01/04/2020, 12.31
VATICANO
Enviar a un amigo

La batalla más noble es contra los engaños internos que generan nuestros pecados

"No podemos olvidar las tragedias de nuestros días, porque la Pasión del Señor continúa en el sufrimiento de los hombres. Que vuestros corazones encuentren en la cruz de Cristo apoyo y consuelo en medio de las tribulaciones de la vida".

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) - Decir "Bienaventurados los puros de corazón, porque ellos verán a Dios" significa que "si hemos escuchado la sed del bien que nos habita y somos conscientes de que vivimos en la misericordia, comienza un camino de liberación que dura toda la vida y nos lleva al Cielo". El significado de la sexta bienaventuranza fue el tema del que habló el Papa Francisco en la audiencia general de hoy, que tuvo lugar, como en las últimas semanas, en la biblioteca privada.

El Papa también se refirió al drama que la humanidad está experimentando en algunos saludos. Así, dijo a los portugueses que "no podemos olvidar las tragedias de nuestros días, porque la Pasión del Señor continúa en el sufrimiento de la humanidad. Que vuestros corazones encuentren en la Cruz de Cristo apoyo y consuelo en medio de las tribulaciones de la vida; abrazando la Cruz como él, con humildad, confianza y abandono filial a la voluntad de Dios, participaréis en la gloria de la Resurrección". Y a los polacos les dijo que "el hombre contemporáneo ve los signos de muerte que se han hecho más presentes en el horizonte de la civilización. Vive cada vez más atemorizado, amenazado en el centro mismo de su existencia. Cuando te sientes en dificultades, entonces tus pensamientos se dirigen a Cristo: sepan que no están solos".

En su discurso, explicando el significado de la sexta Bienaventuranza, subrayó que indica "la sed de una relación personal con Dios", de "intimidad" con el Señor, de "ver a Dios".

"Para ver a Dios", explicó, "no necesitas cambiar tus lentes o punto de observación, o autores teológicos que enseñan el camino, ¡necesitas liberar tu corazón de sus engaños! Es una madurez decisiva: cuando nos damos cuenta de que nuestro peor enemigo se esconde a menudo en nuestros corazones. La batalla más noble es contra los engaños internos que generan nuestros pecados. Porque los pecados cambian la visión de las cosas, te hacen ver cosas que no son verdad”.

"Por lo tanto, es importante entender qué es la 'pureza de corazón'. Para ello, hay que recordar que para la Biblia el corazón no consiste sólo en sentimientos, sino que es el lugar más íntimo del ser humano, el espacio interior donde la persona es ella misma. El propio Evangelio de Mateo dice: "Si la luz que hay en ti es tinieblas, ¡cuán grandes serán las tinieblas! (6,23). Esta "luz" es la mirada del corazón, la perspectiva, la síntesis, el punto de lectura de la realidad (cf. Evangelii gaudium, 143)".

"Pero ¿qué significa corazón 'puro'? El puro de corazón vive en la presencia del Señor, conservando en el corazón lo que es digno de la relación con Él; sólo así posee una vida "unificada", lineal, no tortuosa sino simple. El corazón purificado es, por lo tanto, el resultado de un proceso que implica liberación y renuncia. El puro de corazón no nace así, ha experimentado una simplificación interior, aprendiendo a negar el mal dentro de sí mismo, lo que en la Biblia se llama circuncisión del corazón (cf. Dt 10,16; 30,6; Ez 44,9; Jer 4,4). Esta purificación interior implica el reconocimiento de esa parte del corazón que está bajo la influencia del mal", "para aprender el arte de dejarse siempre enseñar y guiar por el Espíritu Santo". El camino, la vía del corazón pecador a la plenitud de la luz es obra del Espíritu Santo. He aquí que, a través de este camino del corazón, llegamos a 'ver a Dios'".

"En esta visión beatífica hay una dimensión futura, escatológica, como en todas las Bienaventuranzas: es la alegría del Reino de los Cielos hacia el que vamos. Pero existe también la otra dimensión: ver a Dios significa comprender los designios de la Providencia en lo que nos sucede, reconocer su presencia en los sacramentos, en los hermanos, especialmente en los pobres y los que sufren, y reconocerlo allí donde se manifiesta (cf. Catecismo de la Iglesia Católica, 2519). Esta bienaventuranza es un poco el fruto de las anteriores: si hemos escuchado la sed del bien que nos habita y somos conscientes de que vivimos en la misericordia, comienza un viaje de liberación que dura toda la vida y nos lleva al Cielo. Es un trabajo serio, que el Espíritu Santo hace si le damos espacio y es sobre todo una obra de Dios en nosotros - en las pruebas y purificaciones de la vida - que conduce a una gran alegría, a una verdadera y profunda paz. No tenemos miedo, siempre abrimos nuestros corazones al Espíritu Santo".

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: Dios “ablande un poco el corazón” de quien condena todo aquello que está “fuera de la Ley”
02/05/2017 13:54
​Obispo de Bangalore: En Navidad compartamos la alegría de Dios con aquellos que nos hacen el mal
23/12/2015
Papa: El hombre nos es dueño del tiempo, que pertenece a Dios
26/11/2013
El Papa en Paraguay: a los jóvenes, vayan contra corriente, “hagan lío y organícenlo bien”
13/07/2015
Papa: un pecador puede volverse santo; un corrupto, no
08/02/2018 12:34