25/10/2014, 00.00
EGIPTO
Enviar a un amigo

Egipto, los jóvenes católicos: La revolución ha sido traicionada, pero el futuro nos pertenece

de Giulia Mazza inviato
Martine, 26 años, vive y trabaja en El Cairo. El problema de la discriminación en Egipto viene de "clases sociales bien definidas". Las enseñanzas de la igualdad, el respeto y la compasión en las escuelas cristianas "son un beneficio para los estudiantes musulmanes". Los disturbios de 2011 "han sido robados a los egipcios" por otros países y (en parte) por el ejército. "Tomará al menos 50 años para borrar los errores del pasado".

El Cairo (AsiaNews)- "Un Egipto más democrático y más limpio - de la corrupción, el despilfarro, la contaminación, el tráfico - que coloque la salud y la educación una prioridad. Porque si el entorno en el que vivimos debilita el cuerpo, la productividad y la economía se va a resentir. Y sólo la educación le ayuda a ser más creativos, civilizados, de tener nuevas ideas y respetar las de los demás". Martine, de 26 años, griego-católica, tiene ideas claras acerca de cómo le gustaría que se convierta su país. Graduada de la Universidad de El Cairo en la economía y la ciencia política, un año de estudio en Francia, ahora trabaja como gerente de proyectos en una empresa estadounidense. Desafortunadamente, sin embargo, Añade a AsiaNews, "para lograr esto llevará tiempo, y la gente tiene que ser paciente. En Egipto hemos aprendido a hacer las cosas con facilidad y es por eso que luchamos ahora: para que haya una manera fácil de de salir nuestros problemas".

Criada en una buena familia, Martine nunca ha experimentado experiencias particularmente negativas con las personas de fe islámica. "La pregunta - dijo - es que las clases sociales en Egipto son muy definidas. El contexto de dónde vienes y en el que creces afecta a la misma persona en lo que se convertirá. Yo nací y vivo en Heliópolis, que es un barrio muy tranquilo de la ciudad; asistí a las instituciones cristianas y muchos de mis compañeros de clase eran musulmanes. En la escuela nos enseñaron la igualdad, que hay diferencias entre los seres humanos, a ser compasivos, a respetar las religiones y las ideas de los demás". Esto, explica, "se traduce en gestos muy simples. Durante el mes de ayuno del Ramadán, nosotros los cristianos comemos de una manera discreta. En las principales celebraciones como Navidad o Pascua, los musulmanes también participaron en la misa, por respetar y para demostrar que en nuestra escuela somos una familia".

De su infancia, el único mal recuerdo se remonta a cuando tenía siete años. "Tomé clases de tenis - dice - y mi amigo era musulmán. Un día vino y me dijo, 'Estoy triste, porque vas a ir al infierno' le preguntó por qué, dijo: 'Porque eres cristiano y mis padres me han dicho que los cristianos irán al infierno'. Corrí donde mi madre llorando, me dijo que no era cierto y que ya no podía ser su amiga". En retrospectiva, Martine admite que lo que dijo su madre, "era incorrecto. Si hubiera sucedido más tarde, me hubiera explicado lo que significa ser un cristiano, que lo que creemos está lleno de amor, y que incluso si los "medios" de nuestras dos religiones son diferentes, los dos creemos en Dios".

Si, sin embargo, el lugar desde el que se proviene, como en el caso de Martine, que crecen en una especie de "burbuja", el contacto con la realidad llega tarde o temprano. En su caso, se llevó a cabo en la universidad. "Yo estaba en la sección francesa - dijo - que está hermanada con otras universidades en Francia. Mis compañeros de clase tenían antecedentes similares a los míos, pero cuando asistí a clases en árabe, conocí a personas muy diferentes de mí. Algunos venían de ambientes cerrados, otros habían estudiado en casa. Otros nunca habían conocido a un cristiano y pensaban que creíamos en tres dioses. También recibí volantes que aconsejaban a las chicas a llevar el velo, para estar más cerca de Dios".

La entrada en el mundo de los adultos, para Martine como para muchos de sus compañeros, está marcado por lo inevitable de lo que sucedió en los últimos tres años. El período de la primera revolución democrática, que comenzó el 25 de enero de 2011, lo recuerda como "una pesadilla". "Desde que nací - explica -. Mubarak era el presidente de Egipto, era parte de mi vida cotidiana.  La universidad, sin embargo, sobre todo cuando empecé a estudiar economía y ciencias políticas, ha abierto mi mente y cambió la manera en que yo lo veo lo que estaba sucediendo en mi país. Vi una dictadura, y muchas injusticias. En 2011 yo estaba particularmente furiosa porque las últimas elecciones parlamentarias [2010. ndr] el partido de Mubarak ganó el 98% de los escaños. No sólo mostraba la evidente corrupción, sino también el completo desinterés de las autoridades para fingir o intentar de engañar al pueblo de Egipto con un porcentaje más razonable. Cuando estaba hablando con mis amigos franceses, me daba vergüenza y enojo".

Entonces algo cambia. En una iglesia en Alejandría, una explosión mató a varios cristianos, incluyendo amigos de Martine. Mientras tanto, en Facebook y las redes sociales se publican  videos de gente siendo torturada en las comisarías. "La gente - explica - y especialmente los jóvenes, comienzan a darse cuenta de lo que está pasando y no quieren aceptarlo en silencio como siempre lo hizo la generación de sus padres. La gente más grande quería la seguridad, los jóvenes un futuro".

Cuanto pasó después de la caída de Mubarak, para Martine es "confuso, poco claro y no tiene sentido". Sin dejar de reconocer el espíritu democrático de los disturbios iniciados el 25 de enero de 2011, de acuerdo con ella era la "revolución traicionada", de la que "muchos otros actores se han beneficiado de la caída del régimen y la inestabilidad en Egipto". Las figuras que  parecían tener una ideología más liberal y  mentalidad más abierta, como Muhammad al-Barade'i, "no eran lo suficientemente fuertes como para luchar".

Lo que es seguro, es la presencia constante - aunque detrás de las escenas - de los militares: "El ejército ha desempeñado su papel desde la primera revolución. Dudo que Mubarak haya dimitido afectado por las demandas de su pueblo. Y creo que, en las primeras elecciones democráticas en 2011, los militares han dejado  vencer a Mohamed Morsi y a los Hermanos Musulmanes. Como si la única manera de mostrar al mundo lo que realmente eran capaces de hacer, era darles el poder".

Y, de hecho, "ellos ganaron, han cometido tantos errores y finalmente cayeron, pero no por merito de otra revolución. Eso que hizo el movimiento Tamarod, llevando más de 30 millones de personas a las calles para deshacerse del gobierno Morsi, fue una "revolución suave '. Lo único capaz de responder rápidamente a las demandas de la población estaba en el ejército. Habría sido una verdadera revolución si las autoridades militares hubiesen jugado el papel de mediadores, facilitando la eliminación de Morsi y llevando al país hacia elecciones libres, con un presidente elegido de entre el pueblo y para el pueblo".

Así no ha sido, y el actual presidente es el ex general Abdel Fattah al-Sisi, que ha dimitido de su carácter militar antes de postularse al cargo.

La traición a la revolución, Martine explica, "no está representado por al-Sisi como tal, por lo que él representa, es decir, el retorno a una ideología en la que las autoridades militares están en el poder. En las últimas elecciones, yo he votado en blanco, porque yo no estaba convencida por ninguno de los candidatos, y yo estaba asustado por el poder del ejercito: hoy tengo menos miedo, y mientras veo las cosas que no me gustan quiero dar una oportunidad a este gobierno, que algo bueno está haciendo". Sin embargo, sigue existiendo un problema fundamental: "De hecho, aunque se reconoce la experiencia, tenemos la misma gente de siempre se enfrentan  los mismos problemas de siempre. Egipto necesita de los jóvenes, nuevos lenguajes y nuevas ideas. Se necesitaran al menos 50 años para eliminar todos los errores del pasado. Si seguimos tratando la misma enfermedad con la misma medicina, y vemos que no mejora, entonces tal vez es hora de cambiar la medicina".

 

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
El Cairo, confirman cadena perpetua para el líder de los Hermanos Musulmanes
06/12/2018 10:00
"Terrorismo" en contra de las fuerzas de seguridad. Las sospechas sobre los Hermanos Musulmanes
24/12/2013
Vocero de la Iglesia católica: musulmanes egipcios solidarios con los cristianos perseguidos en Irak
13/08/2014
Tranquilo aniversario de la “Primavera árabe”, en medio de una crisis económica y alertas de terrorismo
27/01/2017 12:24