28/04/2016, 11.00
FILIPINAS
Enviar a un amigo

La Iglesia de luto por Mons. Labayen, uno de los “Magníficos 7” que derrotaron a Marcos

El prelado de Infanta fue uno de los campeones de los derechos humanos y civiles en el país. En sus 60 años de vida sacerdotal afrontó las leyes marciales del dictador y la derivación corrupta de sus sucesores, comprometiéndose en la tutela del ambiente y en el respeto a la dignidad de los trabajadores. La Iglesia filipina, dice el obispo de Caceres, “fue bendecida por su servicio”

Infanta (AsiaNews) – Los católicos filipinos, laicos y consagrados, rinden homenaje a la memoria del obispo Julio Xavier Labayen, campeón de los derechos humanos y gran vencedor en la batalla de la sociedad civil contra la dictadura del general Marcos. El prelado murió ayer, a los 89 años de edad, en un hospital de Manila, donde se estaba recuperando de diversos problemas de salud. El Padre Eliseo Marcado, conocidísimo activista por la paz en el país, lo recuerda como “una figura que se ha destacado en la Iglesia filipina, desde el inicio de su servicio hasta el fin”.

Nacido en las Negros Occidentales, el joven Labayen es ordenado sacerdote de los Carmelitas Descalzos en julio de 1955. Once años después,  es nombrado prelado de Infanta, cargo que cubrirá por casi 50 años. El obispo funda y dirige en primer lugar la NASSA (Secretaría Nacional para Acción Social – Justicia y Paz, es decir, la Caritas nacional) y desde 1966 a 1982 se desempeña también como director nacional de la Comisión Episcopal Justicia y Paz.

Justamente, su actual sucesor a cargo del órgano de caridad, el obispo de Caceres, Mons. Rolando Tria Tirona, lo recuerda, definiéndolo como un gigante: “Ofreció 60 años de ministerio sacerdotal, sirviendo a los marginados y luchando por la protección del ambiente. Siempre amó de una manera particular a los más pobres, en quienes pensaba siempre,  ante todo. La Iglesia filipina fue bendecida por esta persona y por su compromiso”.

De  1965 a 1986, es decir, durante los años de la dictadura militar de Fernando Marcos, Mons. Labayen siempre estuvo a la vanguardia en la defensa de los derechos de la población. Junto al Card. Sin –difunto obispo de Manila- y a otros cinco prelados, crea un grupo de obispos “comprometidos a favor de la democracia y la libertad”. Los “Magníficos 7”, como fueron luego rebautizados, jugaron un rol crucial para liberar al país de la dictadura sin el derramamiento de sangre.

El Padre Marcado subraya, sin embargo, que “el compromiso del prelado no se detuvo con la caída de Marcos. Luego de la eliminación de las leyes marciales y tras la restauración de la democracia”, no vaciló en “denunciar los abusos a los derechos humanos y la desigualdad económica en el país, manteniéndose siempre firme en el Evangelio”. Luego de jubilarse, en el año 2003, continuó sirviendo a los más débiles: el 29 de noviembre de 2007 fue arrestado por el gobierno de Arroyo, junto a Mons. Antonio Tobias,  por haber defendido a los trabajadores explotados de Makati City”.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Obispos filipinos: Como Hong Kong, nosotros también nos estamos deslizando hacia una dictadura
20/07/2020 13:39
Lee Ming-cheh, el activista taiwanés arrestado en China, es llevado a juicio
07/09/2017 15:00
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Duterte usa la retórica del “buen padre” y a los militares para crear una dictadura
19/09/2016 15:12