29/01/2016, 13.05
INDONESIA
Enviar a un amigo

Indonesia: entre condenas e hipocresías, el islam debate sobre la homosexualidad

de Mathias Hariyadi

Las duras declaraciones del Ministro de Educación contra los grupos LGBT han exasperado la posición de los musulmanes radicales y han hecho nacer alguna que otra voz en defensa de los derechos. “No debemos impedir a alguien que tenga orientaciones sexuales diversas”. En el país, la legislación en la materia varía según el gobierno provincial.

Yakarta (AsiaNews) – Crece en Indonesia el debate sobre el tema de la homosexualidad sobre la posibilidad de su reconocimiento dentro de la sociedad y sobre los derechos de las comunidades LGBT de llevar a cabo actividades incluso en el ámbito de la educación. Quien reavivó la controversia fue el caso de SGRC (Grupo de apoyo e investigación sobre estudios sexuales), al cual el Ministro de Investigación, Tecnología y Educación Superior, Muhammad Nasir, días atrás negó el permiso de operar en la University of Indonesia por estar “contra la moral del estado” y la cultura del país.

Luego de las declaraciones del ministro, el frente más duro en relación a las personas homosexuales recargó las tintas, con el Prof. Mahfud MD, ex ministro de Defensa, quien puso en duda el valor “absoluto” de los derechos humanos, afirmando que los LGBT van contra los valores religiosos [musulmanes], como está expresado en la Constitución de 1945. Por su parte, el ministro Nasir había salvaguardado el respeto de los derechos de los homosexuales como ciudadanos. Respondiendo a las críticas recibidas en Twitter, el Prof.  Mahfud afirmó que “los LGBT son peligrosos y desagradables, pero por ahora no es necesario llamar a la policía para restablecer la seguridad”. Luego declaró: “¿Ha habido alguna vez una doctrina religiosa que lo haya aceptado?”  

 

La Unión de estudiantes musulmanes indonesios (KAMMI) también se expresó contra la presencia de grupos LGBT en las universidades.

En general, las personas LGBT son vistas con sospecha y consideradas como una “enfermedad social” en Indonesia, el país musulmán más poblado del mundo, con 206 millones de fieles al Corán (el 87% de la población). Fuentes locales cuentan que si una persona declara su homosexualidad de manera pública, corre el riesgo de sufrir intimidaciones por parte de la sociedad e incluso de su propia familia.

En medio del debate surgido en los últimos días se alzó también alguna que otra voz en apoyo de los derechos civiles de los LGBT. En Denpasar, capital de la provincia de Bali, el grupo de voluntarios Kisara (acrónimo de “Cuidamos de los jóvenes”) se expresó a favor de la discusión abierta sobre el tema de la homosexualidad. Los LGBT, dicen, “son parte de una sociedad plural, que debería garantizarles respeto”

 

Asimismo, el gobernador de Yakarta, Basuki Tjahaja Purnama, cristiano, trató de bajar el tono de la polémica: “¿Quién no ha hecho algo errado en su vida? No debemos prohibir a alguien que tenga una orientación sexual diversa”. La administración de la capital, agregó, está más preocupada por la transmisión de enfermedades por parte de personas homosexuales: “Estamos tratando de discutir más bien acerca de medidas preventivas, en lugar de ponernos a señalar a los homosexuales como ‘malas personas’ ”.

 

No obstante es condenada terminantemente por el Corán, la homosexualidad no es tratada de la misma manera en los países musulmanes. En algunos (como Arabia Saudita e Irán) las relaciones homosexuales llevan oficialmente a la pena de muerte; en otros, (como Bahréin y Qatar) son delitos penados con prisión o con penas corporales; sin embargo en otros (como Egipto) la práctica no es prohibida como tal, pero los gay pueden ser condenados por ofensa a la moral pública. No obstante ello, a lo largo de toda la historia árabe e islámica, la homosexualidad ha sido a menudo practicada entre un adulto y un jovenzuelo. Incluso más, el islam en algunos casos ha autorizado el amor casto con los jóvenes, en tanto no haya una relación de índole física. Tras la condena se esconde, con mucha frecuencia, la hipocresía. En diciembre de 2014, los milicianos del Estado Islámico arrojaron del techo al vacío a un hombre acusado de sodomía. Luego se descubrió que la víctima era el amante de alguien que detentaba un alto cargo en el Califato. En países como Egipto y el Líbano, entre otros, las relaciones homosexuales son frecuentes y toleradas por los musulmanes, en tanto y en cuanto no pretendan su legitimización

Indonesia permite a sus propios gobiernos provinciales a legislar de manera autónoma sobre cuestiones inherentes a la homosexualidad. En la provincia de Aceh –única en el país donde rige una forma de sharia- la ley prevé un castigo de 100 bastonazos para los homosexuales que tengan relaciones sexuales. Las relaciones homosexuales no son ilegales en otras provincias de Indonesia, en las cuales se sigue un código civil heredado de los colonos holandeses.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Los líderes religiosos en Indonesia juntos en la lucha contra la "propaganda LGBT"
19/02/2016 13:55
Dacca, arrestan a 27 universitarios sospechados de homosexualidad
20/05/2017 13:40
El lobby gay y los cónsules de Occidente contra el obispo de Hong Kong
08/11/2015
Lee Ming-cheh, el activista taiwanés arrestado en China, es llevado a juicio
07/09/2017 15:00