11/01/2017, 19.16
MALASIA - MYANMAR

Kuala Lumpur, foro interreligioso lanza el Año de la solidaridad internacional pro Rohingya

de Joseph Masilamany

La Asean Rohingya Centre (Arc) organizó un encuentro dedicado al sufrimiento de la minoría musulmana en Myanmar. Presentes los líderes musulmanes, cristianos y budistas. La necesidad de darlo a conocer a nivel regional y para poner fin a los abusos. El enviado especial de la OCI: "Odio general" en Birmania hacia los Rohingya. Iglesia de Malasia: Para el gobierno la tarea de atender a los refugiados.
 

Kuala Lumpur (AsiaNews) - Un año de "solidaridad internacional" 2017 por los Rohingyas, en un esfuerzo por aliviar el sufrimiento de la minoría musulmana en el oeste de Myanmar, durante mucho tiempo el blanco de la violencia y la persecución por el ejército birmano y el gobierno central . Se puso en marcha la idea hace unos días, al término de un foro organizado por la Asean Rohingya Centre (Arc) y se llevó a cabo en el Instituto Malasio de Integridad. Una llamada acompañada por el canto de una escuela que dio la bienvenida a los niños de las familias de refugiados Rohingya.

En el centro de la discusión los últimos casos de abusos que han levantado la indignación y las protestas de la comunidad internacional; activistas y organizaciones pro derechos humanos han señalado con el dedo al gobierno de Naypyidaw, acusándola de "limpiar" las huellas de la violencia contra los Rohingya en el Estado de Rakhine.

Mohd Helmi Ibrahim, director ejecutivo de Arc, subraya que la declaración de la misión es apoyada por varias organizaciones no gubernamentales (ONG). El objetivo, añade, "es crear conciencia a nivel regional" y la "necesidad urgente" para poner fin a las violaciones de los derechos humanos, la discriminación y la violencia.

En los últimos meses se han incrementado exponencialmente la violencia entre el Tatmadaw (ejército del gobierno) y lo que los soldados llaman "un grupo militante de los musulmanes Rohingya" en el Estado de Rakhine. Los Rohingya son una minoría musulmana - de poco más de un millón de personas - originario de Bangladesh, a la que el Myanmar no reconoce la ciudadanía y cuyos miembros viven en campos de refugiados dispersos en varias partes del país.

Desde principios de octubre, el balance habla de al menos 90 personas muertas y cerca de 34 mil personas desplazadas. El Tatmadaw sigue yendo de pueblo en pueblo en la limpieza del territorio repeliendo los elementos rebeldes. En vano hasta el momento los llamados por la paz hechos por el card. Charles Bo, arzobispo de Yangon y otras personalidades locales e internacionales.

La población Rohingya habla de ejecuciones sumarias, detenciones arbitrarias, violaciones, casas incendiadas en el contexto de una campaña denominada por el gobierno “operación de limpieza", destinada a golpear a quienes han hecho muchos ataques contra los militares birmanos. Naypyidaw sigue negando enérgicamente los rumores de abuso y genocidio, sin embargo, sigue impidiendo el acceso a la zona a periodistas independientes y trabajadores de ayuda humanitaria.

Al inaugurar las operaciones del foro, el ex ministro de Malasia, y Enviado Especial para Myanmar de la Organización de Cooperación Islámica (OCI), Tan Sri Syed Hamid Albar ha subrayado que "estas personas, los Rohingya, no constituyen una amenaza para el budismo en Myanmar" . En el país, añade, hay un "odio común" contra la minoría musulmana, lo que no ocurre "con otros grupos étnicos perseguidos por el gobierno, tales como los Kachin y los Karen." "Nadie quiere decir - dice - el nombre de los Rohingya. Y este es el resultado del miedo y el odio racial inculcado por el Estado en los corazones de la gente común". Syed Hamid continuó su discurso haciendo hincapié en que hoy, más que nunca, es necesario "ser inclusivo y abarcar todas las religiones, la práctica de pluralismo." Y eso va para Myanmar. Él no ahorra críticas incluso a Aung San Suu Kyi, el canciller de Birmania y Consejero de Estado, en el centro de la controversia por no defender a la minoría musulmana. Cuando estaba bajo arresto domiciliario, recuerda a los líderes de la OCI, "hemos hecho campaña por su liberación. Fuimos a Myanmar precisamente por esta razón. Sin embargo, en la actualidad permite la persecución de los Rohingya sin intervenir, y esto es tanto más inaceptable para un ganador del Premio Nobel de la Paz e icono de los paladines por los derechos humanos".

En el foro en Malasia también participaron líderes religiosos, incluyendo personalidades budistas, cristianos y otras religiones. En una declaración a la conclusión del encuentro el Consejo de Iglesias de Malasia (CCM) se dirige al gobierno de Kuala Lumpur, para que "reconozca" y "afronte" la difícil situación y el sufrimiento de los refugiados Rohingya en Malasia. Hasta el momento las autoridades locales, al tiempo que expresa la cercanía a la minoría musulmana perseguida no han desarrollado medidas eficaces para su protección y conservación. El rev. Herman Shastri, secretario general de CCM, recuerda que es el trabajo del gobierno cuidar de estas personas vulnerables y no dejarlas "languidecer" en centros de acogida.

Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Kuala Lumpur, las naciones musulmanas contra Myanmar: detengan la violencia contra los Rohinyás
20/01/2017 14:01
Lee Ming-cheh, el activista taiwanés arrestado en China, es llevado a juicio
07/09/2017 15:00
El gobierno birmano “limpia” las pruebas de la violencia contra los musulmanes Rohingya
05/01/2017 12:43
La Onu critica a Myanmar sobre los Rohingyá. En espera por el discurso de Aung San Suu Kyi
18/09/2017 15:56