06/08/2020, 14.10
VATICANO
Enviar a un amigo

Doctrina de la fe: En la fórmula ‘Yo te bautizo’, es Cristo el que bautiza

El documento de la Congregación vaticana desea corregir algunas fórmulas ambiguas, de carácter más “democrático” y menos “clerical”. La acción sacramental sucede en nombre de Cristo, “que obra en su Iglesia”. El ministerio no es “un ejercicio de poder” y tampoco una “manipulación” de fórmulas a voluntad de quien las pronuncia.

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) – “Cuando el ministro dice «Yo te bautizo…», no habla como un funcionario que ejerce un papel que se le ha asignado, sino que opera ministerialmente como signo-presencia de Cristo, que actúa en su Cuerpo, donando su gracia y haciendo de aquella concreta asamblea litúrgica una manifestación de «la naturaleza auténtica de la verdadera Iglesia», en cuanto «las acciones litúrgicas no son acciones privadas, sino celebraciones de la Iglesia, que es “sacramento de unidad”, es decir, pueblo santo congregado y ordenado bajo la dirección de los obispos»”. Es uno de los puntos a destacar en el documento que hoy fue difundido por la Congregación para la Doctrina de la Fe, y en el cual se afirma el valor de la fórmula tradicional del bautismo.

El documento, aprobado por Papa Francisco, corrige algunas discrepancias que se producen al usar fórmulas más “democráticas” o “menos clericales”, como, por ejemplo: “«Nosotros, el padre y la madre, el padrino y la madrina, los abuelos, los familiares, los amigos, la comunidad, te bautizamos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo»”.

“La deliberada modificación de la fórmula sacramental se ha introducido para subrayar el valor comunitario del Bautismo, para expresar la participación de la familia y de los presentes y para evitar la idea de la concentración de un poder sagrado en el sacerdote, en detrimento de los progenitores y de la comunidad, que la fórmula presente en el Ritual Romano implicaría”.

En contra de cualquier tentación sociológica, el documento reafirma que “la acción sacramental  sea realizada no en nombre propio, sino en la persona de Cristo, que actúa en su Iglesia, y en nombre de la Iglesia”. La obediencia a la fórmula es necesaria, “porque el ministro actúa en cuanto signo-presencia de la acción misma de Cristo, que se realiza en el gesto ritual de la Iglesia”.

El documento luego recuerda que el ejercicio del ministerio eclesial no es “un ejercicio de poder” y tampoco una “manipulación” de un acto que pertenece a la Tradición. 

La Congregación vaticana también precisa que aquellos que fueron bautizados con fórmulas no tradicionales, necesitan ser bautizados con la fórmula de la Tradición. Y el texto concluye citando una frase de San Agustín: «Bautice Pedro o Pablo o Judas, siempre es Él [Cristo] quien bautiza»”.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Corte suprema de Moscú: Los Testigos de Jehová están fuera de la ley
21/04/2017 12:09
Mymensingh, tribales católicos Garo: Ofrecemos la cosecha a Cristo Rey
25/11/2019 15:41
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
“Un nuevo inicio, no el fin”: New Humanity concluye su compromiso en Camboya
06/12/2016 13:47
Papa: Conservar la memoria de nuestro bautismo siempre viva y actual
13/01/2019 12:48