12/09/2018, 15.22
MALASIA
Enviar a un amigo

Kuala Lumpur, preocupan la marcha atrás en materia de libertad religiosa

En la nación, en el documento de identidad figuran los campos de “raza” y “religión”. Los ciudadanos de fe islámica son quienes se ven más limitados en sus elecciones y prácticas religiosas. A las demás religiones no se les permite hacer proselitismo. Las parejas mixtas tienen 3 elecciones: convertirse, abandonar el país o vivir fuera del matrimonio.

 

Kuala Lumpur (AsiaNews)- La regresión en materia de libertad religiosa en Malasia preocupa no solamente a los cristianos y a las otras minorías de la nación, sino también a los musulmanes, que en el país constituyen más del 62% de la población. Es cuanto surge de un análisis publicado en  Églises d'Asie. Según la agencia de prensa de la Sociedad para las misiones extranjeras de París (MEP), lo que alimenta la incertidumbre es, sobre todo, la “inercia política” del nuevo gobierno.

En Malasia, “raza” y “religión” son status administrativos oficiales, que incluso figuran en el documento de identidad nacional de todos los ciudadanos mayores de 12 años. Los conceptos de “supremacía malasia” y “supremacía musulmana” (“Ketuanan Melayu” y “Ketuanan Islam”) están estrechamente enlazados, ya que los malasios están obligados por ley a ser musulmanes.

Sin embargo, los ciudadanos de fe islámica son quienes se ven más limitados en cuanto a sus elecciones y prácticas religiosas. Ellos no pueden practicar la religión de manera optativa o personal: pueden ser perseguidos por no haber ayunado o por haberse negado a rezar, mientras que las mujeres están bajo una creciente presión para que usen el velo islámico. El islam chií y otras sectas sunitas están prohibidas; incluso pueden ser enjuiciables los que ofrecen interpretaciones alternativas al islam sunita. A las otras religiones no se les permite hacer proselitismo.

Los musulmanes no pueden convertirse a otra religión y cualquiera que se case con un musulmán debe abrazar el islam. Las parejas mixtas tienen 3 elecciones: convertirse, dejar el país o vivir juntos, pero fuera del matrimonio. Hay agencias, como el Departamento para el avance islámico de Malasia (Jakim), que controlan las vida religiosa del país. Desde el inicio del mandato de Mahathir Mohamad como Premier y desde que asumió Anwar Ibrahim en el ministerio de Educación, estos órganos se han vuelto cada vez más rígidos. Y siendo que  Mahathir (de 92 años) en el próximo futuro cederá la guía de la coalición de gobierno a Anwar Ibrahim, todas las esperanzas de ampliar reformas en favor de la libertad religiosa parecen destinadas a desvanecerse.

El nombramiento de Mujahid Yusof Rawa, había suscitado un cauto optimismo, éste fue jefe de las Relaciones interreligiosas por el Partido islámico de Malasia (PAS) y ahora es miembro de un partido más moderado, Amanah, y está a cargo del departamento de Asuntos religiosos del ministerio del Premier. No obstante todo, recientemente él apoyó la introducción de nuevas leyes que serían considerados punibles aquellos que insulten la religión o la raza con penas de hasta 7 años de reclusión o una multa de 100 mil ringgit (21 mil euros). Estas leyes, así como también sobre el odio religioso o racial, serán presentadas en el Parlamento.

Según las estadísticas oficiales, el 9%% de la población malaya es cristiana. cerca de la mitad de los cristianos es católico, pero el gobierno no hace distinciones entre las diversas Iglesias. La Constitución en teoría garantiza el derecho de cada confesión el poder gestionar sus propios asuntos religiosos. Este derecho es muy a menudo violado, como en los procedimientos judiciales sobre el uso de la palabra “Allah” por parte de los no musulmanes, que indica a “Dios” en las versiones locales de la Biblia. Al mismo tiempo, los derechos de los no musulmanes son a menudo sustituidos por la Sharia, aplicada en los tribunales en casos que involucren ya sea a musulmanes como a aquellos que no lo son.

Casi el 75% de los cristianos malasios vive en Malasia oriental (Borneo) y el 65% de ellos es Orange Asli (que pertenecen a las poblaciones indígenas). Los cristianos son el grupo no musulmán más organizado. Por esto, son monitoreados y enfrentan las presiones del Estado. Además de la Federación cristiana de Malasia (que comprende el Consejo de las Iglesias, la Fraternidad cristiana evangélica y la Conferencia episcopal), representan los intereses religiosos no musulmanes está también el Consejo consultivo sobre el budismo, el cristianismo y el hinduismo, el sijismo y el taoísmo (MCCBCHST).

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Kelantan, el gobierno quiere introducir la sharia: críticas de las minorías y de la oposición
29/06/2016 10:53
Kuala Lumpur arresta a 29 uigures y los deporta a China
28/09/2017 13:57
Cristianos, hindúes y budistas contra el super-poder de los tribunales de la sharia
17/10/2016 14:02
Declaración de Islamabad: más de 500 imanes contra el terrorismo y en favor de Asia Bibi
07/01/2019 15:00