17/09/2020, 13.55
INDIA
Enviar a un amigo

El caso del obispo Gallela Prasad provoca divisiones

de Nirmala Carvalho

Tres sacerdotes de casta superior (reddy), acusados ​​de agredir al obispo, un dalit, quien decidió suspenderlos. Los tres, actualmente en libertad bajo fianza, fueron reintegrados por el nuevo Ordinario.

 

Mumbai (AsiaNews) - El caso de tres sacerdotes de casta superior (reddy), acusados de haber agredido a un obispo dalit, que fueron suspendidos por aquél y reintegrados por el sucesor del obispo atacado, está creando divisiones y conflictos en la India. Actualmente los sacerdotes se encuentran libres bajo fianza y la Santa Sede intervino en el asunto.

El 24 de abril de 2016, tres sacerdotes de casta superior estuvieron involucrados en un supuesto ataque premeditado contra el obispo Gallela Prasad (en la foto), ex Ordinario de la diócesis de Cuddapah, cuando regresaba de un servicio religioso en la diócesis.

El 21 de mayo de 2016, Gallela Prasad, miembro de la comunidad dalit, suspendió a los tres sacerdotes.

El 10 de diciembre de 2018, el Papa Francisco aceptó la renuncia de Mons. Gallela Prasad y nombró a Mons. Gali Bali Administrador apostólico de Cuddapah. El 7 de julio de 2019, el obispo Gali Bali reincorporó a los padres Nalladimmu Raja Reddy, Lingala Vijaymohan Reddy y Sanivarappu Marreddy, y los nombró párrocos.

El padre AXJ. Bosco SJ, dalit y activista de derechos humanos, dijo a AsiaNews que "el nombramiento dell P. Sanivarappu Marreddy como párroco pone de manifiesto la mentalidad de casta y la corrupción en la Iglesia. En la carta escrita por Monseñor Gali Bali con fecha 11-07-2020, se afirma que la Santa Sede ha evaluado su solicitud (del Padre Marreddy)… en relación con la suspensión que le impuso el obispo anterior, Gallela Prasad, por probablemente falsas acusaciones…”

"Sabemos muy bien cómo funciona la administración de la Iglesia jerárquica. Sin la recomendación, el apoyo y el consentimiento del obispo Gali Bali, la Santa Sede no habría levantado la suspensión en un caso tan grave y no se hubiera podido nombrar al padre Marreddy como párroco. Nombrar párrocos a los tres sacerdotes reddy mientras este escandaloso caso criminal sigue pendiente en los tribunales, es chocante, por no decir más, y huele a prejuicios de casta, vigentes y perpetuados hasta el día de hoy por los llamados obispos y sacerdotes de casta”.

“Me gustaría presentar un desafío: sé que los reddy también quieren seguir a Jesús con sinceridad, pero muchas veces el diablo se las arregla para tentarlos con la discriminación y la política de castas. Que dejen de usar el sufijo reddy en sus nombres; puede ser muy doloroso para ellos, pero demostrará que desean sinceramente seguir a Jesús, quien enseñó que en el Reino de Dios todos nos amamos como iguales”.

Monseñor Sarat Chandra Nayak, presidente de la Comisión de castas programadas (SC) y otras castas atrasadas (BC) de la Conferencia Episcopal de la India (CBCI), habló con AsiaNews sobre la reintegración de los tres sacerdotes de castas superiores que fueron arrestados y actualmente se encuentran en libertad bajo fianza.

• “Aquí se plantean tres cuestiones”, dijo. “La legalidad civil, la legalidad eclesial o canónica y la prudencia y sensibilidad pastoral”.

• Lo primero que se debe hacer es considerar la cuestión en términos de legalidad, ya sea civil o canónica, para llegar a una justicia basada en la verdad. Un delito no tiene casta, religión, género, autoridad, ni nacionalidad, aunque eso puede tener su peso en el asunto, para llegar a una decisión justa. Se ha informado ampliamente que los sacerdotes agredieron físicamente al obispo y el obispo los suspendió por esa razón. No hay justificación para tomar la ley en sus manos, ni en la sociedad ni en la Iglesia. La agresión física es un delito tanto en derecho civil como canónico. Tanto en la sociedad civil como en la eclesiástica, se debe respetar y buscar el orden jurídico para obtener justicia.

• La carta del obispo Gali Bali explica con toda claridad que la Santa Sede, después de evaluar la solicitud y los documentos de respaldo de los sacerdotes suspendidos, lo autorizó a "tomar la decisión apropiada" sobre el asunto. Por tanto, prudente y religiosamente asumo que la Santa Sede ha evaluado el tema con toda seriedad, escuchando también al arzobispo Gallela Prasad, cualquiera sea su estado actual.

• Antes de analizar o cuestionar la decisión del obispo Gali Bali, es necesario saber si la Santa Sede ha llegado a la conclusión de que la acusación contra los sacerdotes es falsa y, por lo tanto, pidió al obispo Gali Bali que tomara la decisión que corresponde. No parece ser así, ya que la Santa Sede consideró necesario aconsejar “enérgicamente” a los sacerdotes que lleven una vida ejemplar, cooperando plenamente con las autoridades diocesanas y dando un auténtico testimonio de verdadera reconciliación y comunión eclesial. Si se encargó al obispo Gali Bali que juzgara la veracidad de la acusación y tomara la decisión apropiada, es de suponer que cuenta con hechos o testigos que lo respaldan, más allá de toda duda razonable, para llegar a la conclusión de que la suspensión se basó en "falsos presuntos delitos". ".

• Ciertamente existe la separación entre el derecho eclesiástico y el derecho civil. Sin embargo, excepto en cuestiones de fe y moral, la ley civil prevalece sobre la ley eclesiástica cuando existe un conflicto entre ambas. El asunto está siendo juzgado en el tribunal civil y los tres sacerdotes están en libertad bajo fianza. El obispo Gali Bali, administrador apostólico de Cuddapah, no sólo levantó la suspensión, sino que también los reinstaló como pastores según lo dispuesto por el canon 1356. Supongo que consultó al obispo Gallela Prasad antes de levantar la suspensión, como lo requiere el mismo canon 1356 § 2.

• Cuando la cuestión está en manos de la Justicia civil, reinstalar a los sacerdotes en las responsabilidades pastorales antes de ser formalmente imputados, sólo se puede considerar una “decisión apropiada” si lo hace un obispo experimentado como Gali Bali, aunque otros puedan considerar que ha extendido la prudencia pastoral más allá del límite.

• No he visitado la diócesis de Cuddapa, pero soy consciente de que allí hay un problema de castas, como en muchas otras diócesis de la India. La supuesta agresión contra el obispo y los incidentes posteriores están fuertemente condicionados por sentimientos de casta.

• Es un gran desafío, y no solo para los obispos y superiores, no bailar al son de la música de castas, uno no puede ser ingenuo ante una mentalidad y prácticas de casta profundamente arraigadas que condicionan la humanidad de las llamadas castas superiores y pisotean la dignidad de los dalits ".

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Elecciones 2019, Iglesia a los partidos: Puestos reservados a los dalit cristianos en los programas
01/03/2019 15:44
Lenin Raghuvanshi: ‘Las cuotas para las castas altas son el fracaso de la justicia social’
10/01/2019 16:18
Jesuita dalit a los obispos: la Iglesia india discrimina a los dalit
19/05/2016 03:09
Obispos indios de fiesta: Finalmente la Corte suprema escucha a los cristianos dalit
14/01/2020 16:35
Mumbai, doctora dalit muerta: no se suicidó, fue asesinada
30/05/2019 11:42