17/02/2015, 00.00
HONG KONG - CHINA - VATICANO
Enviar a un amigo

Cardenal Zen: Parece que alguien quiere callarnos

de Card. Joseph Zen Ze-kiun
El optimismo generalizado en mejorar el diálogo entre la Santa Sede y China parece no tener fundamento. Algunas entrevistas "tendenciosas" con los obispos chinos, frenados en la libertad de expresión. Las cuestiones claves están siempre abiertas: quién nombra a los obispos; Qué hace la Asociación Patriótica. La guía de la carta de Benedicto XVI a los católicos chinos, también citado por Francisco. Un no acuerdo es mejor que un mal acuerdo. ¿Qué pasó con Mons. Cosma Shi Enxiang? Y ¿Mons. James Su Zhimin? Una vibrante reflexión del obispo emérito de Hong Kong, el campeón de la libertad religiosa en Chin

Hong Kong (AsiaNews) - Un periódico comunista en Hong Kong comenzó a difundirse la noticia de que Pekín y el Vaticano están cerca de un acuerdo. Luego vino la voz del Secretario de Estado de Su Santidad: "Las perspectivas son prometedoras, ambas partes quieren el diálogo".

Entre algunos amigos que desde hace mucho tiempo estamos interesados en la Iglesia en China, intercambiamos una sensación de sorpresa, no podemos dejarnos llevar por esta ola de optimismo, no vemos ninguna señal de un posible cambio futuro de la política religiosa de la China comunista.

Ahora vienen dos entrevistas concedidas por dos obispos en China a Gianni Valente, un periodista que trabaja para la agencia Fides. Yo he tenido un sabor amargo en la lectura de estas dos entrevistas. Creo que Gianni Valente nos quiere decir: "Ya ves, dos obispos en China, fieles al Papa y que han sufrido por esta fidelidad, están totalmente a favor de un diálogo entre China y el Vaticano. El resto de ustedes, que no comparten este entusiasmo, hacen bien en callarse".

INTRODUCCIÓN

Antes de llegar al análisis de dos entrevistas, me gustaría hacer dos observaciones:

1) Quién va a entrevistar a personas eclesiásticas en China, sean los de la Iglesia oficial sean las de la Iglesia subterránea, pero sobre todo si son los de la zona gris, un poco arriba un poco abajo "debe recordar también que estas no son personas libres, cuando hablan en público no pueden decir lo que quieran, de lo contrario pasará a ellos lo que pasó con el Obispo Thaddeus Ma Shanghai. Es ingenuo suponer que puedan hablar libremente. Es cruel e injusto hacerlos hablar cuando se sabe que no son libres, y los lectores pueden ser engañados.

2) Lamento señalar que Gianni Valente, un respetado periodista, ha hecho uso de preguntas capciosas (leading questions) para hacer decir a los encuestados lo que él quería. Por ejemplo, en la entrevista con Mons. Wei, hablando de la división entre católicos llamados oficiales y clandestinose, añade "que a menudo parece alimentada por ambiciones personales y las luchas de poder". Hablando de las negociaciones entre China y el Vaticano, dijo: "Para algunos, si la Santa Sede trata con el gobierno chino, es probable que aparezca dócil o incluso venderse". Del mismo modo, en la entrevista con monseñor Han, que habla de un posible diálogo entre la Santa Sede y Pekín, añade: "No habrá quienes lo consideran una decisión equivocada y suicida cada apertura para encontrar un acuerdo?"

A

Vayamos al análisis de la entrevista con Mons. Wei Jing Yi de Qiqihar.

1. ¿Cuál es el problema entre China y el Vaticano? A pesar de la señal, Mons Wei dice bien: "No hay necesidad de ir atrás dos mil años, el problema actual, la razón de la división de la comunidad en la oficial y clandestina es una: En China hoy es el resultado de la presión proveniente del exterior. Si hay división en la forma en que el gobierno trata a la Iglesia y después estas divisiones se han cristalizado en el curso de la historia".

2. Dado que el problema es todo aquí, entonces los llamados errores históricos de las dos partes tienen mucho que hacer. Basta que el gobierno cambie su manera de tratar la Iglesia, el problema se resolverá por sí mismo. La pregunta de Gianni Valente "¿Quién debe dar el primer paso?" es superfluo. Mons Wei dice así: "La Iglesia ya ha dado el primer paso. El Papa Francisco está haciendo muchos esfuerzos para expresar su voluntad de diálogo.

3. En las "preguntas capciosas" antes mencionados, Gianni Valente insinúa que habrá personas que se oponen al diálogo entre la Santa Sede y Pekín y que consideran cualquier intento como una traición a la Iglesia. Este es un gran malentendido y causa serios malentendidos. Nadie niega que sin diálogo no se resuelve los problemas. Pero para que el diálogo tenga éxito se necesita la buena voluntad de ambas partes. Por Roma, es evidente esta buena voluntad. Pero ¿también está la parte de Beijing? Suponer que hay, en un optimismo infundado, es peligroso. Puede ser ""wishful thinking". Si la otra parte no está dispuesto a renunciar a nada y queremos llegar a un acuerdo a cualquier precio, el único que puede hacerse es rendirse, vendernos a nosotros mismos. Por eso no tememos dialogar. No nos oponemos al diálogo, pero tenemos miedo de un compromiso hasta el final, una rendición sin una línea de fondo.

4. Nuestra conclusión es lo que Francisco llama "nuestra identidad" (Homilía en la Misa concelebrada con los obispos asiáticos en Corea) y la eclesiología católica expuesta en la carta del Papa Benedicto XVI en 2007, de la que Francisco también ha hecho un referencia explícita.

En los últimos años la situación de la Iglesia en China se ha alejado cada vez más de esta línea de fondo. Iglesia Independiente, obispos ordenados sin mandato pontificio, se trata de hecho de una iglesia cismática, aunque no se quiere llamar así. ¿Qué nos da esperanza de que el gobierno comunista está ahora dispuesto a volver en nuestra línea de fondo? Permitirá que nuestra Iglesia vuelva a ser una verdadera Iglesia Católica? La Iglesia en China es severamente anormal. Es el gobierno el que administra la Iglesia. Para qué puede devolver la normalidad se necesita un milagro.

5. Los problemas a resolver son muchos:

Ciertamente, el problema más grave es el nombramiento de obispos. En los años en que he sido miembro de la Comisión para la Iglesia en China y siendo un cardenal chino, nunca he sido informado de si estaban en curso las negociaciones con China y en qué punto estaban. Así que no sé cuál es el acuerdo que está por concluir. Yo sólo espero que la Santa Sede entiende qué sentido significa la palabra "elección" en China. Y recuerde que en China existe la Conferencia Episcopal. No es sólo el nombre.

Otro problema fundamental es la Asociación Patriótica. Las "voces" que ya llegan dicen que no va a ser posible eliminar la Asociación Patriótica. Entonces, ¿qué esperanza hay de que las cosas pueden volver a la normalidad? Mons. Wei cree que la naturaleza de la Patria puede cambiar. Me temo que si el nombre se mantiene, seguirá siendo más o menos la misma cosa. En los juegos de palabras, la Santa Sede no está a la altura de los comunistas chinos.

En el nombramiento de los obispos y la Asociación Patriótica, hay un montón de situaciones irregulares de regularización: obispos ilegítimos y excomulgados, obispos ilegítimos con participación en otras ordenaciones episcopales ilegitimas, obispos legítimos con una o más participaciones en las ordenaciones ilegítimas, obispos legítimos con participación de obispos ilegítimos en su ordenación. Todos casos de graves irregularidades. Si la Santa Sede planea superarlas a escondidas, está en peligro de perder su credibilidad.

En la disposición de una verdadera unidad en la estructura, ¿cómo se equilibrará los derechos de las dos comunidades? El criterio debe ser el bien de los fieles. Pero ¿el partido comunista chino estará de acuerdo?

6. El Secretario de Estado Card. Parolin dijo recientemente que tenemos que mirar las cosas desde el punto de vista teológico. Si he entendido bien, significa "desde el punto de vista de la verdad de la fe y la justicia". Si el partido comunista chino no acepta esta política y no se quiere comprometer, para nosotros no hay mucho espacio para maniobrar. No es fácil llegar a un acuerdo. La tentación de dar más no es sólo imaginario. En los últimos años, ¿ya no hemos dado demasiado?

Hasta hace poco el mismo card. Parolin, con motivo de conmemorar el Card. Casaroli, ha hablado con grandes elogios sobre la famosa Ostpolitik que el Secretario de Estado había adoptado hacia los países del Este. Y en la descripción de los clérigos que no aceptan el control del Gobierno, utilizó expresiones como "oposición sistemática", "gladiadores", "gente que gusta de aparecer en el escenario de la política"... Esta actitud no nos deja tranquilos.

. 7. Mons Wei dijo la palabra más importante al final de la entrevista: "Como la batería es lo más esencial para el funcionamiento de muchos aparatos modernos, la oración es la que va a mantener viva la fe".

Sólo entonces seremos capaces de aceptar incluso un completo fracaso presente y no por un éxito instantáneo sacrificar nuestras creencias y disciplina de la Iglesia. Ningún acuerdo es mejor que un mal acuerdo. No podemos, pro bono pacis, embolsándonos en un acuerdo que nos traiciona.

B

No voy a hablar demasiado de la entrevista de Gianni Valente con Mons. Han Zhi Hai Lanzhou. Él ha expresado claramente su no aceptación de esas personas que "desde afuera dan comandos y dan órdenes sobre lo que otros deben o no deben hacer acerca de su fe". Quiero pensar que el Papa Benedicto XVI no sea un "desde fuera". Ciertamente el Papa Benedicto espera un día ver desaparecer la división entre oficial y clandestina. Pero mientras el gobierno exija esta condición que la conciencia católica no puede aceptar, la unión deseada no es posible. Felicito a Mons. Han porque sus sacerdotes le ayudaron a hacer el discernimiento y lo convencieron de que el momento de la unión todavía no ha llegado.

C

Mientras termino de escribir informes contradictorios vienen sobre el destino de Mons. Shi En Xiang Yixian, desde hace 14 años desalojado violentamente de su oficio pastoral y afecto de sus familiares. El anuncio de su muerte, entonces contradice con otra información. ¿Cuándo se nos da algunas noticia cierta de este prelado heroico de 94 años? ¿Él ya está muerto? ¿Dónde? ¿Cuándo? ¿Darán a sus familiares y a los fieles  su cuerpo o sus cenizas? ¿Gianni Valente nos puede ayudar con esto? Luego Mons. Zu Zhi Min di Baoding. ¿Vive todavía? ¿Dónde está detenido?

Cuando estos dos venerables obispos se ven privados de la dignidad humana básica, es difícil imaginar cómo los representantes de la Santa Sede pueden hablar tranquilamente con el partido comunista.

(Foto: Card. Zen y miembros de la Justicia y la Paz de Hong Kong en una manifestación para pedir por la suerte de monseñor Cosme Shi Enxiang, 14 de Febrero de 2015.).

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Card. Zen: Todavía no logro entender por qué dialogan con China
13/02/2018 12:49
Si Beijing no concede la libertad religiosa a la Iglesia las relaciones diplomáticas son inútiles
19/02/2015
El artículo del Card. Tong, sobre el diálogo China-Santa Sede, que despierta alegría y confusión
09/02/2017 16:10
Pensamientos sueltos sobre las “inminentes” relaciones China-Santa sede
17/08/2016 15:51
Card. Zen: Mis perplejidades sobre el diálogo China - Santa Sede y las repersiones sobre la Iglesia china
04/08/2016 20:39