08/09/2019, 12.48
MADAGASCAR – VATICANO
Enviar a un amigo

El Papa en Madagascar: el cristiano no puede ser fatalista ni egoísta

Un millón de personas en la misa. “Es difícil el seguimiento del Señor cuando se quiere identificar el Reino de los Cielos con los propios intereses personales o con la fascinación por alguna ideología que termina por instrumentalizar el nombre de Dios o la religión para justificar actos de violencia, segregación e incluso homicidio, exilio, terrorismo y marginación”.

Antananarivo (AsiaNews) – El cristiano no puede ser fatalista ni egoísta, no puede aceptar que haya personas privadas de todo, que la religión sea sometida a ideologías “que instrumentalizan el nombre de Dios”, y debe luchar contra las “idolatrías” que producen “las engañosas seguridades de poder, la carrera y el dinero en una búsqueda patológica de glorias humanas”. Es una exhortación a la solidaridad, a “convertir vuestro bello país en un lugar donde el Evangelio pueda volverse vida”, la gran misa celebrada hoy por Papa Francisco, en un día de mucho viento. 

Cientos de miles de personas pueblan el Campo diocesano de Soamandrakizay. Un millón, según los organizadores. Muchos han pasado aquí la noche, y Francisco lo recuerda al comienzo de la misa. La zona es, en parte, propiedad de un musulmán, que ha puesto a disposición el lugar voluntariamente, para la celebración. 

En la homilía, Francisco resalta las vías para seguir la enseñanza de Jesús.

Dice que resulta “difícil el seguimiento del Señor cuando se quiere identificar el Reino de los Cielos con los propios intereses personales o con la fascinación por alguna ideología que termina por instrumentalizar el nombre de Dios o la religión para justificar actos de violencia, segregación e incluso homicidio, exilio, terrorismo y marginación. La exigencia del Maestro nos anima a no manipular el Evangelio con tristes reduccionismos, sino a construir la historia en fraternidad y solidaridad, en el respeto gratuito de la tierra y de sus dones sobre cualquier forma de explotación; animándonos a vivir el «diálogo como camino; la colaboración común como conducta; el conocimiento recíproco como método y criterio» (Documento sobre la fraternidad humana, Abu Dabi, 4 febrero 2019); no cediendo a la tentación de ciertas doctrinas incapaces de ver crecer juntos el trigo y la cizaña, a la espera del dueño de la mies (cf. Mt 13,24-30).

Y continuó diciendo: “¡qué difícil puede resultar compartir la vida nueva que el Señor nos regala cuando continuamente somos impulsados a justificarnos a nosotros mismos, creyendo que todo proviene exclusivamente de nuestras fuerzas y de aquello que poseemos. Cuando la carrera por la acumulación se vuelve agobiante y abrumadora —como escuchamos en la primera lectura— exacerbando el egoísmo y el uso de medios inmorales! La exigencia del Maestro es una invitación a recuperar la memoria agradecida y reconocer que, más que una victoria personal, nuestra vida y nuestras capacidades son fruto de un regalo (cf. Exhort. ap. Gaudete et exsultate, 55) tejido entre Dios y tantas manos silenciosas de personas de las cuales sólo llegaremos a conocer sus nombres en la manifestación del Reino de los Cielos”.

Jesús, principalmente, nos quiere liberar de “ese obstáculo dañino, en definitiva, una de las peores esclavitudes: el vivir para sí. Es la tentación de encerrarse en pequeños mundos que termina dejando poco espacio para los demás: ya no entran los pobres, ya no se escucha la voz de Dios, ya no se goza la dulce alegría de su amor, ya no palpita el entusiasmo por hacer el bien. Muchos, al encerrarse, pueden sentirse “aparentemente” seguros, pero terminan por convertirse en personas resentidas, quejosas, sin vida. Esa no es la opción de una vida digna y plena, ése no es el deseo de Dios para nosotros, esa no es la vida en el Espíritu que brota del corazón de Cristo resucitado (cf. Exhort. ap. Evangelii gaudium, 2)”.

“Miremos nuestro entorno, ¡cuántos hombres y mujeres, jóvenes, niños sufren y están totalmente privados de todo! Esto no pertenece al plan de Dios. Cuán urgente es esta invitación de Jesús a morir a nuestros encierros, a nuestros individualismos orgullosos para dejar que el espíritu de hermandad —que surge del costado abierto de Jesucristo, de donde nacemos como familia de Dios— triunfe, y donde cada uno pueda sentirse amado, porque es comprendido, aceptado y valorado en su dignidad. «Ante la dignidad humana pisoteada, a menudo permanecemos con los brazos cruzados o con los brazos caídos, impotentes ante la fuerza oscura del mal. Pero el cristiano no puede estar con los brazos cruzados, indiferente, ni con los brazos caídos, fatalista: ¡no! El creyente extiende su mano, como lo hace Jesús con él» (Homilía con motivo de la Jornada Mundial de los Pobres, 18 noviembre 2018)”.

“La Palabra de Dios que hemos escuchado -concluyó el Papa - nos invita a reanudar el camino y a atrevernos a dar ese salto cualitativo, y adoptar esta sabiduría del desprendimiento personal como la base para la justicia y para la vida de cada uno de nosotros: porque juntos podemos darle batalla a todas esas idolatrías que llevan a poner el centro de nuestra atención en las seguridades engañosas del poder, de la carrera y del dinero y en la búsqueda patológica de glorias humanas”.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
El Papa en Madagascar: construir el futuro, apoyándose en la fuerza de la fe
08/09/2019 18:19
Papa: Si hay egoísmo y falta el amor, la Iglesia no crece
06/11/2013
Papa:Vía Crucis, ver en la Cruz de Jesús todas las cruces del mundo
19/04/2019 23:27
Cuaresma, la conversión hace bien también a la ecología
26/02/2019 14:31
Papa: el ‘estilo cristiano’ es el de las Bienaventuranzas
21/01/2019 13:22