20/10/2020, 20.52
VATICANO
Enviar a un amigo

Encuentro por la paz: llamamiento a rechazar la guerra y 'elegir la vida'

“Hay muchos, demasiados conflictos que siguen abiertos. A los responsables de los Estados les decimos: trabajemos juntos por una nueva arquitectura de la paz. Unamos las fuerzas por la vida, la salud, la educación y la paz”. Dios le pedirá cuentas a quienes no han buscado la paz o han fomentado las tensiones y los conflictos”.

 

Roma (AsiaNews) – “Ha llegado el momento de utilizar los recursos empleados en producir armas cada vez más destructivas, promotoras de muerte, para elegir la vida, curar la humanidad y nuestra casa común”. Son palabras del llamamiento con el cual concluyó el encuentro de oración por la paz “Nadie se salva solo - Paz y Fraternidad”, organizado por la Comunidad de San Egidio. Estuvieron presentes numerosas autoridades religiosas y el Presidente de la República de Italia, Sergio Mattarella.

En la plaza del Campidoglio, recordó Francisco, “poco después del mayor conflicto bélico que la historia recuerde, las naciones que se habían enfrentado estipularon un pacto, fundado sobre un sueño de unidad, que posteriormente se llevó a cabo: la Europa unida”. Y en ese mismo lugar, los líderes de las principales religiones del mundo declararon que “la guerra es un fracaso de la política y de la humanidad”. “Apelamos - siguió diciendo - a los gobernantes para que rechacen el lenguaje de la división, que muchas veces se apoya en sentimientos de miedo y de desconfianza, y para que no se emprendan caminos sin retorno. Miremos juntos a las víctimas. Hay muchos, demasiados conflictos todavía abiertos. A los responsables de los Estados les decimos: trabajemos juntos por una nueva arquitectura de la paz. Unamos las fuerzas por la vida, la salud, la educación y la paz. Ha llegado el momento de utilizar los recursos empleados en producir armas cada vez más destructivas, promotoras de muerte, para elegir la vida, curar la humanidad y nuestra casa común”.

El Papa Francisco advirtió en su discurso: “La paz es la prioridad de toda política. Dios le pedirá cuentas a quienes no han buscado la paz o han fomentado las tensiones y los conflictos, por todos los días, meses y años de guerra que se han sucedido y que han golpeado a los pueblos. La palabra del Señor Jesús se impone por su sabiduría profunda: «Envaina la espada —dice—, porque todos los que empuñan la espada, a espada morirán» (Mt 26,52). Aquellos que empuñan la espada, creyendo tal vez que así resolverán más rápido situaciones difíciles, experimentarán la muerte que viene de la espada en sí mismos, en sus seres queridos, en sus países”. 

Francisco recordó también el documento sobre la Fraternidad, la paz mundial y la convivencia común, que firmó con el Gran Imán de al-Azhar, Ahmed al-Tayyeb, en 2019. El documento fue citado asimismo por Mohamed Abdelsalam Abdellatif, secretario general del Comité Superior de la Fraternidad Humana, portador de un mensaje de al-Tayyeb en el cual el Gran Imán hace referencia al “horrendo asesinato de París. En mi calidad de sheykh di al-Azhar, declaro ante Dios Omnipotente que me disocio a mí mismo y a los preceptos de la religión islámica y las enseñanzas del Profeta Mahoma - en él la paz y la bendición de Dios - de este acto criminal pecaminoso y de todos los que persiguen esta ideología perversa y falsa”.

“Ha llegado el momento - dijo el Papa - de utilizar los recursos empleados en producir armas cada vez más destructivas, que promueven la muerte, para elegir la vida, curar a la humanidad y nuestra casa común. ¡No perdamos  tiempo! Comencemos con metas alcanzables: unamos desde hoy los esfuerzos para contener la difusión del virus hasta que tengamos una vacuna que sea idónea y accesible para todos. Esta pandemia nos está recordando que somos hermanas y hermanos de sangre”.

“A todos los creyentes, mujeres y hombres de buena voluntad, les decimos: seamos creativamente artesanos de la paz, construyamos amistad social, hagamos nuestra la cultura del diálogo. El diálogo leal, perseverante y valiente es el antídoto contra la desconfianza, las divisiones y la violencia. El diálogo disuelve de raíz los motivos de las guerras, que destruyen el proyecto de hermandad inscrito en la vocación de la familia humana. Nadie se puede sentir exento. Somos todos corresponsables. Todos necesitamos perdonar y ser perdonados. Las injusticias del mundo y de la historia no se curan con el odio y la venganza, sino con el diálogo y el perdón. Que Dios inspire estos ideales en todos nosotros y en este camino que hacemos juntos, plasmando los corazones de cada uno y haciéndonos mensajeros de paz”.

Al terminar el discurso de Francisco, se hizo un minuto de silencio en memoria de las víctimas de la pandemia y de todas las guerras.

Después de la lectura del Llamamiento a la Paz de Roma 2020, se entregó el documento a unos niños que lo ofrecieron a los embajadores y representantes de la política nacional e internacional que se encontraban presentes. (FP)

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: Dios “ablande un poco el corazón” de quien condena todo aquello que está “fuera de la Ley”
02/05/2017 13:54
Bartolomé I: Es tiempo de actuar, es tiempo de ‘subversión’
20/10/2020 16:21
Los encuentros en el 'Espíritu de Asís' y el escepticismo del mundo
20/10/2020 14:25
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Mons. Machado: Defiendo al Papa Francisco en el diálogo entre las religiones
17/09/2019 16:41