un conglomerado controlado por el ejército birmano y por sus ex oficiales.

En este cuadro, contemporáneamente al anuncio del pago de una indemnización a las familias de las víctimas (unos 320 euros por víctima), el ministro de los recursos naturales y de la tutela ambiental,  U Ohn Win, definió a los mineros ilegales como “ávidos”, atribuyendo la responsabilidad individual de las víctimas. Delante de tanta frialdad, el Card. Bo puso en discusión el origen de esta “avidez”. En un comunicado del 5 de julio afirmó: “Los muertos so fueron arrastrados sólo por la montaña y por sus piedras, sino antes por una montaña de injusticia. El Papa Francisco puso en guardia de la ola infinita de injusticias económicas y ambientales que afectan a los pobres de todo el mundo. Aquellos que murieron fueron sacrificados sobre el altar de la avidez, a través de un total abandono y la arrogancia de las empresas que continúan deshumanizando a los pobres en esta tierra”.

Pero, mientras la mirada se desplaza hacia la responsabilidad del  gobierno civil, este último permanece sustancialmente impotente en relación con las otras partes involucradas, de los grupos étnicos armados y del ejército mismo.

Y la miseria no puede ser erradicada por las prohibiciones, sino como lo recordó el Card. Bo, por “compasión y justicia”. “En estos tiempos trágicos tiempos de Covid-19,  las punzadas del hambre no pueden ser puestos en  cuarentena. Esto lleva a estos pobres hombres a buscar migas de jade, que caen de las excavadoras”. “Debemos compartir los tesoros de la naturaleza ofrecidos por Dios. Las riquezas de Birmania pertenecen al pueblo birmano. No es la primera vez que se verifica una similar tragedia y si los responsables no responden con compasión y justicia, no será la última  de las tragedias inhumanas”.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Kachin, después de 55 días de combates "la situación de la población es dramática"
11/10/2016 12:45
Kachin, el ejército amenaza a los líderes cristianos: 'corten la comunicación con los rebeldes'
21/06/2018 11:02
Rakhine, desde finales de 2018 más de 60.000 personas desplazadas en el conflicto entre el ejército y los rebeldes budistas
11/10/2019 12:01
Card. Bo: la Conferencia de Panglong “una peregrinación de paz para todo Myanmar”
18/08/2016 14:54
El nacionalismo hindú de Modi podría desencadenar otra guerra, según palabras de Global Times
20/07/2017 11:07