18/01/2018, 15.01
EGIPTO - LIBANO
Enviar a un amigo

En El Cairo, musulmanes y cristianos se encuentran por Jerusalén, “causa de causas”

de Fady Noun

El encuentro se llevó a cabo los días 16 y 17 de enero en la institución sunita de al-Azhar. En la cita participaron muchas personalidades del Líbano, entre ellas, el patriarca maronita Raï. El mundo árabe se encuentra dividido entre una “pasividad cómplice” y “discursos ruidosos pero ineficaces”. Ex premier libanés: hay que coordinar las acciones para lograr una mayor eficiencia al servicio de una “identidad pluralista de Jerusalén” y de la “libertad religiosa”. Card. Raï: se precisa la oración conjunta, la solidaridad inter-religiosa islámico-cristiana en todo el mundo árabe, y sostener a los palestinos.

Egipto (AsiaNews) – Una conferencia islámico-cristiana internacional de dos días de duración, se llevó a cabo en El Cairo (16-17 de enero), por iniciativa del gran imán de la importante institución sunita de al-Azhar, Ahmed el-Tayyeb, cuyo tema fue “La identidad árabe de la Ciudad Santa (al-Quds, Jerusalén) y su mensaje”. La misma contó con la presencia del Papa de los coptos ortodoxos,  Teodoro III. Aún debe darse a conocer la declaración final.

Un número significativo de personalidades libanesas, laicas y religiosas, han participado en la conferencia. De esta manera, el ex primer ministro Siniora presidió un encuentro en el cual también intervinieron el Card. Raï y Tarek Mitri, ex minsitro de Cultura.

Las personalidades libanesas también incluyeron al ex jefe de Estado Amine Gemayel, el ministro del Interior Nouhad Machnouk, el muftí de la república Abdellatif Deriane, el metropolita de Beirut, Elias Audi, el arzobispo maronita de Beirut, Boulos Matar, Aram I de los Catholicos de Cilicia, además del ex diputado Farès Souhaid, y el secretario general del Comité nacional para el diálogo cristiano-musulmán Mohammad Sammak.

En la inauguración de la conferencia de al-Azhar, Fouad Siniora puso en guardia sobre una vertiente terrorista, en tanto el patriarca maronita, el Card. Bechara Raï elogió la causa de la “solidaridad espiritual” y de un lobby bienintencionado. "¿Qué hacer, luego del reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel, por parte de los Estados Unidos?”, podría ser el título de la intervención de Fouad Siniora, así como la de tantos otros, dado que se trata justamente del dilema entre una pasividad cómplice y los discursos ruidosos pero ineficaces, en torno al cual los árabes hoy se debaten.

Además, debe subrayarse que la conferencia sobre Jerusalén en El Cairo se desarrolla en paralelo, por no decir, compitiendo, con la 13ra sesión de la Conferencia de la Unión parlamentaria de los países miembros de la Organización para la cooperación islámica (inaugurada el 16 de enero) en Teherán, que a su vez ha hecho de Jerusalén la “causa de causas” del mundo musulmán. Se trata de una coincidencia que pone de relieve la escisión entre sunitas y chiitas, que quiebra el mundo árabe y musulmán.

 

Siniora : No podemos rendirnos

En efecto, ¿qué hacer? “No rendirnos, ni ceder a la desesperación o al desaliento, negarnos a presenciar la destrucción de la voluntad de la umma islámica –subrayó el ex primer ministro- negarse a recurrir a acciones negativas, emprender  el camino de la tolerancia, sin desviarse hacia una violencia homicida que llevaría al terrorismo”. Entre estos dos extremos, Siniora recomienda el realismo. “No es verdad que las palabras se quedarán en el estadio de palabras”, dijo él, alentado a los regímenes árabes a “aprender las lecciones de sus guerras y de sus negociaciones del pasado”, y a fijar su mirada justamente en la “lucha incansable” del pueblo palestino. “No hay puntos de fuerza que debamos descuidar”, concluyó Siniora. “No hemos de usar la excusa de su insuficiencia o de su ineficiencia en lo inmediato, para renunciar. Concentrémonos en un objetivo: construir un Estado palestino, con Jerusalén como capital. Mantengámonos firmes en nuestra fe musulmana, árabe y cristiana, por los derechos nacionales del pueblo palestino (…) Apoyemos las resoluciones de la legalidad internacional (...) y coordinemos nuestras acciones en favor de una mayor eficiencia, al servicio de una “identidad pluralista de Jerusalén” y de la “libertad religiosa”. “Cristianos y musulmanes consolidan la identidad y el mensaje de al-Quds, la capital del Estado palestino, evidenciando la importancia y el carácter sublime de nuestra larga experiencia, pasada y presente, de convivencia como modelo de vida”, concluyó Siniora.

 

La solución de los dos Estados

Por su parte, el patriarca Béchara Raï trazó la historia del movimiento sionista y la creación del Estado de Israel, examinando la posición del Vaticano sobre Jerusalén. El jefe de la Iglesia maronita afirmó que la Santa Sede, a pedido del Papa Francisco, recientemente (el 8 de enero de 2018) ha defendido el derecho de los palestinos a tener un Estado propio, apoyando la llamada solución de los “dos Estados”. Tal como recordó él, aunque la Santa Sede se ha puesto como regla no entrar nunca en disputas territoriales entre los países, no reconoce la anexión de Jerusalén oriental por parte de Israel, ateniéndose a la resolución del Consejo de seguridad de las Naciones Unidas del 20 de agosto de 1980, que condena la proclamación de Jerusalén, por parte de Israel, como capital “única e indivisible”.  

 

Oración y solidaridad inter-religiosas

¿Qué hacer? A esta pregunta inicial, el patriarca ha respondido invocando la oración conjunta, la solidaridad inter-religiosa islámico-cristiana en todo el mundo árabe, el apoyo a la presencia demográfica palestina a través de la fundación de familias, el apego a la propiedad y el congelamiento de cualquier éxodo o movimiento migratorio, el reforzamiento del sentido de pertenencia y educación en el amor por la Ciudad Santa en los hogares, escuelas y lugares de culto, el uso inteligente de los medios, y, por último, la actividad de lobby persistente y a largo plazo.  

Por su lado, Tarek Mitri ha mencionado un tema que conoce bien, porque le ha dedicado un libro (“En el nombre de la Biblia, en el nombre de América”): los sionistas cristianos. Es bajo su influencia, dado que representan casi un cuarto de su electorado, que el presidente Trump ha tomado la decisión de trasladar la embajada de los Estados Unidos a la Ciudad Santa. Estos movimientos evangélicos apoyan el proyecto político del Estado judío en nombre de una visión milenaria de la historia, creyendo que de esta manera podrán acelerar la segunda venida de Cristo. 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Laicidad y ciudadanía: de qué manera Al Azhar podría influenciar a los países árabe-islámicos
28/03/2017 11:49
Béchara Raï sobre el congreso en Al-Azhar: que desaparezca la palabra “minoría”
06/03/2017 13:28
Contra los extremismos y la violencia, al-Azhar propone la reforma de la “ciudadanía”
01/03/2017 17:50
El Cairo, libertad religiosa y laicidad del Estado, temas del Congreso islámico-cristiano en al-Azhar
20/02/2017 11:21